PLASTICO DESECHABLE: UN A SESINO SI­LEN­CIO­SO

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN - ' Í Á 6

n agos­to del 2015, un es­ca­lo­frian­te vi­deo de 8:06 mi­nu­tos sacudió al mun­do. Los bió­lo­gos Nat­han Ro­bin­son y Ch­ris­ti­ne Fig­ge­ner, de la or­ga­ni­za­ción Leat­her­back Trust, com­par­tie­ron una ne­ce­sa­ria ca­che­ta­da en sus re­des so­cia­les.

En un bo­te en el Pa­cí­fi­co cos­ta­rri­cen­se, una tor­tu­ga lo­ra se es­tre­me­cía, san­gra­ba y se que­ja­ba te­rri­ble­men­te mien­tras un ali­ca­te in­ten­ta­ba sa­car una pa­ji­lla ato­ra­da en su fo­sa na­sal.

15 cen­tí­me­tros de pu­ro do­lor y su­fri­mien­to obs­truían su na­riz por­que el due­ño de esa pa­ji­lla tu­vo sed y si­guió la ló­gi­ca de la so­cie­dad de con­su­mo: de­ci­dió uti­li­zar un pe­que­ño ci­lin­dro pa­ra lle­var el lí­qui­do del re­ci­pien­te a su bo­ca.

Pu­de ha­ber si­do yo, pu­do ha­ber si­do us­ted. ¿Có­mo sa­ber­lo? ¿Có­mo sa­ber dón­de han ido a pa­rar to­dos nues­tros desechos?

No pue­do con­tar la can­ti­dad de pa­ji­llas que he uti­li­za­do en to­da mi vi­da, ni la can­ti­dad de bo­te­llas y bol­sas plás­ti­cas. Cre­cí en una ge­ne­ra­ción acos­tum­bra­da a to­mar re­fres­cos con pa­ji­llas en los re­creos de la es­cue­la, car­gar ali­men­tos de los su­per­mer­ca­dos en bol­sas plás­ti­cas y to­mar agua em­bo­te­lla­da (por­que “es­tá más lim­pia que la del tu­bo”). ¿Có­mo es­tar se­gu­ra de que esa pa­ji­lla que hi­zo a una tor­tu­ga lo­ra re­tor­cer­se del do­lor no era mía?

Tan si­len­cio­sa­men­te se ha abier­to pa­so el plás­ti­co en nues­tra vi­da co­ti­dia­na que cues­ta no­tar­lo. Po­cos le ad­vir­tie­ron a mi ge­ne­ra­ción que es­tos ob­je­tos que pa­re­cían tan inofen­si­vos, no lo eran; y que hoy, ca­si dos si­glos des­pués de sus pri­me­ras prue­bas, nues­tros há­bi­tos de con­su­mo nos han lle­va­do a dis­pa­rar­nos en los pies. “Inofen­si­vo” es la des­crip­ción opues­ta de un ma­te­rial con la ca­pa­ci­dad de po­ner en ja­que a al­go tan co­lo­sal co­mo, por ejem­plo, el oceáno.

El desas­tre lo crea­mos en con­jun­to: con ca­da pa­ji­lla, ca­da bo­te­lla y ca­da em­pa­que de plás­ti­co que he­mos bo­ta­do a la ba­su­ra. Nues­tros ma­res es­tán ago­ni­zan­do y los

ase­si­nos so­mos to­dos.

EL ORI­GEN DE UNA ERA

Fue en 1860 cuan­do la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Phe­lan y Co­llen­der, fa­bri­can­te de bo­las de bi­llar, ofre­ció una re­com­pen­sa de $10.000 a quien in­ven­ta­ra un sus­ti­tu­to del mar­fil.

Es­ta­ban en apu­ros: la ca­za in­dis­cri­mi­na­da de ele­fan­tes y la inevi­ta­ble re­duc­ción de su po­bla­ción dis­pa­ró el pre­cio mun­dial de sus col­mi­llos. Fa­bri­car bo­las de bi­llar ya no era tan ba­ra­to; ne­ce­si­ta­ban una ma­te­ria pri­ma sus­ti­tu­ta.

