Más de un mis­mo es­ti­lo

Los ac­ce­so­rios dis­cre­tos se afe­rran al gus­to fe­me­nino. La cla­ve es com­bi­nar, al me­nos, tres pie­zas pa­re­ci­das. Rei­na el do­ra­do

La Nacion (Costa Rica) - De Compras - - Portada - Por Ire­ne Trau­be G. itrau­be@nacion.com Fo­to: iStock

¿Por qué usar so­la­men­te una pie­za de bi­su­te­ría cuan­do se pue­den com­bi­nar va­rias del mis­mo es­ti­lo? Esa pa­re­ce ser la pre­gun­ta que las ca­sas de mo­da se hi­cie­ron y a la que las fas­hio­nis­tas res­pon­die­ron tan bien que has­ta la con­vir­tie­ron en la pre­fe­ri­da de la tem­po­ra­da.

“Es un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, más lim­pio y sim­ple. En cuan­to a di­se­ño, se tra­ta de pie­zas de­li­ca­das con pie­dras en bru­to. Es una ten­den­cia que se in­cli­na ha­cia lo orien­tal, es­pe­cí­fi­ca­men­te de In­dia, Chi­na y Ja­pón, es de­cir, que se usan va­rias pie­zas fi­nas, pe­ro jun­tas. Ade­más, po­seen un to­que ét­ni­co”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor Die­go Ygle­sias.

Di­se­ños. Pa­ra lo­grar un look ac­tual, lo ideal es com­bi­nar, al me­nos, tres pie­zas. Por ejem­plo, tres ca­de­nas del­ga­das con un di­je mi­nia­tu­ra ca­da una, va­rias ca­de­nas me­tá­li­cas con es­la­bo­nes fa­bri­ca­dos en dis­tin­tos ma­te­ria­les o co­lla­res lar­gos con bor­las (fle­cos).

Tam­bién es po­si­ble usar ani­llos ti­po cin­ti­llo (del­ga­dos) u op­tar por mez­clar ani­llos y en­tre­ani­llos. “Es­tos úl­ti­mos son los que se co­lo­can a la mi­tad del de­do o cer­ca de la pun­ta del mis­mo”, ex­pli­ca Ygle­sias.

Otra op­ción pa­ra lu­cir es­ta pro­pues­ta es lle­var sets de pul­se­ras de di­se­ño dis­cre­to y te­ji­do fino con pe­que­ños col­gan­tes, así como pul­se­ras ti­po cuff, las cua­les son rí­gi­das y abier­tas. Cual­quie­ra de los bra­za­le­tes se pue­den com­ple­men­tar con el uso de un re­loj.

Las pie­zas con­pa­la­bras como lo­ve, live, be­lie­veo­dream, en­tre otras, tam­bién se im­po­nen en las co­lec­cio­nes de bi­su­te­ría.

Pa­ra lu­cir es­ta mo­da de la me­jor ma­ne­ra, to­me en cuen­ta que lo ideal es que los are­tes sean pe­que­ños y sen­ci­llos.

Ma­te­ria­les. El ace­ro inoxi­da­ble, el cue­ro y las pie­dras sin­té­ti­cas son las ma­te­rias pri­mas de la bi­su­te­ría más mo­der­na.

Como su nom­bre lo in­di­ca, el ace­ro inoxi­da­ble tie­ne la ven­ta­ja de que no se he­rrum­bra, por lo que las pie­zas fa­bri­ca­das con es­te ma­te­rial son re­sis­ten­tes y du­ra­de­ras, y bri­llan mu­cho. Ade­más, tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de que sir­ve pa­ra crear ac­ce­so­rios en do­ra­do o pla­tea­do.

Es­te ma­te­rial se usa en com­bi­na­ción con el cue­ro, que tie­ne la ven­ta­ja de que es du­ra­de­ro y no mal­tra­ta la piel.

Co­lor. Si­nó­ni­mo de gla­mour y lu­jo, el do­ra­do lle­ga con fuer­za y se im­po­ne como el fa­vo­ri­to de la tem­po­ra­da. Es­te se uti­li­za en are­tes, co­lla­res, re­lo­jes, pul­se­ras y ani­llos, así como en he­rra­jes o cre­ma­lle­ras de bol­sos y remaches o cie­rres de to­do ti­po de cal­za­do y ac­ce­so­rios.

El do­ra­do se com­bi­na con co­lo­res in­ten­sos, así como con cue­ro o cor­do­nes de cin­ta en to­nos tur­que­sa o ro­jo, por ejem­plo, que daun­to­que ét­ni­co, se­gún ex­pli­ca Ygle­sias.

Por otra par­te, el ro­se gold (oro ro­sa­do) y el rosa cuar­zo, co­lor del 2016, tam­bién tie­nen pro­ta­go­nis­mo. Es­te úl­ti­mo tono se ve en las pie­dras de bi­su­te­ría.

La bi­su­te­ría con­sis­te en ac­ce­so­rios que tie­nen un va­lor más co­mer­cial, ya que se fa­bri­can en se­rie y se ela­bo­ran con ma­te­ria­les más eco­nó­mi­cos, como alea­cio­nes de me­ta­les pa­ra fan­ta­sía, pie­dras sin­té­ti­cas y ba­ños de oro y pla­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.