¿Qué pa­só en Cos­ta Ri­ca en los años 80?

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Historia - Ran­dall Cha­ves Za­mo­ra ran­dall.cha­ves­za­mo­ra@ucr.ac.cr

En el li­bro Ahí me van a ma­tar. Cul­tu­ra, vio­len­cia y gue­rra fría en Cos­ta Ri­ca (1979-1990), diez in­ves­ti­ga­do­res des­en­tra­ñan la lla­ma­da “dé­ca­da per­di­da”: des­de có­mo se po­si­cio­nó el país fren­te a la con­vul­sa Cen­troa­mé­ri­ca has­ta cuá­les fue­ron los pri­me­ros pa­sos de la compu­tación

Aca­dé­mi­cos que pre­di­cen el fu­tu­ro, apo­yo y opo­si­ción a un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, el cri­men que con­mo­cio­nó a un país en­te­ro, iz­quier­das di­vi­di­das fren­te a un go­bierno neu­tral, mi­les y mi­les de mi­gran­tes a cau­sa de las gue­rras, la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad des­co­no­ci­da, li­bros li­bres que cir­cu­lan por una re­gión en cri­sis y una re­vo­lu­ción in­for­má­ti­ca. No se tra­ta de una nue­va se­rie de Net­flix ni del con­te­ni­do de una no­ve­la.

Se tra­ta de Ahí me van a ma­tar. Cul­tu­ra, vio­len­cia y gue­rra fría en

Cos­ta Ri­ca (1979-1990), nue­vo li­bro edi­ta­do por los his­to­ria­do­res Iván Mo­li­na Jiménez y Da­vid Díaz Arias, pu­bli­ca­do ha­ce ape­nas al­gu­nas se­ma­nas ba­jo el se­llo de la Edi­to­rial Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia.

Es­ta obra de ocho ca­pí­tu­los, es­cri­tos por 10 in­ves­ti­ga­do­res cos­ta­rri­cen­ses, ofre­ce una vi­sión re­no­va­da so­bre un pe­río­do que has­ta ha­ce po­co tiem­po fue con­si­de­ra­do una “dé­ca­da per­di­da” y res­pon­de mu­chas pre­gun­tas que se plan­tean quie­nes la vi­vie­ron o quie­nes nos he­mos acer­ca­do a ese pa­sa­do por curiosidad o in­te­rés pro­fe­sio­nal.

Más allá de la cri­sis, de la di­vi­sión de la iz­quier­da y del bi­par­ti­dis­mo, la or­ga­ni­za­ción cro­no­ló­gi­ca de los ca­pí­tu­los bus­ca res­pon­der a qué pa­só en Cos­ta Ri­ca du­ran­te la dé­ca­da de 1980 en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les, có­mo se po­si­cio­nó el país fren­te a la con­vul­sa Cen­troa­mé­ri­ca, có­mo fue­ron en­fren­ta­dos los re­tos mi­gra­to­rios y de sa­lud, có­mo se com­ba­tía el co­mu­nis­mo du­ran­te la Gue­rra Fría y cuá­les fue­ron los pri­me­ros pa­sos de la compu­tación en Cos­ta Ri­ca.

In­te­lec­tua­les

En mo­men­tos de cri­sis, el fu­tu­ro es cla­ve y vis­lum­brar­lo es una es­pe­ran­za. Pa­ra pre­de­cir có­mo se­ría la Cos­ta Ri­ca del se­gun­do mi­le­nio, in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos se reunie­ron en dos oca­sio­nes du­ran­te los pri­me­ros años de los ochen­tas.

Es­ta ori­gi­nal ocu­rren­cia hi­zo que Mo­li­na Jiménez es­tu­dia­ra, en el pri­mer ca­pí­tu­lo del li­bro, la for­ma en que al­gu­nas de las per­so­nas más re­co­no­ci­das del país pa­ra en­ton­ces, se aven­tu­ra­ron a ima­gi­nar el por­ve­nir, a plan­tear es­ce­na­rios, re­tos y so­lu­cio­nes pa­ra fu­tu­ros po­si­bles.