En­tre los con­cur­san­tes se en­con­tra­ba el jo­ven John Wes­ley Hyatt. No ga­nó la re­com­pen­sa pe­ro su in­ven­to mar­có un hi­to. Creó el pri­mer plás­ti­co na­tu­ral, pa­ten­ta­do con el nom­bre de ce­lu­loi­de: un va­lio­so com­pues­to que –en­tre otros lo­gros– fue vi­tal pa­ra el desa­rro­llo de la in­dus­tria del ci­ne.

Pa­só me­nos de me­dio si­glo (1909) has­ta que el quí­mi­co Leo Hen­drik Bae­ke­land ob­tu­vo el pri­mer plás­ti­co sin­té­ti­co, lla­ma­do ba­ke­li­ta, en ho­nor a su ape­lli­do.

¿Có­mo po­dían ima­gi­nar Hyatt y Bae­ke­land que sus in­ge­nios re­vo­lu­cio­na­rían el mun­do? Ha­bían crea­do una ge­nia­li­dad: un ma­te­rial con pro­pie­da­des ca­si in­des­truc­ti­bles, con la ca­pa­ci­dad de flo­tar, de ser mol­dea­ble, ais­lan­te del ca­lor, re­sis­ten­te a la co­rro­sión, y ade­más, muy ba­ra­to.

Ace­le­ra­da­men­te el plás­ti­co pa­só a pro­ta­go­ni­zar mu­chos de los más gran­des avan­ces quí­mi­cos, tec­no­ló­gi­cos, mé­di­cos e in­dus­tria­les. Era una ma­ra­vi­lla.

Lo que la his­to­ria in­sis­te en re­cor­dar­nos es que no to­das las ma­ra­vi­llas tie­nen un buen desen­la­ce y que mu­chos de los in­ge­nio­sos in­ven­tos han te­ni­do desas­tro­sas con­se­cuen­cias. El plás­ti­co es uno.

Ha­bía al­go cla­ve que nin­guno de los dos con­tem­pló. Mien­tras el uso del plás­ti­co se ex­pan­día en el mun­do, de la mano tam­bién lo ha­ría una so­cie­dad ob­se­sio­na­da con el con­su­mo y, por en­de, con el desecho.

La pro­duc­ción ma­si­va del plás­ti­co arran­có con fuer­za en los años 50. En la dé­ca­da de 1960, la pro­duc­ción mun­dial al­can­za­ba los 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas ca­da año y pa­ra el 2014, lle­gó a más de 300 mi­llo­nes anua­les.

¿El re­sul­ta­do? Ba­su­ra. Mu­cha ba­su­ra. Tan­ta, que se cal­cu­la que pa­ra el 2050, ha-

brá más plás­ti­co que pe­ces en el océano.

Pa­ra com­pren­der qué es lo que ha­ce al plás­ti­co tan da­ñino, en com­pa­ra­ción con otro ti­po de desechos, hay que te­ner no­ción de dos pun­tos vi­ta­les: su du­ra­bi­li­dad en el am­bien­te y lo en­rai­za­do que se en­cuen­tra en nues­tros há­bi­tos de con­su­mo.

El plás­ti­co tar­da en­tre 100 y 1.000 años en des­com­po­ner­se. En el ca­so de las bo­te­llas desecha­bles, el pe­río­do se acer­ca a los 500 años. Pien­se en to­das las bo­te­llas plás­ti­cas que ha uti­li­za­do en su vi­da. Nin­gu­na de ellas ha cum­pli­do el ci­clo que ne­ce­si­tan pa­ra de­gra­dar­se, ni lo ha­rá pron­to. Ca­da una si­gue dan­do vuel­tas en al­gu­na par­te del pla­ne­ta.

