Una ca­ri­cia so­bre el me­tal he­ri­do

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Do­riam Díaz ddiaz@na­cion.com

“Ver es­ta obra tan aban­do­na­da me ge­ne­ra una sen­sa­ción de frus­tra­ción. Es muy di­fí­cil des­cri­bir­te la ga­ma de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos que ten­go. Sien­to me­nos­pre­cio ha­cia la obra”.

Vi­si­ta al Mo­nu­men­to a las Ga­ran­tías So­cia­les: La tra­ve­sía con Ól­ger Vi­lle­gas, es­cul­tor ra­mo­nen­se de 84 años, du­ró unas ho­ras de un miér­co­les de huel­ga, pe­ro abar­có una vi­da en­te­ra: sir­vió pa­ra re­cor­dar la his­to­ria no es­cri­ta del con­jun­to, re­pa­sar su vi­da y asi­mi­lar la gra­ve si­tua­ción de su crea­ción

Aquel 15 de se­tiem­bre de 1993 fue un día fe­liz pa­ra el es­cul­tor Ól­ger Vi­lle­gas. Des­pués de dos in­ten­sos años, en que hu­bo mu­chas ale­grías e in­con­ta­bles su­fri­mien­tos, por fin se inau­gu­ra­ba el Mo­nu­men­to a las Ga­ran­tías So­cia­les. Re­cuer­da el dis­cur­so de Ra­fael Ángel Cal­de­rón Four­nier –en­ton­ces, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca–, los es­pec­ta­do­res emo­cio­na­dos, lo bo­ni­to que fue; re­cuer­da, por su­pues­to, su sa­tis­fac­ción y or­gu­llo.

Con una in­ver­sión de ¢60 mi­llo­nes, el con­jun­to de nue­ve es­cul­tu­ras en bron­ce –or­ga­ni­za­das en tres gru­pos– con­me­mo­ró el quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio de la pro­mul­ga­ción de la Ga­ran­tías So­cia­les. En lo al­to de una fuen­te, que nun­ca lle­gó a fun­cio­nar, se ve al doc­tor Ra­fael Ángel Cal­de­rón Guar­dia, acom­pa­ña­do por un uni­ver­si­ta­rio –re­pre­sen­ta­ción de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca– y un cam­pe­sino con ma­che­te en mano –alu­sión al Có­di­go de Tra­ba­jo–. Un po­co más aba­jo se ha­lla una fa­mi­lia: una mu­jer ama­man­ta a un ni­ño apo­ya­da so­bre el hom­bre; es­te gru­po tra­ta acer­ca de la fun­da­ción del Se­gu­ro So­cial. Aba­jo, los tra­ba­ja­do­res (ma­dre, pa­dre e hi­jo) le­van­tan una co­lum­na de lo que se­rá su ca­sa; es el de­re­cho a la vi­vien­da dig­na.

Al prin­ci­pio, Vi­lle­gas, es­cul­tor ra­mo­nen­se que vi­ve des­de ha­ce dé­ca­das en He­re­dia, pa­sa­ba a me­nu­do por aquel lu­gar, in­clu­so cuan­do no le que­da­ba de ca­mino, so­lo pa­ra con­tem­plar su obra. El con­jun­to era im­po­nen­te y el jar­dín al­re­de­dor es­ta­ba per­fec­ta­men­te cui­da­do: es­me­ra­dos ver­des sal­pi­ca­dos con flo­res de co­lo­res.

Tras unos años, el des­cui­do co­men­zó y el ar­tis­ta evi­tó la ro­ton­da. La de­si­dia le do­lía… La de­si­dia le due­le.

Es­te se­tiem­bre, 25 años des­pués de la inau­gu­ra­ción, una tra­ge­dia vuel­ve los ojos del país so­bre es­te pun­to neu­rál­gi­co de la Cir­cun­va­la­ción. La­ma­dru­ga­da del do­min­go 23, Ós­car Luis Ve­ga Ruiz, de 33 años, mu­rió al es­tre­llar­se con­tra el mo­nu­men­to; el ter­cer cho­que allí en me­nos de un años, el pri­me­ro en que se per­dió una vi­da. En el ac­ci­den­te, ade­más, el con­jun­to es­cul­tó­ri­co de la fa­mi­lia que eri­ge su vi­vien­da re­sul­tó se­ria­men­te da­ña­do: la del hom­bre per­dió el bra­zo de­re­cho, y la de la mu­jer tie­ne un golpe en bra­zo y hom­bro; am­bos mues­tran agrie­ta­mien­tos en el bron­ce.

