Des­de la tum­ba, con amor

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Cine -

Pa­ra con­me­mo­rar el 50 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to del zom­bi tal y co­mo lo co­no­ce­mos, ce­le­bra­mos la exis­ten­cia de De­lla­mor­te De­lla­mo­re, fil­me que sin­te­ti­za y re­de­fi­ne las pro­pues­tas crea­ti­vas de las obras ins­pi­ra­das por el ci­ne de Geor­ge Ro­me­ro

Cuan­tio­sos han si­do los ecos cul­tu­ra­les ge­ne­ra­dos por La no­che de los muer­tos vi­vien­tes( 1968). Aque­llo que pa­re­cía no ser más que un pe­que­ño di­ver­ti­men­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co, or­ques­ta­do por el di­rec­tor Geor­ge A. Ro­me­ro, no tar­dó en ad­qui­rir un es­ta­tus de cul­to.

Re­ta­zos de lo que lle­ga­ría a ser la fi­gu­ra del zom­bi en el ci­ne de Ro­me­ro bri­lla­ron en la gran pan­ta­lla en dé­ca­das an­te­rio­res a los años 60 en obras co­mo Whi­te zom­bie( 1932) y El ga­bi­ne­te del dr. Ca­li­ga­ri (1920), pe­ro la di­na­mi­ta que per­mi­tió la ex­plo­sión del zom­bi en la cul­tu­ra po­pu­lar fue una in­ven­ción ro­me­ria­na: la uti­li­za­ción del po­ten­cial me­ta­fó­ri­co del muer­to vi­vien­te.

La pe­lí­cu­la de Ro­me­ro mar­có el te­rreno pa­ra que, a par­tir de ese mo­men­to, di­fe­ren­tes crea­do­res ex­pe­ri­men­ta­ran con las po­si­bi­li­da­des se­mán­ti­cas de la car­ne pu­tre­fac­ta que vuel­ve a la vi­da, de cuer­pos des­mem­bra­dos que cau­san en el es­pec­ta­dor te­rror y atrac­ción a la vez.

Un zom­bi muy par­ti­cu­lar

Den­tro de la am­plia ofer­ta fíl­mi­ca so­bre zom­bis, so­bre­sa­le el fil­me ita­liano De­lla­mor­te De­lla­mo­re( 1994, her­mo­so tí­tu­lo que es des­tro­za­do en su tra­duc­ción pa­ra el pú­bli­co his­pano: Mi no­via es un zom­bi) de­bi­do a que sin­te­ti­za en un so­lo ma­te­rial la ma­yo­ría de ten­den­cias de gé­ne­ro, tono y es­té­ti­ca de las pe­lí­cu­las de es­ta te­má­ti­ca, lo cual da co­mo re­sul­ta­do un sin­cre­tis­mo muy es­ti­mu­lan­te.

De­lla­mor­te de­lla­mo­re, del di­rec­tor Mi­che­le Soa­vi, cuen­ta la his­to­ria de Fran­ches­co De­lla­mor­te, apá­ti­co cui­da­dor de un ce­men­te­rio. En es­te lu­gar, los muer­tos vuel­ven a la vi­da y Fran­ches­co se en­car­ga de re­gre­sar­los a la tum­ba por me­dio de un ba­la­zo di­rec­to en la ca­be­za, lo cual eje­cu­ta con to­tal na­tu­ra­li­dad. Sin em­bar­go, su ex­tra­va­gan­te co­ti­dia­ni­dad da un gi­ro un día al co­no­cer a una her­mo­sa mu­jer que llo­ra a su es­po­so fa­lle­ci­do; él se enamo­ra per­di­da­men­te de ella.

