8 >

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - ENESTA EDICION -

$ace unas se­ma­nas, Mark Zuc­ker­ber, el crea­dor de Fa­ce­book, subió una fo­to­gra­fía a su per­fil pú­bli­co pa­ra ce­le­brar que Ins­ta­gram –apli­ca­ción que ad­qui­rió en el 2012 por mil mi­llo­nes de dó­la­res– era uti­li­za­da por 500 mi­llo­nes de per­so­nas por mes y 300 mi­llo­nes de per­so­nas por día.

Sin em­bar­go, un fo­co de in­te­rés más ex­tra­ño –y su­til– que las ci­fras lla­mó la aten­ción del In­ter­net. En la fo­to­gra­fía, se apre­cia la compu­tado­ra por­tá­til de Zuc­ker­berg cu­ya cámara web y mi­cró­fono es­tán blo­quea­dos con pe­da­zos de cin­ta. Mi­les de per­so­nas co­men­ta­ron la fo­to no­tan­do su me­di­da de se­gu­ri­dad ar­te­sa­nal y su apa­ren­te pa­ra­noia.

Al mis­mo tiem­po, sur­gie­ron cen­te­na­res de ar­tícu­los, al­gu­nos con ma­yor fun­da­men­to que otros, so­bre la po­si­bi­li­dad de que po­da­mos ser es­pia­dos a tra­vés de nues­tros pro­pios or­de­na­do­res. In­clu­so, el dia­rio El País, de España, re­por­ta que ya hay em­pre­sas que se de­di­can a ven­der co­ber­to­res y ta­pas pa­ra web­cams.

Su­ce­de, sin em­bar­go, que la pa­ra­noia de Zuc­ker­berg es­tá jus­ti­fi­ca­da. El País pu­bli­có una en­tre­vis­ta con Car­los Her­gue­ta, un ex­per­to en tec­no­lo­gía, quien es ta­jan­te en su res­pues­ta: “Sí, pue­den es­piar­nos a tra­vés de nues­tra cámara web”. De­ta­lla que exis­ten “nu­me­ro­sos es­tu­dios so­bre se­gu­ri­dad que han en­con­tra­do malwa­res (pro­gra­mas ma­li­cio­sos) de ci­ber­de­lin­cuen­tes, de­di­ca­dos a es­piar­nos; tam­bién hay in­for­mes so­bre pro­gra­mas de es­te ti­po sien­do uti­li­za­dos por agencias de in­te­li­gen­cia, co­mo la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Nacional (NSA) es­ta­dou­ni­den­se”.

El dia­rio ibé­ri­co re­por­ta va­rios ca­sos reales de per­so­nas, so­bre to­do mu­je­res, que han re­ci­bi­dos fo­to­gra­fías su­yas, to­ma­das sin su con­sen­ti­mien­to des­de su pro­pia compu­tado­ra. Los soft­wa­res espía tam­bién son ca­pa­ces de cap­tar so­ni­dos –y gra­bar con­ver­sa­cio­nes– a tra­vés del mi­cró­fono. El malwa­re no ac­ti­va nin­gún ti­po de se­ñal: la cámara no en­cien­de su luz ni se mues­tra al­gún pro­gra­ma en uso.

Aun­que es po­si­ble va­ler­se de an­ti­vi­rus pa­ra ba­ta­llar con­tra es­te ti­po de pro­gra­mas –y los de­lin­cuen­tes que se va­len de ellos–, pa­re­ce que la he­rra­mien­ta más efec­ti­va es, tam­bién, la más sen­ci­lla: cu­brir la cámara y el mi­cró­fono con cin­ta ad­he­si­va cuan­do no es­té en uso.

Mark Zuc­ker­berg te­nía ra­zón. Una vez más.

( ) ó * ) ñ + á ) , -. / ) ó + * & ( 0 é 1 á 1 2 0 3- 4 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.