Del hu­mor ne­gro y las men­ti­ras blan­cas

La pe­lí­cu­la Bla­cK­kK­lans­man ( In­fil­tra­do en el KKK­lan) con­fir­ma a Spi­ke Lee co­mo una voz ne­ce­sa­ria de nues­tro tiem­po

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Cine -

To­do co­men­zó con Jac­kie Brown (1997), pe­lí­cu­la que Quen­tin Ta­ran­tino fil­mó ha­ce un par de dé­ca­das co­mo ho­me­na­je al ci­ne del blax­ploi­ta­tion . En reali­dad, to­do co­men­zó con el blax­ploi­ta­tion, si en­ten­de­mos por “to­do” la pre­sen­cia de la cul­tu­ra afro­ame­ri­ca­na en las gran­des pan­ta­llas que hoy reivin­di­ca y re­pre­sen­ta con gran vi­ta­li­dad el ci­neas­ta Spi­ke Lee.

Aho­ra bien, si nos re­fe­ri­mos a la co­no­ci­da y pro­lon­ga­da dispu­ta que se ha pro­du­ci­do en­tre am­bos di­rec­to­re­sa­cau­sa de­la­bu­so­de la pa­la­bra nig­ger en los diá­lo­gos de Ta­ran­tino, efec­ti­va­men­te, to­do co­men­zó co­nJac­kie Brown.

Quin­ce años des­pués, tras el es­treno de Djan­go des­en­ca­de­na­do (2012), Lee ata­có de nue­vo a su co­le­ga al con­si­de­rar que esa pe­lí­cu­la era irres­pe­tuo­sa con sus an­ces­tros. “La es­cla­vi­tud en Es­ta­dos Uni­dos no es un spag­het­ti wes­tern de Ser­gio Leo­ne sino un ho­lo­caus­to. Mis an­te­pa­sa­dos son es­cla­vos ro­ba­dos en Áfri­ca y yo les hon­ra­ré”, sen­ten­ció Lee en esa oca­sión. En nues­tros días, con el es­treno de Bla­cK­kK­lans­man, Spi­ke Lee pa­re­ce ha­ber cum­pli­do su pro­me­sa.

Bla­cK­kK­lans­man es un tí­tu­lo que tie­ne al­go de jue­go de pa­la­bras y mu­cho de tra­ba­len­guas. De ma­ne­ra com­pren­si­ble aun­que ob­via, ha si­do tra­du­ci­do pa­ra el pú­bli­co his­pa­noha­blan­te co­mo In­fil­tra­do en el KKK­lan. El fil­me es, en al­gu­na me­di­da, la res­pues­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Spi­ke Lee a Quen­tin Ta­ran­tino y, de pa­so, a Da­vid Grif­fith y Do­nald Trump: el di­rec­tor de ese fil­me pio­ne­ro y ra­cis­ta ti­tu­la­do El na­ci­mien­to de una na­ción (1915), y el ra­cis­ta, cí­ni­co y ac­tual pre­si­den­te de esa na­ción, res­pec­ti­va­men­te.

El ca­li­fi­ca­ti­vo de ra­cis­ta apa­re­ció en­do­sa­do al pre­si­den­te Trump en enero de es­te año, tras

unas de­cla­ra­cio­nes suyas en las que lla­ma­ba “paí­ses de mier­da” a Hai­tí y El Sal­va­dor. Un par de días des­pués, Trump echa­ba más le­ña a la ho­gue­ra de las va­ni­da­des al aña­dir: “No soy un ra­cis­ta. Soy la per­so­na me­nos ra­cis­ta que ja­más han en­tre­vis­ta­do”. No hay mu­cho que co­men­tar, sal­vo que la pa­la­bra “cí­ni­co” nun­ca se que­dó tan cor­ta. En to­do ca­so esa es otra his­to­ria. O tal vez no.

Una ra­bio­sa iro­nía

Bla­cK­kK­lans­man se ba­sa en el re­la­to au­to­bio­grá­fi­co de Ron Stall­worth: el po­li­cía afro­ame­ri­cano que, a fi­na­les de los años 70 con­si­guió in­fil­trar­se en el Ku Klux Klan. Co­mo de­tec­ti­ve, la pri­me­ra asig­na­ción de Stall­worth­fue mo­ni­to­rear una char­la de Sto­kely Car­mi­chael, lí­der del mo­vi­mien­to de los Pan­te­ras Ne­gras que de­nun­cia­ba lo­sa­bu­sos que­co­me­tía la Po­li­cía con­tra la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na. “Lo que Car­mi­chael de­cía te­nía to­do el sen­ti­do pa­ra mí pe­ro, al mis­mo tiem­po, yo era po­li­cía y lo que él de­cía iba en con­tra de lo que yo re­pre­sen­ta­ba”, re­cor­dó Stall­worth en oc­tu­bre del año pa­sa­do, en una en­tre­vis­ta ofre­ci­da a la BBC.