Ba­jo la ame­na­za del co­mu­nis­mo los Es­ta­dos Uni­dos fi­nan­cia­ron en Cos­ta Ri­ca un pro­yec­to que edi­tó de­ce­nas de li­bros de in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos y fi­gu­ras mun­dial­men­te re­co­no­ci­das, con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la de­mo­cra­cia y los va­lo­res del ca­pi­ta­lis­mo en Cen­troa­mé­ri­ca.

Di­cha ini­cia­ti­va, co­no­ci­da co­mo Aso­cia­ción Li­bro Li­bre, es ana­li­za­da en el sé­ti­mo ca­pí­tu­lo por Dia­na Ro­jas Me­jías, quien evi­den­cia que una de las ar­mas uti­li­za­das du­ran­te la Gue­rra Fría fue­ron los li­bros de in­te­lec­tua­les, que cir­cu­la­ron por to­da la re­gión.

Vio­len­cia

Des­de fi­na­les de los se­ten­tas, el triun­fo de la Re­vo­lu­ción san­di­nis­ta en Ni­ca­ra­gua pu­so en aler­ta a Was­hing­ton y Cos­ta Ri­ca no es­ca­pa­ría de ese con­flic­to. El se­gun­do ca­pí­tu­lo, es­cri­to por Leo­nar­do As­tor­ga Sán­chez evi­den­cia las cam­bian­tes po­si­cio­nes que adop­ta­ron al­gu­nos pe­rió­di­cos cos­ta­rri­cen­ses, que fue­ron des­de el res­pal­do y la sim­pa­tía to­tal, has­ta la con­de­na del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio del país ve­cino.

Fren­te a es­te con­flic­to, el go­bierno de Luis Al­ber­to Mon­ge Ál­va­rez (1982-1986) pre­sen­tó la Pro­cla­ma de Neu­tra­li­dad Per­pe­tua, Ac­ti­va y No Ar­ma­da de Cos­ta Ri­ca, que es in­ves­ti­ga­da por So­fía Cor­tés Se­quei­ra en el ca­pí­tu­lo cuar­to.

Cor­tés de­mues­tra que el con­flic­to en ese país no se ma­ni­fes­tó so­lo en la pren­sa: pro­fun­di­zó el des­gas­te en la iz­quier­da cos­ta­rri­cen­se, in­flu­yó en su di­vi­sión, creó in­cer­ti­dum­bres so­bre el pa­pel que ju­ga­ba Cos­ta Ri­ca in­ter­na­cio­nal­men­te y lo po­si­cio­nó co­mo un ac­tor cen­tral de la Gue­rra Fría.

En aque­llos años, no so­lo Ni­ca­ra­gua es­ta­ba en gue­rra. El Sal­va­dor vi­vía un con­flic­to mi­li­tar y mu­chos ciu­da­da­nos de am­bos paí­ses de­ci­die­ron mi­grar. Aun­que su in­clu­sión a la vi­da so­cio­eco­nó­mi­ca tar­da­ría y los pro­ce­sos mi­gra­to­rios se­rían des­gas­tan­tes, Mó­ni­ca Brenes Mon­to­ya ex­pli­ca, en el quin­to ca­pí­tu­lo, que en ese con­tex­to, mi­les y mi­les de ni­ca­ra­güen­ses y sal­va­do­re­ños lle­ga­ron a Cos­ta Ri­ca, don­de a pe­sar de la cri­sis, el Es­ta­do lo­gró crear sa­li­das ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra la in­cor­po­ra­ción de esas nue­vas co­mu­ni­da­des.

Si bien el país tra­tó de di­fe­ren­ciar­se de Cen­troa­mé­ri­ca por su es­ta­bi­li­dad, los cos­ta­rri­cen­ses ex­pe­ri­men­ta­ron es­ce­na­rios de vio­len­cia. En 1981, cuan­do Vi­via­na Ga­llar­do Ca­ma­cho fue bru­tal­men­te ase­si­na­da mien­tras es­ta­ba en pri­sión, el país en­te­ro se con­mo­cio­nó con la no­ti- cia y ese acon­te­ci­mien­to hi­zo que la pa­cí­fi­ca Cos­ta Ri­ca vi­vie­ra un es­ce­na­rio pro­pio de la Gue­rra Fría la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Es­cri­to con es­pe­cial sen­si­bi­li­dad por Díaz Arias, el ter­cer ca­pí­tu­lo (que le dio por­ta­da y tí­tu­lo al li­bro) es­tu­dia es­te cri­men, pe­ro va más allá al ana­li­zar la for­ma en que la jo­ven es re­cor­da­da y las du­das que su muer­te si­gue pro­vo­can­do tras ca­si cua­tro dé­ca­das.