La obra mues­tra un in­tere­san­te tra­ta­mien­to de sus dos te­mas prin­ci­pa­les, que se pre­sen­tan des­de el tí­tu­lo en ita­liano: el amor y la muer­te. Con ha­bi­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, mues­tra aque­llo que Jor­ge Fer­nán­dez Gon­za­lo plan­tea en su li­bro Fi­lo­so­fía zom­bi al con­je­tu­rar so­bre qué es lo que ha­ce al muer­to vi­vien­te tan ate­rra­dor y atrac­ti­vo pa­ra el es­pec­ta­dor: “Lo in­me­dia­to que ca­re­ce de nom­bre, la pre­sen­cia que no aca­ba de con­cre­tar­se en el sor­ti­le­gio de la uni­dad, que no se re- fu­gia en el len­gua­je, sino que se sos­tie­ne por una dis­per­sión, en­tre los hue­cos y la­be­rin­tos del ver­bo”.

Muer­tos-vi­vos y vi­vos-muer­tos

En De­lla­mor­te De­lla­mo­re, la muer­te y el amor tie­nen más en co­mún de lo que apa­ren­tan a sim­ple vis­ta. Es­tán nup­cial­men­te uni­dos por la im­po­si­bi­li­dad del len­gua­je de aprehen­der­los, son con­cep­tos es­cu­rri­di­zos, te­mi­bles y fas­ci­nan­tes, apun­tan jus­ta­men­te a esos “hue­cos y la­be­rin­tos del ver­bo” a los que ha­ce re­fe­ren­cia Fer­nán­dez.

El amor y la­muer­te no son las úni­cas no­cio­nes que pa­re­cen per­der sus bor­des, con­fun­dir­se y con­tra­po­ner­se en el fil­me de Soa­vi. La apues­ta fíl­mi­ca del di­rec­tor po­ne en in­ter­ac­ción un gran nú­me­ro de con­cep­tos e ideas que pa­re­cen, en pri­me­ra ins­tan­cia, ser con­tra­rios.

La co­li­sión de opues­tos im­preg­na al fil­me de una am­bien­ta­ción oní­ri­ca, en el cual la in­di­fe­ren­cia de los vi­vos y al­gu­na vi­va­ci­dad de los muer­tos des­di­bu­ja y pro­ble­ma­ti­za lo vi­vo y lo muer­to. En el ini­cio de la pe­lí­cu­la po­co ha­bía en Fran­ches­co –el pro­ta­go­nis­ta– que lo di­fe­ren­cia­ra de los po­dri­dos ca­dá­ve­res que él vi­gi­la: no lo mue­ve nin­gún de­seo ni nin­gu­na ilu­sión, es po­co más que car­ne y piel, a la de­ri­va de su en­torno in­me­dia­to.

En cues­tión de fo­to­gra­mas, el fil­me pa­sa del realismo má­gi­co al su­rrea­lis­mo, de lo eró­ti­co a lo mór­bi­do, de la obs­ce­ni­dad al pre­cio­sis­mo poé­ti­co, de la es­pon­ta­nei­dad camp en­su fo­to­gra­fía a her­mo­sos pla­nos mi­li­mé­tri­ca­men­te pla­nea­dos y de pre­sen­tar­se co­mo una co­me­dia ro­mán­ti­ca ti­po se­rie B a ser una con­tun­den­te pie­za de fi­lo­so­fía exis­ten­cial, con una es­truc­tu­ra na­rra­ti­va que re­mi­te al eterno re­torno nietzs­cheano.

Es me­dian­te el jue­go de con­tra­rios que la pe­lí­cu­la ad­quie­re una uni­ci­dad en la que el es­pec­ta­dor pue­de no­tar tra­zos de las prin­ci­pa­les ten­den­cias (an­te­rio­res y pos­te­rio­res al fil­me) que la obra de Ro­me­ro ha des­per­ta­do. En­tre ta­les ten­den­cias se en­cuen­tran, por ejem­plo, la crí­ti­ca po­lí­ti­ca y social de Ro­me­ro, la co­me­dia zom­bi de pe­lí­cu­las co­mo Brain­dead (1992), la re­vuel­ta punk de El re­gre­so de los muer­tos vi­vien­tes (1985) y la es­té­ti­ca kitch de los zom­bis de Lucio Ful­ci. To­do es­to agre­ga­do a una cla­ra in­fluen­cia de dos tra­di­cio­nes ita­lia­nas: los ma­ti­ces gia­llo de Da­río Ar­gen­to y la cui­da­da sub­ver­sión fíl­mi­ca de Pier Pao­llo Pa­so­li­ni.