MA­TE­RIA IN­MOR­TAL

La alar­ma sue­na ca­da vez más fuer­te. Or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­les co­mo la Fun­da- ción Ma­rVi­va y Pre­ser­ve Pla­net, e ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas co­mo La ver­dad so­bre el plás­ti­co, ad­vier­ten que el re­ci­cla­je –a pe­sar de ser ne­ce­sa­rio– ya no es su­fi­cien­te. El pro­ble­ma se sa­lió de las ma­nos ha­ce mu­cho tiem­po y no es­ta­mos ni cer­ca de es­tar ha­cien­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra de­te­ner­lo.

So­lo pa­ra te­ner una no­ción de la di­men­sión de aprie­to en la que nos me­ti­mos vo­lun­ta­ria­men­te, re­pa­se­mos al­gu­nos nú­me­ros: se­gún el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te, el 80% de la con­ta­mi­na­ción ma­ri­na pro­vie­ne de fuen­tes te­rres­tres. De es­ta con­ta­mi­na­ción más del 90% es al­gún ti­po de plás­ti­co.

Se­gún un es­tu­dio de la Fun­da­ción Ellen Ma­cArt­hur, pu­bli­ca­do por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, ca­da año, 8 mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co se de­po­si­tan en los océa­nos. ¿Sue­na po­co? Es el equi­va­len­te al con­te­ni­do de un ca­mión re­ple­to de ba­su­ra por mi­nu­to. Pa­ra el 2050, ya no se­rá uno, sino cua­tro.

“Nos es­ta­mos co­men­zan­do a aho­gar en nues­tra pro­pia ba­su­ra”, afir­ma Alon­so Mu­ñoz, di­rec­tor de la ini­cia­ti­va La ver­dad so­bre el plás­ti­co. “El ma­yor pro­ble­ma es el del sim­bo­lis­mo que con­lle­va el plás­ti­co. Un vi­drio desechable es un pro­ble­ma, una la­ta de cer­ve­za desechable es un pro­ble­ma, sin em­bar­go, el plás­ti­co es, por ex­ce­len­cia, el ma­te­rial que sim­bo­li­za lo desechable. Esa for­ma de vi­da don­de to­do es desechable es lo que nos es­tá ma­tan­do”.

Pa­ra Mu­ñoz, es un ma­te­rial ne­fas­to des­de que na­ce. “Es un de­ri­va­do del pe­tró­leo. Es­ta­mos sa­can­do pe­tró­leo de la tie­rra, que de­be­ría que­dar­se en la tie­rra y por un pro­ce­so que re­quie­re mu­cha ener­gía se lle­ga a un ma­te­rial que es ab­so­lu­ta­men­te no de­gra­da­ble”, ex­pli­ca.

Se­gún da­tos de Ma­rVi­va, es tan­to el plás­ti­co que pro­du­ci­mos, que el 8% de to­do el pe­tró­leo mun­dial se de­di­ca a la pro­duc­ción de plás­ti­cos. Si el ac­tual cre­ci­mien­to de su uso con­ti­núa, el sec­tor re­pre­sen­ta­rá el 20% del con­su­mo to­tal del pe­tró­leo y el 15% del pre­su­pues­to glo­bal de car­bono anual pa­ra el año 2050.

Aho­ra, va­mos a lo mi­cro.

NUES­TRO PEQUNO "PAIS VER­DE"

Al­ber­to Que­sa­da, ase­sor en el de­par­ta­men­to de In­ci­den­cia Po­lí­ti­ca de la Fun­da­ción Ma­rVi­va, ad­vier­te que Cos­ta Ri­ca es­tá muy ale­ja­do de sal­var­se de la adic­ción al plás­ti­co. Su or­ga­ni­za­ción es­tá im­pul­san­do la cam­pa­ña #ChaoP­lás­ti­coDe­se­cha­ble, un lla­ma­do a la ur­gen­cia de una re­gu­la­ción en la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción del plás­ti­co, así co­mo una in­ci­ta­ción a la ciu­da­da­nía a de­jar de uti­li­zar­lo: la aplas­tan­te ma­yo­ría de ve­ces no lo ne­ce­si­ta­mos.

