Gar­cía Már­quez

Í Ó ! Ó

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - VISITAS CÉ LEBRES - Í ú" 3 " 3 í á & ( % /0<0 - ó $ % /00= ó 5 ! é

mbos son le­yen­das, pe­ro de ca­li­bres di­fe­ren­tí­si­mos: Ga­briel Gar­cía Már­quez (1927-2014), el escritor, se con­vir­tió en un mito uni­ver­sal de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na; la so­da Pa­la­ce (19291999), el cen­tro de ter­tu­lias jo­se­fino, per­sis­te en la me­mo­ria bohe­mia de es­te país que es co­mo un pa­ñue­lo. Jun­tos, hi­cie­ron his­to­ria el sá­ba­do 7 de abril de 1979; cla­ro, po­quí­si­mos lo sa­ben.

Sin ma­yor avi­so, Gar­cía Már­quez arri­bó a Cos­ta Ri­ca el vier­nes 6 por la no­che con una in­ten­ción cla­ra: re­unir­se con Ro­dri­go Ca­ra­zo, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, pa­ra po­ner­lo al tan­to de los avances de un mo­vi­mien­to en defensa de los de­re­chos hu­ma­nos. En­ton­ces, el au­tor de Cien años de so­le­dad (1967) y El oto­ño del pa­triar­ca (1975) pro­mo­vía una ini­cia­ti­va en ese cam­po lla­ma­da Ha­beas. Fue una vi­si­ta de 40 ho­ras; par­tió el do­min­go 8, a las 11 a. m.

Pa­ra en­ton­ces, el co­lom­biano ya era ce­le­bé­rri­mo, así que no du­ró mu­cho tiem­po co­mo in­cóg­ni­to.

A la redacción de La Na­ción lle­ga­ron dos cam­pa­na­zos que hi­cie­ron al pe­rio­dis­mo En­ri­que To­var sa­lir en ca­rre­ra ha­cia Alajuela, pues el cro­nis­ta na­ci­do en Ara­ca­ta­ca se en­con­tra­ba en el Club de Leo­nes. Asis­tió por in­vi­ta­ción del pre­si­den­te a la con­me­mo­ra­ción de la Ba­ta­lla de Rivas. Al lle­gar, To­var en­con­tró un gran al­bo­ro­to y a un gen­tío que es­cu­cha­ba al co­no­ci­do au­tor “co­mo si fue­ra un pro­fe­ta”.

El re­por­te­ro ti­co tu­vo suer­te; un afa­ble Gar­cía Már­quez le con­ce­dió una en­tre­vis­ta. Ca­ra­zo se los lle­vó a su ca­sa en Escazú y du­ran­te tres ho­ras conversaron y to­ma­ron ca­fé. “Le te­nía aler­gia a las gra­ba­do­ras. Me di­jo: ‘Si en­cien­de la gra­ba­do­ra, me ca­llo’. Fue a pu­ra li­bre­ta y la­pi­ce­ro. Lo re­cuer­do co­mo un hom­bre sen­ci­llo, hu­mil­de, se­gu­ro de él; le en­can­ta­ba ha­blar con la gen­te, lo dis­fru­ta­ba, pe­ro le gus­ta­ba la con­ver­sa­ción, no un mo­nó­lo­go”, re­cuer­da To­var.

Aun­que im­pro­vi­sa­da y en cons­truc­ción, la agen­da de ac­ti­vi­da­des del escritor aquí no le da­ba res­pi­ro. Hu­bo reunio­nes con el go­bierno, en­tre­vis­tas, fies­ta y con­vi­vios con el me­dio li­te­ra­rio cos­ta­rri­cen­se. Fue pre­ci­sa­men­te en el fes­te­jo noc­turno en ca­sa de Fran­cis­co de Mendiola don­de el dra­ma­tur­go Da­niel Ga­lle­gos lo co­no­ció.

