TE­RRE­MO­TO DE LI­MÓN, 1991 Tra­ge­dia ALECCIONADORA

NA­DIE IMA­GI­NA­BA QUE UN FUER­TE SIS­MO PO­DRIA PROVOCARSE EN LI­MON. UN SOCOLLÓN DE 7.6 GRA­DOS DE MAG­NI­TUD PROBO LO CON­TRA­RIO. CIEN­TOS DE CA­SAS DA­ÑA­DAS Y CA­SI 50 MUERTOS CAM­BIA­RON AL PAÍS PA SIEM­PRE.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - ! ! Í

To­do era in­cier­to. Ca­da dato fres­co era peor. El 23 de abril de 1991, La Na­ción cir­cu­ló con una so­la no­ti­cia en portada: “Tra­ge­dia es­tre­me­ce al Atlán­ti­co”. El día an­te­rior, un lu­nes, an­tes de las 4 p. m., un te­rre­mo­to de mag­ni­tud de 7,6 gra­dos en la es­ca­la Rich­ter ha­bía azo­ta­do a la pro­vin­cia de Li­món.

“Nue­ve muertos, dato ofi­cial” de­ta­lla­ba el pre­tí­tu­lo de portada esa ma­ña­na. En la tar­de –cuan­do La Na­ción pu­bli­có una edi­ción ex­tra con más in­for­ma­ción so­bre la sa­cu­di­da que se ha­bía sen­ti­do–, se cal­cu­la­ba que los muertos po­dían ser 25. El 24 de abril, el nú­me­ro al­can­za­ba los 46 decesos con­fir­ma­dos. El con­teo fi­nal fue de 48.

“Con los pri­me­ros ra­yos del Sol, es­te sa­cu­di­do puer­to se con­vir­tió en un hor­mi­gue­ro de gen­te an­sio­sa y de­ses­pe­ra­da por ha­cer el peor in­ven­ta­rio de sus vi­das: muer­te, des­truc­ción y mie­do”, es­cri­bió el pe­rio­dis­ta Ni­co­lás Agui­lar des­de Puer­to Li­món, en la edi­ción ex­tra del 23 de abril, lue­go de un re­co­rri­do por va­rios de los pue­blos afec­ta­dos.

Es, to­da­vía hoy, el te­rre­mo­to de ma­yor mag­ni­tud que se ha­ya me­di­do en el país, aun­que hu­bo otros si­mi­la­res con el pa­so de los años. Su efec­to so­bre Li­món, des­de an­tes una pro­vin­cia en des­ven­ta­ja con res­pec­to al res­to del país, son aún vi­si­bles e in­clu­so han se­gui­do afec­tan­do a la po­bla­ción.

“¡En­ci­ma es­to, co­mo si no tu­vié­ra­mos su­fi­cien­te con lo que nos pa­sa­ba! Ese es el cla­mor del pue­blo li­mo­nen­se an­te el te­rre­mo­to que azo­tó su re­gión en la tar­de del 22 de abril”, re­za­ba el edi­to­rial de la re­vis­ta Rum­bo( de La Na­ción), en un es­pe­cial pu­bli­ca­do el 7 de ma­yo de 1991.

IM­PAC­TO

Al día si­guien­te de la tra­ge­dia, los pe­rio­dis­tas sa­ca­ban cálcu­los del nú­me­ro de muertos, en­tre los da­tos ofi­cia­les y aque­llos que ob­ser­va­ron por su cuen­ta. El epi­cen­tro ha­bía si­do en Baja Ta­la­man­ca, a 40 kilómetros de Puer­to Li­món, y en­tre las co­mu­ni­da­des más afec­ta­das es­ta­ban Ba­tán, Pa­ris­mi­na, Si­xao­la y Va­lle de la Es­tre­lla.

El Hos­pi­tal Tony Fa­cio, de tres pi­sos, ha­bía su­fri­do da­ños y los mé­di­cos de­bie­ron aten­der a más de 200 pa­cien­tes en una can­cha de­por­ti­va ve­ci­na; los ca­sos más gra­ves eran en­via­dos a San Jo­sé en avio­ne­ta. Un ho­tel de due­ños orien­ta­les se ha­bía de­rrum­ba­do y se te­mía que en los es­com­bros de la ciu­dad ya­cie­ran to­da­vía más víc­ti­mas.