“Cos­ta Ri­ca tie­ne un 92% de te­rri­to­rio ma­rino. Es de­cir, de los más de 500.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, ca­si to­do es área ma­ri­na. Por eso pa­ra no­so­tros es de vi­tal im­por­tan­cia la for­ma en que ges­tio­na­mos y con­su­mi­mos”, di­ce.

“En 1964, pro­du­cía­mos cer­ca de 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co al año. En 50 años, el con­su­mo de es­te ma- te­rial ha au­men­ta­do más de 20 ve­ces. Más del 50% de es­te au­men­to es plás­ti­co desechable. La for­ma en la que he­mos cre­ci­do es co­mo una so­cie­dad de con­su­mo y de desecho. Aga­rra­mos la bo­te­lla, nos la to­ma­mos y la bo­ta­mos. Aga­rra­mos la pa­ji­lla, la me­te­mos en el va­so y la bo­ta­mos. El 50% de es­te nú­me­ro son pro­duc­tos que es­tán he­chos pa­ra ser desecha­dos”.

¿Y a mí en qué me afec­ta que los ríos y ma­res se vean ‘feos’?, se pre­gun­ta­rán al­gu­nos. Va mu­cho más allá. In­ves­ti­ga­cio­nes han lo­gra­do de­mos­trar có­mo los plás­ti­cos no son tan es­ta­bles en el me­dio am­bien­te y se pue­den frag­men­tar en par­tí­cu­las más pe­que­ñas, lla­ma­das “mi­cro­plás­ti­cos”.

En es­te mo­men­to, 270 mil to­ne­la­das mé­tri­cas de plás­ti­co flo­tan en los océa­nos, frag­men­ta­das en 5 bi­llo­nes de par­tí­cu­las, se­gún una in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por Mar­kus Erik­sen. Los pe­ces los con­fun­den con co­mi­da y no­so­tros los con­fun­di­mos a ellos con ali­men­to sa­lu­da­ble. En otras pa­la­bras: nos es­ta­mos

co­mien­do el plás­ti­co.

Al­gu­nos de los efec­tos ne­ga­ti­vos más es­tu­dia­dos han si­do la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar cán­cer y la ca­pa­ci­dad de afec­tar el sis­te­ma en­do­crino, ya sea en el pe­río­do pre­na­tal o en la adul­tez. Ade­más, se re­por­tan más de 170 es­pe­cies ma­ri­nas afec­ta­das por la in­ges­ta de plás­ti­cos he­chos por hu­ma­nos.

RE­CI­CLAR NO ES SEFICIENTE

Cuan­do se em­pe­zó a ex­pan­dir la con­cien­ti­za­ción am­bien­tal, en es­cue­las, co­le­gios y cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, se hi­zo co­mún la idea de que no to­do es­ta­ba tan per­di­do, to­da­vía ha­bía una sa­li­da: el re­ci­cla­je.

Más de 40 años des­pués del lan­za­mien­to del pri­mer sím­bo­lo de re­ci­cla­je uni­ver­sal, só­lo el 14% de los en­va­ses de plás­ti­co se re­co­ge pa­ra su re­ci­cla­je, sos­tie­nen da­tos de Ma­rVi­va. Su­ma­das las pér­di­das de va­lor adi­cio­na­les en la cla­si­fi­ca­ción y el re­pro­ce­sa­mien­to, me­nos del 5% del va­lor ma­te­rial es re­te­ni­do pa­ra un uso pos­te­rior.

“Sien­do un país tan pe­que­ño en ha­bi­tan­tes, con­su­mi­mos al me­nos 600 mi­llo­nes de bo­te­llas de plás­ti­co desechable ca­da año. Eso es un mon­tón de bo­te­llas por per­so­na. Los se­res hu­ma­nos he­mos de­mos­tra­do ser in­ca­pa­ces de ges­tio­nar de ma­ne­ra ade­cua­da nues­tros re­si­duos”, ex­pli­ca Que­sa­da. “En el mun­do, de to­do es­te plás­ti­co que se pro­du­ce y que con­su­mi­mos, so­lo lo­gra­mos re­ci­clar el 2%. Si en al­gún mo­men­to se nos ocu­rría que el te­ma del re­ci­cla­je era la salvación, des­pués de mu­chos años de ha­ber in­ven­ta­do la téc­ni­ca, re­sul­ta que no so­mos na­da efi­cien­tes”.