Fue pu­ra suer­te: es­tar en el lugar co­rrec­to a la ho­ra co­rrec­ta. Ga­lle­gos es­ta­ba con unos ami­gos y lo con­vo­ca­ron al ága­pe.

La afi­ni­dad li­te­ra­ria hi­zo que Ga­lle­gos ter­mi­na­ra des- per­tan­do a Alberto Ca­ñas y con­vi­dan­do a Sa­muel Ro­vins­ki pa­ra jun­tos ar­mar una ame­na con­ver­sa­ción con el periodista co­lom­biano.

La no­che les ce­rró mu­chas puer­tas, pe­ro siem­pre que­da­ba la so­da Pa­la­ce. “Ter­mi­na­mos en la Pa­la­ce, tan tí­pi­co. Gar­cía Már­quez era un hom­bre muy ama­ble, abier­to y sim­pá­ti­co. Es­tu­vo muy a gus­to; in­clu­so, lle­ga­ron unos gui­ta­rris­tas. Ha­bla­mos de li­te­ra­tu­ra y contamos anéc­do­tas; re­cuer­do que con­tó la his­to­ria de un hom­bre que vio en un em­bar­ca­de­ro y que, cuan­do se abrió el abri­go, sa­lie­ron in­fi­ni­dad de po­lli­tos; era lo nor­mal y era rea­lis­mo má­gi­co”, re­la­ta el dra­ma­tur­go. Tan­ta his­to­ria de la que la Pa­la­ce fue es­ce­na­rio has­ta su cie­rre en 1999; aho­ra es otra ven­ta de po­llo fri­to más.

Los es­cri­to­res ya ha­bían co­rri­do la voz y el do­min­go se su­ma­ron más per­so­na­li­da­des del mun­do cul­tu­ral y li­te­ra­rio a un desa­yuno con el crea­dor de la bri­llan­te sa­ga de los Buen­día. Ade­más de los noc­tám­bu­los par­ti­ci­pa­ron Hay­dée de Lev, Gui­do Fer­nán­dez, Car­los Ca­ta­nia, Joa­quín Gu­tié­rrez y Mia Ga­lle­gos, en­tre otros.

Ya con­ver­ti­do en le­yen­da y con el tí­tu­lo de No­bel de Li­te­ra­tu­ra (1982), Gar­cía Már­quez re­gre­só a prin­ci­pios de se­tiem­bre de 1996.

Fue otra vi­si­ta re­lám­pa­go, al­go más cor­ta: so­lo es­tu­vo 20 ho­ras, acom­pa­ña­do por su es­po­sa Mer­ce­des. Tam­bién era un fin de se­ma­na, tam­bién se reunió con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de turno, José Ma­ría Figueres, a quien ha­bía co­no­ci­do en Car­ta­ge­na (Co­lom­bia).

Sin em­bar­go, en esa oca­sión, con­ver­só du­ran­te tres ho­ras con el man­da­ta­rio, fun­cio­na­rios y es­pe­cia­lis­tas por­que que­ría que Cos­ta Ri­ca fue­ra un la­bo­ra­to­rio de la edu­ca­ción, cu­ya ex­pe­rien­cia fue­se apro­ve­cha­da por otros paí­ses; la con­ver­sa­ción se cen­tró en el mo­de­lo pro­mo­vi­do por el Con­ser­va­to­rio de Cas­te­lla, fun­da­do por Ar­nol­do He­rre­ra.

Du­ran­te la no­che de ese sá­ba­do 7 de se­tiem­bre, Gui­do Sáenz, ex­mi­nis­tro de Cul­tu­ra, los aten­dió en su ca­sa Pie­dra Azul, en Escazú, tras una pe­ti­ción que Figueres le hi­zo la vís­pe­ra. “Era un en­can­to el tipo; te­nía tan­to mun­do”, afir­ma aquel an­fi­trión.

Una le­yen­da no ne­ce­si­ta de mu­chas ho­ras pa­ra de­jar­nos una es­te­la inol­vi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.