Can­tos de li­ber­tad

Un con­cur­so de ka­rao­ke en las cár­ce­les de to­do el país cul­mi­nó con una emo­ti­va fi­nal en el Au­di­to­rio Na­cio­nal (Mu­seo de los Ni­ños). Iró­ni­ca­men­te, las pa­re­des que al­gu­na vez al­ber­ga­ron la tris­te­men­te cé­le­bre Pe­ni­ten­cia­ría, aho­ra fue­ron tes­ti­gos de un en­cue

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - Portada - D6B# *<B1 ) (#7É 1A # <*1 )* ÍA)B )* #A)B

1n la pe­num­bra del an­fi­tea­tro, re­sal­ta la cá­li­da luz del es­ce­na­rio y Tracy, en el cen­tro, en­to­na ma­ra­vi­llo­sa­men­te una can­ción de des­pe­cho.

Hay aplau­sos, ri­sas, gri­tos. Tras aquel chin­gue to­tal, so­lo los adus­tos ros­tros de de­ce­nas de po­li­cías pe­ni­ten­cia­rios bien ar­ma­dos, dis­tri­bui­dos es­tra­té­gi­ca­men­te por to­do el lu­gar, rom­pen li­ge­ra­men­te la mo­no­cro­mía del fes­te­jo.

Co­mo a esas al­tu­ras ya co­no­ce­mos la his­to­ria de Tracy, de 24 años, bien sa­be­mos que no exis­te nin­gu­na mo­no­cro­mía.

La vi­da de es­ta jo­ven mu­jer ha es­ta­do mar­ca­da por los erro­res que des­en­ca­de­na­ron su­fri­mien­tos im­pen­sa­bles y hoy la tie­nen, en la flor de la ju­ven­tud, in­di­cia­da en es­pe­ra de un jui­cio por trá­fi­co de dro­gas y or­ga­ni­za­ción ilí­ci­ta. La pe­na es de 8 a 20 años, cuen­ta mien­tras nos atien­de

en el mó­du­lo de El Buen Pas­tor en el que con­vi­ve con otras 50 pri­va­das de li­ber­tad.

En po­cas pa­la­bras, los úl­ti­mos años de la cor­ta vi­da de Tracy han si­do una mier­da. Cria­da en Pa­so Ca­noas, fue de­te­ni­da jun­to con su ma­dre y su her­mano. Com­par­tió el en­car­ce­la­mien­to con su ma­má, has­ta que su pro­ge­ni­to­ra fa­lle­ció ha­ce tres me­ses, en pri­sión.

Tracy tie­ne un hi­jo de 10 años a quien no veía des­de ha­ce un año. La le­ja­nía y la fal­ta de di­ne­ro im­pi­de que su fa­mi­lia la vi­si­te. Ha­ce­mos nú­me­ros rá­pi­dos. La jo­ven tu­vo a su hi­jo a los 10 años. El pa­dre del ni­ño no exis­te y una her­ma­na su­ya, que tra­ba­ja co­mo con­ser­je en un call cen­ter, es quien lo man­tie­ne.

Tracy le iba a de­di­car la can­ción a su ma­má. Pe­ro pre­fie­re de­di­car­le to­do su es­fuer­zo de vi­da a cum­plir el sue­ño con el que mu­rió su ma­má, el de ver­la sa­lir en li­ber­tad.

Más bien de­ci­dió, co­mo la gran ma­yo­ría, can­tar­le al desamor, a una per­so­na que la aban­do­nó, di­ce, cuan­do más lo ne­ce­si­ta­ba. “Vi­vía con­mi­go, creí que era es­pe­cial en mi vi­da, pe­ro don­de vio lo du­ro de la ba­ta­lla de­sa­pa­re­ció. No lu­chó con­mi­go has­ta el fi­nal, y me de­jó aquí pa­san­do es­to tan fuer­te. No qui­so ni tre­par el pri­mer es­ca­lón, en­ton­ces la can­ción se la de­di­co a él”.

Tracy ter­mi­na su in­ter­pre­ta­ción y en an­fi­tea­tro ca­si se des­plo­ma de aplau­sos. Así de por­ten­to­sa le sa­lió. Le sa­lió de las en­tra­ñas.