¿Y en Cos­ta Ri­ca? Una au­di­to­ría de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca del ser­vi­cio de re­co­lec­ción de re­si­duos que rea­li­zan las mu­ni­ci­pa­li­da­des, se­ña­ló que en los 81 can­to­nes del país, ape­nas el 1% de los desechos fue­ron re­cu­pe­ra­dos de for­ma se­pa­ra­da por par­te de los mu­ni­ci­pios des­de el 2010, has­ta el 2014. “A es­te pa­so, mien­tras avan­za­mos un 1% en ca­pa­ci­dad de re­ci­cla­je, avan­za­mos un 30% en ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar re­si­duos. Nun­ca van a ir de la mano. Por eso, la me­jor for­ma de ges­tio­nar un re­si­duo es no ge­ne­rán­do­lo”.

“El re­ci­cla­je es muy com­ple­jo cuan­do se tra­ta del plás­ti­co. Ade­más de que el pro­duc­to es in­des­truc­ti­ble y no se in­te­gra al am­bien­te de nin­gu­na for­ma, por los ti­pos de plás­ti­co que exis­ten –que son más de 20– se ha­ce muy com­ple­jo su re­ci­cla­je y por lo tan­to, muy po­co ren­ta­ble. Por eso los in­di­ca­do­res son tan ba­jos”, agre­ga.

SA­CAR PRO­VE­CHO

Pa­ra la ge­ren­te de In­ci­den­cia Po­lí­ti­ca de di­cha or­ga­ni­za­ción, Vi­via­na Gu­tié­rrez, son da­tos tan alar­man­tes que nos in­vo­lu­cra a to­dos. “No son so­lu­cio­nes que pue­den ve­nir de una so­la di­rec­ción o de un so­lo sec­tor. Des­de mu­chas es­fe­ras se pue­den bus­car”, ase­gu­ra.

Una de ellas, ini­cia en la ciu­da­da­nía. “Los ciu­da­da­nos tie­nen que ins­tar a que el Po­der Eje­cu­ti­vo y las mu­ni­ci­pa­li­da­des re­gu­len có­mo se pro­du­ce y ven­de el plás­ti­co. Es la ma­ne­ra en que se pue­den co­rre­gir los im­pac­tos ne­ga­ti­vos al am­bien­te de es­ta in­dus­tria. Otros paí­ses co­mo Ca­na­dá, Ita­lia, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Aus­tra­lia y miem­bros de la Unión Eu­ro­pea ya ins­tau­ra­ron im­pues­tos, prohi­bi­cio­nes o re­gu­la­cio­nes mix­tas al plás­ti­co”.

“Hoy unas po­cas em­pre­sas ha­cen mu­cho y otras na­da, sin nor­ma que las obli­gue. Ir­lan­da es un ejem­plo exi­to­so de re­gu­la­ción. Apli­ca un im­pues­to de 22 cén­ti­mos por bol­sa a los con­su­mi­do­res, pa­ra mo­di­fi­car el com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res con las bol­sas. Des­de la in­tro­duc­ción del im­pues­to se pro­du­cen en me­nor can­ti­dad. El con­su­mo por per­so­na dis­mi­nu­yó de 328 bol­sas por año a 20”, cuen­ta Gu­tié­rrez.

Alon­so Mu­ñoz con­cuer­da. “Un ejem­plo im­por­tan­te de pre­sión ciu­da­da­na fue con el te­ma de las ta­ba­ca­le­ras. To­dos es­tá­ba­mos a fa­vor de eso, in­clu­si­ve los que fu­man. To­dos es­ta­mos me­jor aho­ra. Lo mis­mo con el te­ma de bie­nes­tar ani­mal. Fue una pre­sión ciu­da­da­na enor­me. La ciu­da­da­nía de­be exi­gir­le a quien to­ma las de­ci­sio­nes, que to­me las co­rrec­tas”.