La his­to­ria de Stall­worth es re­ve­la­do­ra de las ten­sio­nes in­ter­ra­cia­les que per­du­ran des­de ha­ce más de un si­glo en los Es­ta­dos Uni­dos. Es tam­bién una his­to­ria asom­bro­sa por la for­ma en­la que su pro­ta­go­nis­ta lo­gró in­fil­trar­se en el gru­po más no­to­rio de su­pre- ma­cis­tas blan­cos de los Es­ta­dos Uni­dos, sin ma­yo­res ar­mas que el in­ge­nio y el au­ri­cu­lar de su apa­ra­to te­le­fó­ni­co.

Ron Stall­worth y Da­vid Du­ke, lí­der na­cio­nal del Ku Klux Klan, ha­bla­ron va­rias ve­ces por te­lé­fono. Cuan­do se pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de un en­cuen­tro per­so­nal, Stall­worth fue sus­ti­tui­do por un po­li­cía blan­co que ocul­ta­ba un pe­que­ño mi­cró­fono de­ba­jo de su ca­mi­sa. En ese ope­ra­ti­vo, la Po­li­cía des­cu­brió que la cé­lu­la de Co­lo­ra­do Springs del Ku Klux Klan se pro­po­nía ubi­car ex­plo­si­vos en dos ba­res gay y reunía ar­mas pa­ra en­fren­tar una “gue­rra ra­cial”.

Tras su re­ti­ro co­mo po­li­cía, en el 2014, Stall­worth pu­bli­có sus me­mo­rias. El re­cha­zo de al­gu­nos gru­pos de su­pre­ma­cis­tas blan­cos fue in­me­dia­to. “El FBI me no­ti­fi­có que ha­bía ame­na­zas de­muer­te en mi con­tra y que to­ma­ra pre­cau­cio­nes. Em­pe­cé a car­gar mi ar­mao­tra vez y a es­tar aler­ta en la ca­lle”, afir­ma Stall­worth. “Otra co­sa que nun­ca de­jo en ca­sa es mi tar­je­ta de iden­ti­fi­ca­ción co­mo miem­bro del Ku Klux Klan”, con­clu­ye el ex­po­licía con una ra­bio­sa iro­nía que Spi­ke Lee ha sa­bi­do con­ver­tir en uno de los ele­men­tos más po­de­ro­sos de su más re­cien­te lar­go­me­tra­je.

Re­tra­to de una púa neo­yor­qui­na

En ma­yo de es­te año, tras lle­var­se el Pre­mio del Ju­ra­do del Fes­ti­val de Can­nes, Bla­cK­kK­lans­man to­mó los prin­ci­pa­les ti­tu­la­res de la pren­sa in­ter­na­cio­nal y pu­so en evi­den­cia, una vez más, aque­llo que to­dos sa­bía­mos pe­ro al­gu­nas ve­ces ol­vi­da­mos: Spi­ke Lee es uno de los di­rec­to­res es­ta­dou­ni­den­ses más im­por­tan­tes de su ge­ne­ra­ción y una de las vo­ces crí­ti­cas im­pres­cin­di­bles de nues­tros días.

Jun­to­con Wood­yA­llen yMar­tin Scor­se­se, Spi­ke Lee es uno de los ci­neas­tas que ha re­tra­ta­do de ma­ne­ra más aten­ta y agra­de­ci­da a la ciu­dad de Nue­va York y, par­ti­cu­lar­men­te, a esa in­men­sa ba­rria­da, plu­ral, ab­sor­ben­te y efer­ves­cen­te, lla­ma­da Brooklyn. Lee de­di­có a esa geo­gra­fía que ha sa­bi­do ha­cer pro­pia su pri­mer­gran lar­go­me­tra­je, Haz lo co­rrec­to (1989), y dos­ho­me­na­jes­no­ta­bles: Crooklyn (1994) y Cloc­kers (1995).

Por otra par­te, así co­mo no es po­si­ble ha­blar de Spi­ke Lee sin pen­sar en Nue­va York, tam­po­co es po­si­ble ha­cer­lo sin re­fe­rir­se al so­bre­nom­bre de la Púa”. La his­to­ria es sen­ci­lla y bre­ve: des­de que Lee era muy pe­que­ño, sus pa­dres cam­bia­ron el nom­bre de Shel­ton Jack­son por Spi­ke, que sig­ni­fi­ca púa, co­mo una alu­sión a su fuer­te ca­rác­ter con­tes­ta­ta­rio. Ese ha si­do has­ta hoy un so­bre­nom­bre pro­fé­ti­co. Un se­llo in­de­le­ble so­bre sus se­ñas de iden­ti­dad.