Cien­tí­fi­cos

Ade­más del en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co y de la vio­len­cia, los al­bo­res de los ochen­tas re­ta­ron a los cien­tí­fi­cos del mun­do en­te­ro con la apa­ri­ción del VIH/si­da. Jo­sé Jiménez Bo­la­ños y Mario So­to Ro­drí­guez ex­pli­can en el ca­pí­tu­lo sex­to có­mo sur­gió es­ta en­fer­me­dad en Cos­ta Ri­ca.

Tam­bién con­si­de­ran la ins­ti­tu­cio­na­li­dad crea­da pa­ra com­ba­tir­la, los es­tig­mas so­cia­les que sur­gie­ron con ella y la com­pe­ten­cia de los cien­tí­fi­cos por te­ner el mo­no­po­lio de la ver­dad so­bre sus cau­sas, for­mas de pre­ven­ción y cu­ra.

El oc­ta­vo ca­pí­tu­lo, de Ronny Via­les Hur­ta­do y Da­vid Cha­va­rría Ca­ma­cho, ex­plo­ra un pro­yec­to po­lí­ti­co que bus­có, me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de la compu­tación en Cos­ta Ri­ca, sim­pli­fi­car ta­reas en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das del país.

Al es­tu­diar los ac­to­res so­cia­les que im­pul­sa­ron es­te pro­yec­to y de­mos­trar la red po­lí­ti­ca tras la ad­qui­si­ción de los ar­te­fac­tos tec­no­ló­gi­cos, los au­to­res de­mues­tran que los compu­tado­res no fue­ron sim­ples ob­je­tos: con ellos, se creó una nue­va vi­sión de la so­cie­dad y del Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se.

Ge­ne­ra­ción

Co­mo prác­ti­ca po­co co­mún, las pá­gi­nas de es­te li­bro no so­la­men­te es­tán es­cri­tas por in­ves­ti­ga­do­res con­so­li­da­dos, sino tam­bién por es­tu­dian­tes de pos­gra­do e in­ves­ti­ga­do­res jó­ve­nes, con lo que se evi­den­cia el sur­gi­mien­to de una nue­va ge­ne­ra­ción de his­to­ria­do­res e his­to­ria­do­ras en el país.

Es­te gru­po no so­lo es­tu­dia te­má­ti­cas en bo­ga en los prin­ci­pa­les cen­tros uni­ver­si­ta­rios del mun­do, sino que a la vez res­pon­de a cues­tio­na­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra com­pren­der el con­tex­to ac­tual, al­go que lo­gra no­ve­do­sa- men­te, tan­to por la di­ver­si­dad te­má­ti­ca co­mo por el tra­ta­mien­to de las fuen­tes que sus­ten­tan sus fun­da­men­ta­dos tra­ba­jos. Las per­so­nas que lean Ahí me van a ma­tar en­con­tra­rán, apar­te de las for­ta­le­zas an­tes re­fe­ri­das, un en­fo­que que con­si­de­ra Cos­ta Ri­ca mu­cho más allá de sus fron­te­ras na­cio­na­les y po­si­cio­na al país co­mo un ac­tor cen­tral de la Gue­rra Fría. De es­ta ma­ne­ra el li­bro rom­pe con la pers­pec­ti­va tra­di­cio­nal, que ima­gi­na­ba a ese pro­ce­so glo­bal co­mo una dispu­ta ideo­ló­gi­ca so­lo en­tre la Unión So­vié­ti­ca y Es­ta­dos Uni­dos.

ARCHIVO LN.

Go­bierno neu­tral. Luis Al­ber­to Mon­ge Ál­va­rez go­ber­nó en­tre 1982-1986.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.