Can­tin­flas

Ó Á É$ Í ‘ Ó ’

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - VISITAS CÉ LEBRES - Ó ,!

ami­na por la ave­ni­da cen­tral un tipo con los pan­ta­lo­nes arri­ba, bien fa­ja­dos, con una boi­na es­ti­lo ma­ri­ne­ro y fuer­tes len­tes de cu­lo de bo­te­lla; no tie­ne un pe­lo en la ca­ra, sal­vo las ce­jas y, aún así, es un tipo muy pa­re­ci­do a Can­tin­flas, pe­ro no tie­ne esas co­mi­llas sim­ples al­re­de­dor de esa bo­ca de son­ri­sa bur­lo­na.

Es 1985. San José es la mis­ma ciudad de hoy, pe­ro más sim­ple, tal vez. El tipo, co­mo otros hoy, ca­mi­na por las ca­lles y com­pra en las tien­das, ha­bla me­xi­cano, pe­ro na­die lo re­co­no­ce. Es co­mo un per­so­na­je de pe­lí­cu­la, tie­ne el ai­re pe­ro ca­mi­na co­mo cual­quie­ra, sin me­near la ca­de­ra, sin volver a ver a ca­da mu­jer que pa­sa. Tal vez.

Así vino al país Mario Moreno, el le­gen­da­rio Can­tin­flas, y pi­dió cuar­to en el Gran Ho­tel Cos­ta Ri­ca. Ca­mi­nó co­mo el hu­mano que era, con sus 74 años a cues­tas, ten­tan­do a la suer­te por la ca­lle y a los que lo pu­die­ran re­co­no­cer, que fue­ron po­cos, al prin­ci­pio, y lue­go fue­ron mu­chos, por la ob­vie­dad de lo ob­vio.

Atra­pa­do en la ju­ga­da de in­cóg­ni­to, el tipo pa­re­ci­do a Can­tin­flas le responde a La Na­ción, que lo entrevistó aquel 27 de di­ciem­bre de 1985 que le gus­ta la “pri­va­cía” y que no era la pri­me­ra vez que ju­ga­ba al des­co­no­ci­do, pe­ro que tam­bién le gus­ta bas­tan­te la fa­ma y, por su­pues­to, el di­ne­ro.

El de­ta­lle es­tá en que ve­nía de pa­sa­di­ta y, co­mo per­so­na­je de sus pe­lí­cu­las, ha­bla­ba con mi­nis­tros, co­mo

Da­ni­lo Ji­mé­nez, el de la Pre­si­den­cia, y con pre­si­den­tes, co­mo Luis Alberto Mon­ge, el hués­ped de la Ca­sa Pre­si­den­cial de turno, que brin­dó unas cuan­tas ve­ces con Mario Moreno. Has­ta carro ofi­cial del Go­bierno le pu­sie­ron a la mano. “No me mo­les­ta la gen­te, me di­vier­te pa­sar inad­ver­ti­do, na­da más por­que la fa­ma le qui­ta a uno mu­cha pri­va­cía, pe­ro sin­ce­ra­men­te es muy sa­tis­fac­to­rio te­ner fa­ma y di­ne­ro”, de­cía Mario Moreno a la pren­sa, des­cu­bier­to por el ca­je­ro del ho­tel, uno de esos que él en al­gu­na oca­sión imi­tó en la pan­ta­lla gran­de.

Aun­que sus per­so­na­jes eran siem­pre del tipo sen­ci­llo, de la cla­se ba­ja tra­ba­ja­do­ra, Moreno no du­da­ba ni un mi­nu­to en lla­mar per­so­nal­men­te al pre­si­den­te Mon­ge, pa­ra echar­le flo­res y has­ta pa­ra acor­dar­se de vi­si­tas pa- sa­das, al me­jor es­ti­lo del diplomático que fin­gió ser en Su ex­ce­len­cia, don­de re­par­tía crí­ti­cas pa­re­jo a los ro­jos y los ver­des en lo que si­mu­la­ba ser una asam­blea de na­cio­nes co­mo Sal­chi­cho­nia y Do­la­ro­nia.

“Se­ñor pre­si­den­te, des­de que lo vi­mos en Puer­to Ri­co no vol­vi­mos a sa­ber na­da de us­ted, re­ci­ba hoy mi afec­to, mi ca­ri­ño y mis res­pe­tos; lo me­jor del mun­do pa­ra us­ted, se­ñor Pre­si­den­te”, le de­cía Moreno a Mon­ge sin mu­cho ro­deo, sin el tí­pi­co can­tin­fleo de sus diá­lo­gos pe­li­cu­les­cos.

A tan­to lle­ga­ba la bro­ma del in­cóg­ni­to, que Moreno ase­gu­ra­ba que ni en el bar­co que abor­dó en Ca­li­for­nia sa­bían que él, uno de los ac­to­res me­xi­ca­nos más fa­mo­sos del si­glo XX, iba ahí.

Pe­ro Can­tin­flas tam­bién vino co­mo su per­so­na­je, en vi­si­ta ofi­cial be­né­fi­ca, a Cos­ta Ri­ca, no más em­pe­zan­do el go­bierno de Luis Alberto Mon­ge, en 1982, cuan­do cum­plió con vi­si­tas, ce­nas, brin- dis con el pre­si­den­te y has­ta el es­treno de la pe­lí­cu­la del mo­men­to, la de El Ba­rren­de­ro, que pu­so las en­tra­das al ci­ne cin­co ve­ces más ca­ras.

Pa­ra esa vez no le sa­lió la bro­ma del tipo des­co­no­ci­do que ca­mi­na por San José y se tu­vo que des­ha­cer en be­sos, abra­zos, agra­de­ci­mien­tos an­te mu­che­dum­bres y par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des be­né­fi­cas, pe­ro tam­bién pa­só por la Ca­sa Pre­si­den­cial de Za­po­te, pa­ra una vi­si­ta más per­so­nal a Mon­ge, y por El Pue­blo, en ba­rrio Tour­nón.

Los pa­seos del tipo pa­re­ci­do a Can­tin­flas, sin el bi­go­ti­to, se re­pi­tie­ron has­ta en cin­co oca­sio­nes, quién sa­be cuán­tas bur­lan­do a los me­dios; es más, en la vi­si­ta del 82 re­cor­dó la de 1974, cuan­do él dio el ban­de­ra­zo de sa­li­da a las obras pa­ra cons­truir el Par­que de Di­ver­sio­nes. Lo cier­to es que, co­mo de­cía Can­tin­flas, cuan­do él es­ta­ba en Cos­ta Ri­ca era por­que no es­ta­ba en otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.