Des­de Haz lo co­rrec­to, la Púa Lee acla­ró que en el len­gua­je ex­plo­si­vo de las púas lo co­rrec­to es pro­vo­car, agre­dir, des­con­cer­tar, reír­se y ha­cer reír. To­do a la vez. Ese fil­me se re­co­no­ce ade­más co­mo la pie­dra an­gu­lar de los lla­ma­dos hood films, que sur­gie­ron en la dé­ca­da de los no­ven­ta y abor­dan los pro­ble­mas co­ti­dia­nos de las co­mu­ni­da­des afro­ame­ri­ca­nas ra­di­ca­das en las gran­des ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses.

Pa­re­ce que en la re­fe­ren­cia al len­gua­je ex­plo­si­vo de las púas la pa­la­bra cla­ve es “len­gua­je”. Gra­cias a la fil­mo­gra­fía de Lee, que es­tá com­pues­ta por al­re­de­dor de 40 lar­go­me­tra­jes, el con­cep­to de “ci­ne ne­gro” ha­ga­na­do una nue­va acep­ción, que tras­cien­de a las pe­lí­cu­las po­li­cía­cas y de ba­jos fon­dos y al­can­za a aque­llos fil­mes que han si­do di­ri­gi­dos por ci­neas­tas afro­ame­ri­ca­nos.

De igual ma­ne­ra, me­dian­te pe­lí­cu­las co­mo, Da Sweet Blood of

Je­sus (2014), Chi-Raq (2015) y Bla­cK­kK­lans­man, Lee ha re­de­fi- ni­do el hu­mor ne­gro y lo ha vin­cu­la­do es­tre­cha­men­te a con­cep­tos co­mo an­ti­rra­cis­mo, irre­ve­ren­cia, pro­vo­ca­ción, ira y au­da­cia. Es to­do un per­so­na­je el señor Púa. Un pe­que­ño y ne­ce­sa­rio do­lor de ca­be­za. Un ad­ver­sa­rio a la al­tu­ra de otro señor que a me­nu­do jue­ga con el len­gua­je, aun­que de for­ma muy dis­tin­ta.

El mun­do se­gún Trump

De acuer­do con un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por The Wa­shing­ton Post en agos­to, el ac­tual pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se promedió 5,9 men­ti­ras dia­rias du­ran­te los pri­me­ros 100 días de su ad­mi­nis­tra­ción. Ade­más, con­for­me avan­zan sus días en la Ca­sa Blan­ca, las men­ti­ras del señor Trump se han con­ver­ti­do en una prác­ti­ca en fran­co cre­ci­mien­to. Se­gún esa pu­bli­ca­ción, tan so­lo du­ran­te ju­nio y ju­lio, Trump enun­ció 16 fa­la­cias dia­rias.

La in­mi­gra­ción es la fuen­te prin­ci­pal de las afir­ma­cio­nes fal­sas de Trump. So­bre ese te­ma se con­ta­bi­li­zan 30 men­ti­ras en los úl­ti­mos cin­co me­ses. La ma­yor de ellas con­sis­te en ase­gu­rar que se ha ini­cia­do la cons­truc­ción del mu­ro en la fron­te­ra me­xi­ca­na, a pe­sar de que el Con­gre­so ha ne­ga­do fon­dos pa­ra ello.

En agos­to de 2017, cuan­do Spi­ke Lee te­nía en­tre ma­nos el cor­te fi­nal de Bla­cK­kK­lans­man, es­cu­chó las de­cla­ra­cio­nes de Trump en re­la­ción con los dis­tur­bios que se pro­du­je­ron en la ciu­dad de Char­lot­tes­vi­lle, co­mo con­se­cuen­cia del ata­que de gru­pos neo­na­zis yde ex­tre­ma­de­re­cha. En suha­bi­tual tono fa­laz, Trump usó las pa­la­bras pa­ra en­cu­brir en lu­gar de re­ve­lar. “Hu­bo un gru­po de un la­do que fue ma­lo y otro que fue muy vio­len­to”, afir­mó el pre­si­den­te.

En­ton­ces, Spi­ke Lee su­po que esas de­cla­ra­cio­nes de­bían in­cluir­se en el epí­lo­go de su pe­lí­cu­la. Es de­cir, su­po lo que siem­pre ha sa­bi­do: que Bla­cK­kK­lans­man no so­lo se re­fie­re a una his­to­ria ve­rí­di­ca de los años se­ten­ta, o a los­mo­vi­mien­tos ra­cis­tas y es­cla­vis­tas que la pre­ce­die­ron, sino tam­bién a las men­ti­ras blan­cas que hoy res­pal­dan esos mo­vi­mien­tos. Co­mo di­rían los gáns­ters del –an­ti­guo– ci­ne ne­gro: “El señor Púa sa­be de­ma­sia­do”.

ROMALY PA­RA LN.

Adam Dri­ver, Mi­chael Bus­ce­mi y John Da­vid Wa­shing­ton in­ter­pre­tan en el fil­me a tres po­li­cías que con­si­guen in­fil­trar­se en el Ku Klux Klan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.