Tras pen­sar­lo unas ho­ras, el ga­na­dor del Pre­mio Ma­gón 2010, má­xi­mo ga­lar­dón que en­tre­ga Cos­ta Ri­ca a una vi­da de­di­ca­da al ar­te, ac­ce­dió a vi­si­tar la obra y afron­tar la mez­cla de sen­ti­mien­tos que le pro­du­ce el es­ta­do del pri­mer mo­nu­men­to que hi­zo. Ida y vuel­ta a su ca­sa he­re­dia­na, un ho­gar lleno de pie­zas de sus ami­gos ar­tis­tas y tra­ba­jos pro­pios, la tra­ve­sía du­ró unas ho­ras de un miér­co­les de huel­ga, pe­ro abar­có una vi­da en­te­ra: sir­vió pa­ra re­cor­dar la his­to­ria no es­cri­ta del con­jun­to es­cul­tó­ri­co, re­pa­sar frag­men­tos de su vi­da y asi­mi­lar la gra­ve si­tua­ción de su crea­ción.

La his­to­ria del Mo­nu­men­to

Los 20 ki­ló­me­tros que se­pa­ran su ca­sa del Mo­nu­men­to a la Ga­ran­tías sir­ven pa­ra mo­de­lar la his­to­ria de esa obra, que co­men­zó mu­cho an­tes de que Cal­de­rón Four­nier lle­ga­ra a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, el 8 de ma­yo de 1990.

A fi­na­les de la dé­ca­da de los años 70, Ól­ger Vi­lle­gas ya te­nía una bien ga­na­da fa­ma co­mo es­cul­tor y co­mo maes­tro de ar­tes plás­ti­cas en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes. De he­cho, en esos años ga­nó dos de los tres pre­mios Aqui­leo J. Eche­ve­rría que su­ma en su ca­rre­ra: uno en 1975 y otro en 1979.

Su don pa­ra los re­tra­tos era ad­mi­ra­do de bo­ca en bo­ca y sus di­bu­jos de Fran­cis­co Or­lich y la ca­be­za de Otilio Ula­te lo acer­ca­ron a las es­fe­ras po­lí­ti­cas cos­ta­rri­cen­ses y a Cal­de­rón Four­nier, mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res en­tre 1978 y 1980. “Un día se me ocu­rrió vi­si­tar­lo y pro­po­ner­le un po­si­ble mo­nu­men­to de Cal­de­rón Guar­dia. Él me di­jo: ‘Si al­gún día se pue­de, vos le vas a ha­cer el mo­nu­men­to a mi pa­pá’”, cuen­ta Vi­lle­gas, a quien no se le es­ca­pa sub­ra­yar que el desáni­mo lo atra­pó al lle­gar a su ca­sa y le di­jo a su es­po­sa, Ma­ye­la: “Son pu­ros pro­yec­tos”.

La idea dur­mió más de una dé­ca­da y la re­vi­vió el pro­pio hi­jo del doc­tor. “Un día me lla­ma Ra­fael Ángel y me di­ce que ha­bía la in­ten­ción de ha­cer un mo­nu­men­to a su pa­pá, a las ga­ran­tías so­cia­les, que que­ría que yo lo hi­cie­ra. Fue una con­ver­sa­ción pre­li­mi­nar”, re­me­mo­ra aún con emo­ción.