El mo­vi­mien­tos sís­mi­co

pro­vo­có un in­cen­dio en la se­de de Re­co­pe en Li­món, el cual de­jó otro muer­to. El mie­do a que vol­vie­ra a tem­blar es­tre­pi­to­sa­men­te es­ta­ba tan pre­sen­te en­tre los so­bre­vi­vien­tes que mu­chos de­ci­die­ron pa­sar la pri­me­ra no­che en el pa­tio, al aire li­bre, con tal de no mo­rir aplas­ta­dos por las es­truc­tu­ras de sus ho­ga­res.

La pren­sa arri­ba­ba a Li­món por aire, prin­ci­pal­men- te, en ae­ro­na­ves que tam­bién es­ta­ban des­ti­na­dos a trans­por­tar a he­ri­dos. Du­ran­te el de­sa­rro­llo de la la­bor hu­ma­ni­ta­ria se con­tó con la ayu­da de 37 pi­lo­tos na­cio­na­les, 30 avio­ne­tas, cua­tro avio­nes, 11 he­li­cóp­te­ros y cua­tro avio­nes Hér­cu­les. Paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Hon­du­ras y Co­lom­bia co­la­bo­ra­ron con al­gu­nas de esas na­ves.

El pre­si­den­te de en­ton­ces, Ra­fael Án­gel Cal­de­rón Four­nier, visitó la pro­vin­cia el día si­guien­te del te­rre­mo­to con com­pa­ñe­ros de su ga­bi­ne­te. Mi­nu­tos des­pués de haber lle­ga­do, de­cla­ró a Li­món zo­na de emer­gen­cia na­cio­nal y anun­ció que da­ría prio­ri­dad a los da­ños es­truc­tu­ra­les. “La pro­duc­ción na­cio­nal no se pue­de pa­ra­li­zar”, di­jo, al se­ña­lar la im­por­tan­cia del puer­to pa­ra ex­por­ta­cio­nes.

Una de las his­to­rias que per­mi­tie­ron al res­to del país en­ten­der la gra­ve­dad del desas­tre fue la del pue­blo de Pa­ris­mi­na, el cual se hun­dió par­cial­men­te des­pués del te­rre­mo­to. Ne­go­cios, vi­vien­das y cen­tros de sa­lud que­da­ron des­tro­za­dos. A tra­vés de es­te pe­rió­di­co, la po­bla­ción so­li­ci­tó al país el en­vío de ví­ve­res y agua po­ta­ble.

'É !

Ade­más de los 48 muertos, se­gún da­tos ofi­cia­les, el te­rre­mo­to de Li­món de­jó más de 550 he­ri­dos y ca­si 2.000 ca­sas des­trui­das. Los ca­mi­nos de la pro­vin­cia que­da­ron des­he­chos, así co­mo ca­si to­dos los puen­tes. Una dé­ca­da des­pués, el MOPT ha­bía in­ver­ti­do ca­si ¢2.000 mi­llo­nes en re­pa­rar ca­mi­nos, y aún fal­ta­ba más. Los gas­tos to­ta­les sig­ni­fi­can ¢21.000 mi­llo­nes en co­lo­nes de hoy.

Si bien el epi­cen­tro fue en el Va­lle de la Es­tre­lla, en Li­món, las con­se­cuen­cias se sin­tie­ron en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Des­de lue­go que la zo­na nor­te del país fue la que su­frió me­nos, pe­ro hu­bo he­ri­dos y da­ños es­truc­tu­ra­les en to­da la na­ción.

Pa­ra en­ton­ces, Li­món no era con­si­de­ra­da una zo­na al­ta­men­te sís­mi­ca. Lue­go del te­rre­mo­to se ac­tua­li­zó el Có­di­go Sís­mi­co y se pro­ce­dió a in­cluir nue­vas re­for­mas que de­li­mi­ta­ran dón­de se pue­de cons­truir y cuá­les ca­rac­te­rís­ti­cas de­ben de te­ner las es­truc­tu­ras den­tro del país pa­ra tra­tar de evi­tar da­ños.

No­ti­cia en de­sa­rro­llo Dos dias despues del te­rre­mo­to, las ac­tua­li­za­cio­nes pe­rio­dis­ti­cas y los in­for­mes de las au­to­ri­da­des in­cre­men­ta­ban, y con ellos se crea­ba un pa­no­ra­ma mas com­ple­to de la tra­ge­dia

Ima­ge­nes fre­cuen­tas en abril de 1991 Si no era por el te­rre­mo­to, era por las re­pli­cas: cien­tos de ho­ga­res en el cen­tro de Li­món se des­tru­ye­ron tras el te­rre­mo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.