deKa­pi­ru­cho

ú é ! " ó # $ %& ñ é é é ó

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - Í Á

“Es­te es mi mundo… es­te es mi mundo”. Ka­pi­ru­cho lo re­pi­te pa­ra ase­gu­rar­se de que no que­de du­da al­gu­na de que así es… y en efec­to, no que­da. “Aquí es don­de to­do se trans­for­ma. To­do lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer za­pa­tos, aquí es­tá”.

Su mundo, es de­cir, su pe­que­ño ta­ller lleno de pol­vo y co­lor, ocu­pa el lu­gar más im­por­tan­te de su ho­gar: la par­te tra­se­ra de su ca­sa. A es­te, su oa­sis le ha de­di­ca­do tan­tas ho­ras que ya per­dió la cuen­ta. Es su cóm­pli­ce, su con­fi­den­te y su la­bo­ra­to­rio, y así lo tra­ta.

En­tre má­qui­nas de co­ser, cue­ros de co­lo­res, cor­do­nes y to­dos los ins­tru­men­tos con los que crea ma­gia, re­sal­ta una fra­se–re­cor­da­to­rio es­cri­ta so­bre un pa­pel blan­co: ‘Fuer­za ma­ra­vi­llo­sa del amor, avi­vad mis fue­gos sa­gra­dos pa­ra que mi con­cien­cia des­pier­te’.

Más tar­de me lo ex­pli­ca y to­do tie­ne sen­ti­do. La for­ma en que Ka­pi­ru­cho ve la vi­da na­da tie­ne que ver con la con­ven­cio­nal. Po­co ne­ce­si­ta y con po­co le bas­ta pa­ra ser fe­liz. “La gen­te no tie­ne tiem­po pa­ra de­di­car­le a los de­más, y aun­que no lo crea, us­ted y yo so­mos fa­mi­lia”, me di­ce con­ven­ci­do. “To­dos so­mos fa­mi­lia. La ra­za hu­ma­na es una so­la, no son va­rias. Pe­ro la gen­te no lo ve así. So­lo des­per­tan­do la con­cien­cia po­de­mos ver­lo, pe­ro hay gen­te que te til­da has­ta de idio­ta por­que lo ves así”.

Je­sús Me­lén­dez Sán­chez, pa­ya­so y za­pa­te­ro de 57 años, lle­gó al país ha­ce 36: cuan­do su ál­ter ego –Ka­pi­ru­cho– no exis­tía, cuan­do de za­pa­tos no sa­bía na­da y las pa­ya­sa­das so­lo las ha­bía vis­to en el cir­co.

La ca­be­za de ese jo­ven sal­va­do­re­ño que as­pi­ra­ba a ser in­ge­nie­ro me­cá­ni­co nun­ca ima­gi­nó que ter­mi­na­ría con­fec­cio­nan­do los za­pa­tos de los pa­ya­sos más re­co­no­ci­dos de Cos­ta Ri­ca y que él mis­mo se pon­dría una na­riz ro­ja pa­ra ga­nar­se la vi­da.

Una tar­de con Ka­pi­ru­cho en la sa­la de su ca­sa, ubi­ca­da en De­sam­pa­ra­dos, es un mo­nó­lo­go de re­cuer­dos y anéc­do­tas que des­bor­dan sa­bi­du­ría pu­ra. Co­mo si fue­ra un li­bro de su­pera­ción, su his­to­ria tam­bién tie­ne ca­pí­tu­los te­ñi­dos de gris.

Te­nía 21 años cuan­do su ma­má lo sa­có de El Sal­va­dor, hu­yen­do de la gue­rra ci­vil que los gol­peó en la dé­ca­da de los ochen­ta. “En ese mo­men­to, el país es­ta­ba muy con­vul­so y yo era es­tu­dian­te y tra­ba­ja­dor. Te­nía bar­ba y el pe­lo lo usa­ba gran­dí­si­mo. Ser jo­ven, es­tu­dian­te, bar­bu­do y pe­lu­do en El Sal­va­dor en ese mo­men­to era un aten­ta­do”, di­ce aho­ra son­rien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.