La pri­me­ra pro­pues­ta era un enor­me con­jun­to es­cul­tó­ri­co de 16 fi­gu­ras, en que se in­cluía no so­lo a Cal­de­rón Guar­dia, al uni­ver­si­ta­rio, al cam­pe­sino y a las dos fa­mi­lias, sino tam­bién a Manuel Mo­ra, a Víc­tor Manuel Sa­na­bria y a otros pro­ta­go­nis­tas de las re­for­mas so­cia­les lo­gra­das en los años 40. La idea era am­bi­cio­sa y muy cos­to­sa. El di­se­ño ín­te­gro no pros­pe­ró –le di­je­ron al ar­tis­ta que no ha­bía su­fi­cien­te di­ne­ro– y, al fi­nal, de­ci­die­ron ha­cer las nue­ve es­cul­tu­ras que ve­mos has­ta la ac­tua­li­dad.

Mien­tras el go­bierno de Cal­de­rón Four­nier re­co­gía los ¢60 mi­llo­nes re­que­ri­dos pa­ra el tra­ba­jo por me­dio de la Aso­cia­ción de Se­gu­ri­dad y Em­be­lle­ci­mien­to de Ca­rre­te­ras Na­cio­na­les (Ase­can), ya que una ley la fa­cul­tó pa­ra re­ci­bir apor­tes de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, Vi­lle­gas es­ta­ba tra­ba­jan­do du­rí­si­mo, “co­mo un lo­co”, en tres fun­di­cio­nes en Mé­xi­co.

Fue­ron dos años de in­ten­so co­rre-co­rre en­tre ta­lle­res ubi­ca­dos en di­fe­ren­tes par­tes de ese país –su se­gun­da ca­sa, don­de cre­ció co­mo es­cul­tor de la mano de gran­des maes­tros–, fue­ron dos años en que acu­mu­ló mu­chas ex­pe­rien­cias. “Fue una épo­ca in­creí­ble, lle­na de co­sas des­agra­da­bles, pe­ro tam­bién de mo­men­tos muy bo­ni­tos, de gran apren­di­za­je. Ese fue mi pri­mer mo­nu­men­to, una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble”, di­ce.

Cuan­do es­ta­ba por en­tre­gar la obra, la vi­da lo sa­cu­dió: su ma­dre es­ta­ba gra­ve­men­te en­fer­ma y él ni si­quie­ra po­día dor­mir en paz del sus­to de que una lla­ma­da le anun­cia­ra la muer­te de su pro­ge­ni­to­ra. Des­pués de que su pa­dre (maes­tro y cal­de­ro­nis­ta) des­apa­re­cie­ra en la gue­rra de 1948 –“nun­ca apa­re­ció, nun­ca su­pe dón­de lo ti­ra­ron”–, do­ña Edel­mi­ra, su ma­má, de­jó San Ramón con to­da su pro­le y se vino a bus­car pla­za co­mo maes­tra a San Jo­sé; aquel gi­ro del des­tino los lle­vó a Ala­jue­li­ta. Pos­te­rior­men­te, vi­nie­ron los años en que él afi­nó sus co­no­ci­mien­tos en es­cul­tu­ra con Manuel Zú­ñi­ga y Nés­tor Ze­le­dón Va­re­la, y co­men­zó a es­tu­diar en Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

Su ma­dre mu­rió el 13 de ju­nio de 1993, cuan­do él ya es­ta­ba en sue­lo na­cio­nal, en una mi­sa do­mi­ni­cal.

Los dra­mas no aca­ba­ron con el arri­bo al país de las es­cul­tu­ras; al­gu­nas su­frie­ron por el inade­cua­do em­ba­la­je, en es­pe­cial el bron­ce del doc­tor Ra­fael Ángel Cal­de­rón Guar­dia que lle­gó con una mano des­pren­di­da; aquí fue sol­da­da.

El 15 de se­tiem­bre de 1993, co­mo par­te de la ce­le­bra­ción de los 172 años de vi­da in­de­pen­dien­te, Cal­de­rón Four­nier inau­gu­ró el Mo­nu­men­to a las Re­for­mas So­cia­les –nom­bre en la tar­je­ta in­for­ma­ti­va que re­par­tió Ase­can– con la obra de Vi­lle­gas y el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de la ro­ton­da y de los jar­di­nes a car­go del ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta Car­los Jan­ki­le­vitch co­mo un ho­me­na­jea a la fi­gu­ra de su pa­dre.

Aquel 15 de se­tiem­bre fue un día fe­liz pa­ra Vi­lle­gas, es­te 26de se­tiem­bre, en cam­bio, fue do­lo­ro­so, des­alen­ta­dor. Pa­só un cuar­to de si­glo y se no­ta.