En­ton­ces la maes­tra de ce­re­mo­nias, la cá­li­da con­duc­to­ra Mau­reen Salguero, se la jue­ga el to­do por el to­do.

“Yo no sé si es­to se va­le, pe­ro me voy a sal­tar el pro­to­co­lo. Tracy tie­ne un hi­jo de 10 años. Tie­ne un año de no ver­lo. El chi­qui­to es­tá aquí hoy, allá arri­ba (se­gun­da pla­ta), con las fa­mi­lias de to­dos los par­ti­ci­pan­tes. Yo le voy a pe­dir al chi­qui­to que ven­ga al es­ce­na­rio. Aquí es­tá su ma­má”.

El chi­qui­to ba­ja, he­cho un aji­to. Lin­do to­do él. Trae un arre­glo de flo­res. Sube las es­ca­le­ras. Los co­ra­zo­nes en to­do el au­di­to­rio se ha­cen un pu­ño. Pa­ra don­de uno vuel­va a ver, hay ojos agua­dos. In­clu­so de al­gu­nos de los po­li­cías. Ma­dre e hi­jo se fun­den en un abra­zo que pa­re­ce eterno. Mau­reen Salguero guar­da si­len­cio. El Au­di­to­rio en- te­ro tam­bién. No ha­bía na­da qué de­cir.

************** Aque­lla fue una de cien­tos de imá­ge­nes en­tre­la­za­das con do­lo­ro­sas his­to­rias de cul­pas, de de­li­tos, de crí­me­nes, de arre­pen­ti­mien­tos, de en­cie­rro, de su­fri­mien­to, que sur­gie­ron pa­ra­le­la­men­te a nues­tra co­ber­tu­ra so­bre el te­ma cen­tral de es­te re­por­ta­je, la fi­nal de un con­cur­so de ka­rao­ke or­ga­ni­za­do por Adap­ta­ción So­cial, del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, con 374 pri­va­dos de li­ber­tad en las cár­ce­les de to­do el país.

Si ya los ka­rao­kes co­mu­nes y co­rrien­tes son una ca­ja de pan­do­ra de la que pue­den sa­lir des­de ar­tis­tas sor­pren­den­tes has­ta ar­tis­ta­zos im­pen­sa­bles --sil­ba­ti­na in­clui­da-- so­bra de­cir que la pri­me­ra ima­gen de un con­cur­so car­ce­la­rio de ka­rao­ke so­na­ba a un pu­ro jol­go­rio, en pri­me­ra ins­tan­cia. En pri­me­ra ins­tan­cia. Im­po­si­ble ha­ber asis­ti­do a las eli­mi­na­to­rias en ca­da cen­tro pe­nal del país, pe­ro sí es­tu­vi­mos pun­tua­les en el pri­mer en­sa­yo pre­vio a la gran fi­nal, el jue­ves 23 de ju­nio, en el Au­di­to­rio del Mu­seo de los Ni­ños.

La ini­cia­ti­va del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia vio la luz, des­pués de años de es­tar Rey­nal­do Vi­lla­lo­bos, di­rec­tor de Adap­ta­ción So­cial, mas­ti­can­do la idea, has­ta que por fin tu­vo el apo­yo de las je­rar­quías.

“Qué go­za­da, eso de­be ser un pa­cho ¿se ima­gi­nan?” es­pe­té yo con li­ge­re­za en reunión de edi­to­res, cuan­do su­pe del con­cur­so.

A pe­sar de te­ner tan­to ba­ga­je en el te­ma de la po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria, en los pri­me­ros mo­men­tos me de­jé lle­var por los es­tig­mas, por los cli­chés. Por lo “di­ver­ti­do” que de­bía ser pa­ra can­tan­tes y fans, aquel al­bo­ro­to de can­cio­nes de amor y desamor en ple­na cár­cel.

En­tre los fi­na­lis­tas ha­bía ó ó ñ ó ó í !"!#

" + ! ! + & é ! í 9<%</ # <*1

# <*1 )* #A)B

# 1 ; 1 + í 9<%</

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.