Ate­rri­za­jes en pleno ‘boom’

Í Ó Ó

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - VISITAS CÉ LEBRES - " É (

o hu­bo vio­li­nes, trom­bo­nes ni ba­rí­to­nos. Aque­llas ha­brán si­do de las pre­sen­ta­cio­nes más si­len­cio­sas que se re­cuer­den en el Tea­tro Na­cio-

nal. Dos ti­pos sen­ta­dos, di­ri­gién­do­se a un au­di­to­rio re­ple­to que so­lo acu­dió a eso: a es­cu­char­los ha­blar. Las vi­si­tas de Juan Rul­fo y Ju­lio Cor­tá­zar en la dé­ca­da del años 70 son uno de los su­ce­sos más re­cor­da­dos por la es­ce­na li­te­ra­ria del país. Que un escritor lle­ne va­rias ve­ces el Tea­tro Na­cio­nal se tor­na hoy ca­si im­pen­sa­ble, pe­ro en aque­llos años del boom la­ti­noa­me­ri­cano, las lle­ga­das del me­xi­cano y el ar­gen­tino cau­sa­ron un re­vue­lo que se ex­ten­dió más allá de la ca­pa in­te­lec­tual del país.

Am­bas vi­si­tas se en­mar­ca­ron den­tro de los es­fuer­zos del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, di­ri­gi­do en­ton­ces por Car­men Na­ran­jo, por traer a in­te­lec­tua­les de pri­me­ra lí­nea pa­ra com­par­tir su pen­sa­mien­to.

Así lo re­me­mo­ra Car­los Fran­cis­co Eche­ve­rría, quien en­ton­ces te­nía 24 años y tra­ba­ja­ba en la di­vi­sión de Ar­tes y Le­tras del Mi­nis­te­rio. “Re­cuer­do in­clu­so que Marta Tra­ba, des­ta­ca­da crí­ti­ca de ar­te ar­gen­ti­na, vino y lle­nó el Tea­tro Na­cio­nal con sus char­las. Nun­ca se me ol­vi­da un par de mu­cha­chas con­fun­dién­do­la con una can­tan­te, ha­blan­do de lo lin­do que can­ta­ba Marta Tra­ba, por­que veían el tea­tro lleno”.

*** El do­min­go 23 de fe­bre­ro de 1975 ate­rri­zó Juan Rul­fo. “En me­dio de una mul­ti­tud, irre­co­no­ci­do, co­mo él pre­fie­re, Juan Rul­fo des­cen­dió del jet de Lac­sa co­mo cual­quier ciu­da­dano co­mún”, des­cri­be un pie de fo­to de La Na­ción del día si­guien­te.

La fo­to­gra­fía –un Rul­fo se­rio, de tra­je en­te­ro y con sus in­con­fun­di­bles ga­fas grue­sas– acom­pa­ña una en­tre­vis­ta que le reali­zó el periodista Car­los Mo­ra­les, quien lo re­co­gió en el ae­ro­puer­to y lo acom­pa­ñó por el res­to del día.

Ya ha­bían pa­sa­do dos dé­ca­das des­de la pu­bli­ca­ción de El llano en llamas (1953) y Pe­dro Páramo (1955), obras que le bas­ta­ron a Rul­fo pa­ra si­tuar­se en el ca­non de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. Na­die se guar­da­ba elo­gios pa­ra el escritor de Sa­yu­la, Ja­lis­co, quien des­de en­ton­ces no pu­bli­có na­da más y quien siem­pre de­bió dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre ese mu­tis­mo.

“¿Es­tá tran­qui­lo con dos li­bros?”, le pre­gun­tó Mo­ra­les. “Uno nun­ca es­tá tran­qui­lo con na­da. La vi­da es una in­con­for­mi­dad eter­na, lo que pa­sa es que no pien­so mu­cho en eso”. “¿Es que se ha ne­ga­do a es­cri­bir más?”, in­sis­tió el periodista. “No, no. Es más bien fal­ta de tiem­po y el pro­ble­ma de te­ner que tra­ba­jar en otras co­sas pa­ra vi­vir. Tam­bién un po­co de flo­je­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.