Ideas pa­ra or­ga­ni­zar un festejo

De­fi­nir el pre­su­pues­to y cui­dar los de­ta­lles es esen­cial pa­ra que cual­quier ce­le­bra­ción sea un éxi­to

La Nacion (Costa Rica) - De Compras - - Portada - Por Ire­ne Trau­be G.

itrau­be@na­cion.com

Tie­ne que co­men­zar a or­ga­ni­zar la fies­ta que con tan­to tiem­po ha­bía pro­gra­ma­do y lo úni­co que tie­ne cla­ro es la ho­ra. Son tan­tos los de­ta­lles, que es di­fí­cil sa­ber qué ha­cer pri­me­ro.

Pre­pa­rar una ce­le­bra­ción, ya sea de cum­plea­ños, una bo­da, una des­pe­di­da de sol­te­ra oun­baby sho­wer, es más que ele­gir el que­que o el me­nú, re­quie­re to­mar en cuen­ta mu­chos de­ta­lles.

Lo pri­me­ro que hay que con­si­de­rar es el pre­su­pues­to, pues­la can­ti­dad de in­vi­ta­dos y lo que in­clui­rá la ac­ti­vi­dad de­pen­de­rá de es­te as­pec­to, se­gún ex­pli­ca Jac­ke­li­ne Al­fa­ro Do­bles, or­ga­ni­za­do­ra de even­tos y ge­ren­te ge­ne­ral de Vi­lla Ale­gre.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta el lu­gar don­de se lle­va­rá a ca­bo la ce­le­bra­ción. Si es­te es to­do in­clui­do u ofre­ce un pa­que­te de ese ti­po y si la ta­ri­fa por per­so­na in­clu­ye, por ejem­plo, el cos­to de la ali­men­ta­ción y de­co­ra­ción. Si es­te es el ca­so, en­ton­ces la­ma­yor par­te de los gas­tos es­tán cu­bier­tos. Pe­ro, si el lu­gar so­lo co­bra la lo­ca­ción, es ne­ce­sa­rio su­mar los de­más gas­tos.

La de­co­ra­ción es otro de los fac­to­res a te­ner en con­si­de­ra­ción. Lo ideal es que es­ta res­pon­da al gus­to de la per­so­na aga­sa­ja­da y no al de quien or­ga­ni­za la fies­ta.

La can­ti­dad de in­vi­ta­dos tam­bién es un pun­to fun­da­men­tal, pues hay que de­fi­nir cuán­tos adul­tos y cuán­tos ni­ños asis­ti­rán. Buenos an­fi­trio­nes. Pa­ra or­ga­ni­zar una fies­ta exi­to­sa, es esen­cial pen­sar en los gus­tos del ho­me­na­jea­do, es de­cir, si la no­via pre­fie­re el co­lor vino o si al cum­plea­ñe­ro le gus­ta Star Wars. La de­co­ra­ción y el con­cep­to del even­to de­ben gi­rar en­ton­ces en torno a esos te­mas y no a lo que pre­fie­ren los pa­pás, ex­pli­ca la or­ga­ni­za­do­ra Re­be­ka Ar­ce, de Bo­das & Even­tos de En­sue­ño.

Lo mis­mo su­ce­de con los in­vi­ta­dos. Es­tos de­ben ser los ami­gos del aga­sa­ja­do y no los de la ma­má o la sue­gra que or­ga­ni­za la ac­ti­vi­dad.

Lo­grar que los asis­ten­tes sean bien re­ci­bi­dos y se sien­tan a gus­to tam­bién es un fac­tor fun­da­men­tal. Por eso, Ar­ce acon­se­ja ele­gir un me­nú que se ajus­te a las pre­fe­ren­cias de los co­men­sa­les. Por ejem­plo, op­cio­nes de co­mi­da rá­pi­da pa­ra los ado­les­cen­tes y pla­ti­llos más pre­pa­ra­dos pa­ra los adul­tos.

Pa­ra de­lei­tar a la gen­te, el en­tre­te­ni­mien­to tam­bién jue­ga un pa­pel re­le­van­te, ya que siem­pre es un éxi­to con­tar con ele­men­tos que ha­gan que el ho­me­na­jea­do y los in­vi­ta­dos sien­tan que vi­ven mo­men­tos úni­cos. Mú­si­cos “co­la­dos” en­tre los sa­lo­ne­ros, un cum­plea­ñe­ro que can­te y que lo in­vi­ten a su­bir a la ta­ri­ma, o la pre­sen­ta­ción de al­gún hu­mo­ris­ta –que se ría con el pú­bli­co, sin bur­lar­se de él– pue­den ser de gran ayu­da pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo.

De­ta­lles. To­me en cuen­ta que a la ho­ra de or­ga­ni­zar una fies­ta, la an­ti­ci­pa­ción es un fac­tor muy im­por­tan­te. Al­fa­ro acon­se­ja em­pe­zar a coor­di­nar ce­le­bra­cio­nes de cum- plea­ños, tés o des­pe­di­das de sol­te­ra con cua­tro me­ses de an­te­la­ción. Lo an­te­rior es pa­ra po­der ele­gir a los pro­vee­do­res que la per­so­na desea sin el ries­go de que al­guien más se ade­lan­te y le “ro­be” la fe­cha.

En el ca­so de las bo­das, Al­fa­ro re­co­mien­da em­pe­zar a or­ga­ni­zar­las, co­mo má­xi­mo, con un año de an­ti­ci­pa­ción, pues afir­ma que en un pla­zo ma­yor, las ten­den­cias cam­bian y el cos­to de los pro­vee­do­res pue­de au­men­tar has­ta en un 25%.

Si desea con­tar con una guía pa­ra pre­pa­rar una ac­ti­vi­dad, es po­si­ble con­tra­tar un or­ga­ni­za­dor de even­tos. Una ase­so­ría pa­ra una fies­ta pe­que­ña pue­de cos­tar des­de ¢75.000 y, pa­ra una bo­da, des­de ¢500.000. Ge­ne­ral­men­te, es­te ser­vi­cio tie­ne un cos­to igual al 10% del to­tal del even­to. Cuan­do es­te es muy ca­ro, el pre­cio es ne­go­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.