Gran frus­tra­ción

Cuan­do Ól­ger Vi­lle­gas lle­gó al con­jun­to es­cul­tó­ri­co da­ña­do en el ac­ci­den­te, se apre­su­ró a ob­ser­var cui­da­do­sa­men­te las le­sio­nes en las fi­gu­ras de bron­ce. Ya su­fi­cien­te­men­te cer­ca, aca­ri­ció el me­tal tibio. Fue­ron ape­nas unos se­gun­dos; era el re­en­cuen­tro.

En su voz, el re­cuen­to de los da­ños se mez­cló con las re­mem­bran­zas so­bre la crea­ción del con­jun­to. Y allí, al pie de la obra, acom­pa­ña­dos por el zum­bi­do cons­tan­te de los ca­rros que no ce­sa­ban de to­mar la ro­ton­da, con­fe­só que el gru­po es­cul­tó­ri­co de en me­dio es un po­co más pe­que­ño que los otros dos. “Fa­llé en la es­ca­la”, re­co­no­ce.

Su mi­ra­da vuel­ve a los bron­ces da­ña­dos y di­ce: “Es­tán gra­ve­men­te he­ri­das. Ade­más del pro­ble­mas en el bra­zo (en el tra­ba­ja­dor de la vi­vien­da dig­na), se tor­ció ha­cia adentro la es­truc­tu­ra in­ter­na que so­por­ta la es­cul­tu­ra. Es­ta res­tau­ra­ción se­rá muy ca­ra y de­be ha­cer­la al­guien que ver­da­de­ra­men­te co­noz­ca y se­pa lo que es­tá ha­cien­do; no es cual­quie­ra”.

Con sus 84 años ca­mi­nan­do por la ori­lla de la ba­se del gru­po es­cul­tó­ri­co, tam­bién mo­vi­da por el im­pac­to del au­to, lle­gó al otro la­do. “¿Vie­ron es­te ni­ño? ¡Qué her­mo­so! Tie­ne co­mo nues­tro ta­ma­ño”, ex­pre­sa con emo­ción.

Sus ma­nos en­con­tra­ron grie­tas en el me­tal, don­de la sol­da­du­ra que unía las di­fe­ren­tes pie­zas ce­dió an­te el golpe. Las se­ña­la­ba y se­guía su eva­lua­ción. “Me atre­ve­ría a de­cir que ca­si es me­jor ha­cer­lo de nue­vo. Sin em­bar­go, ya el res­tau­ra­dor di­rá; ca­da quien en su pro­fe­sión”.

¿Ase­so­ra­ría o par­ti­ci­pa­ría en el pro­ce­so de res­tau­ra­ción que se­rá ne­ce­sa­rio? “Par­ti­ci­pa­ría co­mo ase­sor. Ya uno no es un chi­qui­llo de 18 años, ya lo vis­te. To­da­vía ten­go vi­ta­li­dad, aun­que tam­bién una se­rie de li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas propias de la edad, ex­pli­ca mien­tras vol­vía a ver, con or­gu­llo, al doc­tor Cal­de­rón Guar­dia, al cam­pe­sino y al uni­ver­si­ta­rio. “Esa fi­gu­ra­me­cos­tó un bi­go­te”, agre­ga en­tre ri­sas.

“El aban­dono en que ha es­ta­do es­te mo­nu­men­to no es de aho­ra, tie­ne mu­chas ad­mi­nis­tra­cio­nes. Al prin­ci­pio es­ta­ba es­plén­di­do; el aban­dono em­pe­zó tiem­po des­pués de que se inau­gu­ró. Ver es­ta obra tan aban­do­na­da me ge­ne­ra una sen­sa­ción de frus­tra­ción. Es muy di­fí­cil des­cri­bir­te la ga­ma de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos que ten­go. Sien­to me­nos­pre­cio ha­cia la obra”, afir­ma.