Un as­pec­to en el que se po­dría en­con­trar una di­ver­gen­cia en­tre el fil­me de Soa­vi y los tra­zos ro­me­ria­nos na­ci­dos en La no­che de los muer­tos vi­vien­tes es que Soa­vi pa­re­ce más preo­cu­pa­do por me­tá­fo­ras y pre­gun­tas de ca­rác­ter exis­ten­cial y me­ta­fí­si­co, lo cual con las preo­cu­pa­cio­nes más te­rre­na­les y so­cio­ló­gi­cas de Ro­me­ro.

Tal sen­si­bi­li­dad exis­ten­cial lle­ga in­clu­so a ser poé­ti­ca; por ejem­plo, en una suer­te de so­li­lo­quio en el pun­to ál­gi­do de la pe­lí­cu­la, el pro­ta­go­nis­ta re­ci­ta pa­ra sí: La muer­te, es­te pa­ya­so obs­ceno./ La muer­te, que por sor­pre­sa po­ne un ve­lo fu­nes­to./ La muer­te que na­ce cuan­do la vi­da su­cum­be./ La­muer­te y el amor lle­van el com­pás jun­tos has­ta el Jui­cio Fi­nal,/ ac­to­res de un gran dra­ma pa­sio­nal sin prin­ci­pio ni fin./ Pa­ra siem­pre./ Amén.

Un fil­me ca­da década más vi­vo

La cues­tión zom­bi, ins­tau­ra­da por Ro­me­ro, plan­tea a gran­des ras­gos có­mo el cú­mu­lo de cuer­pos no ne­ce­sa­ria­men­te for­man una co­mu­ni­dad, sino que mu­chas ve­ces so­la­men­te se per­si­gue de ma­ne­ra enaje­na­da aque­llo que pue­da dic­tar el dis­cur­so ca­pi­ta­lis­ta, aun­que es­to sig­ni­fi­que de­vo­rar al otro. Es­ta ob­ser­va­ción pa­re­ce no per­der­se, sino com­ple­ji­zar­se en De­lla­mor­te de­lla­mo­re, ya que el fil­me da un gi­ro exis­ten­cia­lis­ta y poé­ti­co a la pro­pues­ta de Ro­me­ro.

Jus­ta­men­te por su con­te­ni­do fi­lo­só­fi­co, De­lla­mor­te De­lla­mo­re pue­de pa­re­cer, a pri­me­ra vis­ta, un fil­me un tan­to inac­ce­si­ble, es­to su­ma­do a su pro­fun­do nihi­lis­mo, su ex­tra­ña com­bi­na­ción de gé­ne­ros y su sen­ti­do del hu­mor su­ma­men­te os­cu­ro. No obs­tan­te, la pro­pues­ta fíl­mi­ca nun­ca lle­ga a ser alie­nan­te pa­ra el es­pec­ta­dor.

A pe­sar de que De­lla­mor­te De­lla­mo­re pa­só sin pe­na ni gloria por la ta­qui­lla en su es­treno, el fil­me de Soa­vi se ha ido ins­ta­lan­do, po­co a po­co, en el ima­gi­na­rio ci­né­fi­lo co­mo un fil­me de cul­to. Sir­va el pre­sen­te ar­tícu­lo pa­ra ins­tar al vi­sio­na­do de es­ta pie­za úni­ca del gé­ne­ro zom­bi, el cual du­ran­te me­dio si­glo ha si­do ca­sa de lo ab­yec­to y lo gro­tes­co, pe­ro tam­bién de la crí­ti­ca social y el en­tre­te­ni­mien­to, y en el ca­so de De­lla­mor­te de­lla­mo­re, tam­bién del amor.

CORTESÍA DE OC­TO­BER FILMS.

Es­ta pe­lí­cu­la com­bi­na el ho­rror con el ro­man­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.