En el mun­do, mu­chas ini­cia­ti­vas ya han apren­di­do a sa­car­le el ju­go a es­tos desechos.

Rot­ter­dam se­rá la pri­me­ra ciu­dad del mun­do en la que los ca­rros de­ja­rán de ro­dar so­lo por as­fal­to. A par­tir del 2017, la ciu­dad ho­lan­de­sa cons­trui­rá ca­rre­te­ras con los re­si­duos de plás­ti­co res­ca­ta­dos de los océa­nos. Se­rán blo­ques de po­lí­me­ros ar­ma­dos en for­ma de Lego. A la vez, evi­ta el lan­za­mien­to de los mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO2 que se emi­ten con la fa­bri­ca­ción del as­fal­to.

En Pa­na­má, ac­tual­men­te se cons­tru­ye la Plas­tic Bottle Vi­llae, pri­me­ra al­dea le­van­ta­da a par­tir de bo­te­llas de plás­ti­co re­co­lec­ta­das. Se ubi­ca en la is­la prin­ci­pal del ar­chi­pié­la­go de Bo­cas del To­ro, en el mar Ca­ri­be.

En Co­lom­bia, la em­pre­sa Con­cep­tos Plás­ti­cos, aca­ba de ga­nar el con­cur­so The Ven­tu­re de Chi­vas, que pre­mia con $1.000 mi­llo­nes las me­jo­res ideas de ne­go­cio ge­ne­ra­do­ras de cam­bio en el mun­do. Es­tán cons­tru­yen­do vi­vien­das ba­ra­tas, fá­ci­les de ha­cer, re­sis­ten­tes y cons­trui- das con plás­ti­co desechable.

La lis­ta con­ti­núa y las ideas son ca­da vez más lla­ma­ti­vas, pe­ro la alar­ma si­gue pre­sen­te: el pla­ne­ta ya no aguan­ta más plás­ti­co.

“La me­jor for­ma que te­ne­mos pa­ra ac­tuar es di­cién­do­le ‘chao’ al plás­ti­co desechable”, in­vi­ta Que­sa­da. “Es cam­bian­do nues­tros há­bi­tos. Ca­da vez que lle­ga­mos a un su­per­mer­ca­do te­ne­mos que pen­sar: ¿ne­ce­si­to esa bo­te­lla, ne­ce­si­to esa pa­ji­lla, ne­ce­si­to esa bol­sa?”.

Si esas pre­gun­tas no lo de­tie­nen, ca­da vez que vea un pes­ca­do en su pla­to, pre­gún­te­se cuán­to plás­ti­co co­mió ese pez y cuán­to es­tá dis­pues­to a in­ge­rir us­ted.

Si esa ima­gen tam­po­co es su­fi­cien­te, pien­se en en la tor­tu­ga lo­ra que se re­tor­ció del do­lor por nues­tra cul­pa; o re­cuer­de a Ca­cahue­te, la tor­tu­ga de Mi­su­ri que cre­ció de­for­ma­da por el plás­ti­co que man­tie­ne seis la­tas uni­das. Nues­tro plás­ti­co.

Si es­tos tres pa­sos no lo ha­cen re­con­si­de­rar sus há­bi­tos y no lo ha­cen sen­tir com­ple­ta­men­te mi­se­ra­ble y aver­gon­za­do, ya na­da lo ha­rá.

(!"!? ((= 6 >!=

í % í é

(!"!? ((= 6 >!=

, %

(!"!? >C ! =C ="> $" !( !$ = "C!$

) 0% ? ! á

(!"!? > $C C 'C >!=

= ) )) ó á " #í

(!"!? ((= 6 >!=

)0 0%

((= 6 >!= (!"!? " = $" '' (!"!?

) % # $%& é á ! é # & % % )í/ ) ) ) ) % 5 % 4 0 4 & .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.