Bob Dy­lan

+( . ) : + -) .á *) *) ): + + + +

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - #"

ay una pre­gun­ta que de­bo res­pon­der in­clu­so an­tes de que se en­tien­da de qué tra­ta es­te tex­to: no pu­de co­no­cer a Bob Dy­lan.

La acla­ra­ción la ha­go des­de buen ini­cio, pues nor­mal­men­te la de­jo a la mi­tad del re­la­to y sue­le con­ver­tir­se en un fi­nal an­ti­ci­pa­do, ya que es cuan­do con­si­go per­der el in­te­rés de mis in­ter­lo­cu­to­res.

En es­te ca­so, por res­pe­to,

in­vi­to al lec­tor a que pier­da in­te­rés des­de el prin­ci­pio.

Si us­ted con­ti­núa le­yen­do el tex­to, ya con las ex­pec­ta­ti­vas ba­jas, pro­ce­de­ré a ex­pli­car qué ha­go yo es­cri­bien­do en pri­me­ra per­so­na so­bre Bob Dy­lan. El 5 de ma­yo del 2012 el ar­tis­ta dio un show en el Pa­la­cio de los Deportes, en su úni­ca vi­si­ta mu­si­cal a Cos­ta Ri­ca has­ta la fe­cha. An­tes de él, so­bre la mis­ma ta­ri­ma, Fof­fo Goddy, el gru­po del que for­mo par­te, fun­gió co­mo te­lo­ne­ro. Es de­cir que hoy po­dría de­cir: ¡Le abrí un con- cier­to a un pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra!

Da­niel Bis­sin­ger y yo, pa­ra en­ton­ces, so­lía­mos afir­mar que éra­mos un pe­que­ño trío, pues era una ma­ne­ra de dar­le más gran­di­lo­cuen­cia al dúo. Ac­tual­men­te, to­ca­mos co­mo trío y el chis­te ya no tie­ne sen­ti­do. La gra­cia, qui­zá, nun­ca la tu­vo.

Re­gre­so a aque­lla fe­cha, pa­ra la cual nos es­co­gie­ron qui­zá por­que nues­tra pro­pues­ta mu­si­cal, acús­ti­ca y en in­glés, era afín a lo que Dy­lan to­ca­ba en su ju­ven­tud. Lo de él, en sus ini­cios, era un folk que ve­nía car­ga­do de crí­ti­ca po­lí­ti­ca y so­cial, una ca­rac­te­rís­ti­ca del folk es­ta­dou­ni­den­se de los años 70, con la ins­pi­ra­ción de ce­le­bé­rri­mos ar­tis­tas co­mo Woody Guth­rie, Hank Wi­lliams y Pe­te See­ger.

En 1965, mu­chos años an­tes de vi­si­tar Cos­ta Ri­ca, Bob Dy­lan ha­bía de­ja­do de la­do la gui­ta­rra acús­ti­ca y se ha­bía elec­tri­fi­ca­do, ale­ján­do­se tam­bién de la lí­ri­ca po­lí­ti­ca. El cam­bio de pro­pues­ta, en su mo­men­to, ge­ne­ró fuer­tes crí­ti­cas y de­silu­sión de un sec­tor de su fa­na­ti­ca­da, que con­si­de­ra­ba que el ícono mu­si­cal de la pro­tes­ta po­pu­lar se ha­bía “ven­di­do”.

Las en­tra­das pa­ra su con­cier­to en el país aquel sá­ba­do tam­bién se ha­bían ven­di­do re­la­ti­va­men­te bien, se­gún nos en­te­ra­mos. Des­de la tar­de, sin em­bar­go, em­pe­zá­ba­mos a con­fir­mar al­go que ya sos­pe­chá­ba­mos (y que yo ya le ade­lan­té a us­ted, lec­tor): No lle­ga­ría­mos a co­no­cer a Bob Dy­lan aun­que es­tu­vié­ra­mos a es­ca­sos me­tros su­yos.

A las 4:00 p. m., apro­xi­ma­da­men­te, al­guien de la pro­duc­ción nos in­di­có que te­nía­mos ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do sa­lir del ca­me­rino mien­tras Bob Dy­lan hi­cie­ra prue­ba de so­ni­do. No­so­tros aca­ta­mos sin pen­sar­lo dos ve­ces y has­ta nos sen­ti­mos hon­ra­dos de que hu­bie­ra una ins­truc­ción de es­te ti­po en la que nos to­ma­ran en cuen­ta.

De ma­ne­ra si­mul­tá­nea to­do el per­so­nal de se­gu­ri­dad pri­va­da aban­do­na­ba el re­cin­to. In­gre­sa­rían de nue­vo una vez que hu­bie­ran fi­na­li­za­do la ta­rea.

No­so­tros, mien­tras tan­to, asu­mía­mos en si­len­cio que la or­den ve­nía de par­te del mis­mo ar­tis­ta, de­bi­do a lo es-

Ó # 6 !

5 ; . < ó ! " #$%#

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.