Vi­lle­gas no en­tien­de có­mo el país ha des­cui­da­do du­ran­te tan­to tiem­po un tra­ba­jo que re­cuer­da uno de los he­chos más re­le­van­tes en nues­tra his­to­ria, que re­cuer­da al doc­tor Cal­de­rón Guar­dia al cual le guar­da es­pe­cial res­pe­to. “No sé qué pen­sar. Oja­lá que sí lo va­yan a res­tau­rar. No es jus­to que un tra­ba­jo así sea desecha­do; no es jus­to”.

En me­dio, le vie­ne un pen­sa­mien­to que lo enoja: una vez, ase­gu­ra, lo pin­ta­ron. “Pin­ta­ron el bron­ce. ¿Pue­de creer­lo?”. Por eso, in­sis­te mil ve­ces en que de­be ser un buen pro­fe­sio­nal en el cam­po de la res­tau­ra­ción.

De re­gre­so a su ca­sa, no pa­ra­mos de con­ver­sar. ¿Ha si­do muy du­ro en­ve­je­cer? Pa­ra res­pon­der re­cu­rre a un di­cho me­xi­cano: “El es­pí­ri­tu no mue­re, el cue­ro es el que se arru­ga”. Ha si­do un pro­ce­so di­fí­cil de asi­mi­lar y tris­te en oca­sio­nes por­que siem­pre quie­re es­tar al 100%, pe­ro ya no es lo mis­mo. “He per­di­do un po­co la vi­si­bi­li­dad, pe­ro uso más el com­pás y el plo­mo mien­tras es­toy tra­ba­jan­do pa­ra que to­do es­té co­rrec­to. An­tes no ne­ce­si­ta­ba na­da de eso: te­nía mi­ra­da de águi­la lla­ne­ra”.

¿Qué pa­só des­pués del Ma­gón? El es­cul­tor re­co­no­ce que fue una ale­gría enor­me sen­tir­se com­pen­sa­do por el tra­ba­jo de to­da la vi­da en el ar­te; sin em­bar­go, le lle­gó “un pe­ro” inima­gi­na­do. “Vino una épo­ca en­que na­die me bus­ca­ba. Co­mo que me ol­vi­da­ron y me en­tró una gran frus­tra­ción. Sen­tí que me ha­bían pen­sio­na­do. No me de­jé y se­guí tra­ba­jan­do, se­guí pe­lean­do. Yo le pi­do al di­vino crea­dor ener­gía, sen­tir­me fe­liz, sen­tir­me ca­paz por­que yo quie­ro se­guir tra­ba­jan­do”.

Y es cier­to; él si­gue tra­ba­jan­do: es­tá mo­de­lan­do sue­ños que, si se los en­car­gan y com­pran, los pa­sa­rá al bron­ce. Es­te úl­ti­mo miér­co­les no fue un día fe­liz pa­ra Ól­ger Vi­lle­gas, pe­ro sí uno en que re­cor­dó que ha es­cul­pi­do su ca­mino con ale­grías, dra­mas, tris­te­zas, ex­pe­rien­cias, re­co­no­ci­mien­tos y anéc­do­tas.

“No sé qué pen­sar.

Oja­lá que sí lo va­yan a res­tau­rar. No es jus­to que un tra­ba­jo así sea desecha­do; no es jus­to”.

MA­YE­LA LÓ­PEZ.

Ól­ger Vi­lle­gas la­men­ta la muer­te que ocu­rrió en el Mo­nu­men­to y el de­plo­ra­ble es­ta­do de aban­dono en que la obra ha es­ta­do va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes.

MA­YE­LA LÓ­PEZ

En su ca­sa en He­re­dia, el es­cul­tor no de­ja de tra­ba­jar en re­tra­tos, des­nu­dos fe­me­ni­nos y es­ce­nas co­ti­dia­nas.

MA­YE­LA LÓ­PEZ.

El es­cul­tor ha tra­ta­do de no pa­sar por es­ta ro­ton­da, ya que el aban­dono en que es­tá le ge­ne­ra do­lor.

AR­CHI­VO DE LA NA­CIÓN.

El 16 de se­tiem­bre de 1993, La Na­ción pu­bli­có la cró­ni­ca de la ce­le­bra­ción de la In­de­pen­den­cia de aquel año, en que se inau­gu­ró el Mo­nu­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.