# % )

) É ) * * ) ) ) * + , ) Ó - + É

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

o so­lo soy nie­ta de Flo­ra y Clau­dio, sino que tam­bién soy nie­ta del an­ti­guo bal­nea­rio Los Jun­ca­les, que que­da­ba en San Ra­fael Arri­ba de Des­am­pa­ra­dos. Ahí don­de se pa­sea­ban, to­ma­ban el sol, do­min­guea­ban, co­mían hue­vos du­ros y ju­ga­ban tan­tos ba­ñis­tas ti­cos.

Ese lu­gar, fun­da­do por mi bi­sa­bue­lo Jo­sé Mo­ra­les Díaz en 1945, es­tá en mi ár­bol ge­nea­ló­gi­co y me per­si­gue. Ca­da vez que al­guien se en­te­ra de mis orí­ge­nes, me cuen­ta una anéc­do­ta: “ahí me lle­va­ba mi ma­má pa­ra que apren­die­ra a na­dar”, “ahí me ca­sé yo”, “en el sa­lón, con la or­ques­ta La Tremenda, me pe­gué mis me­jo­res bai­la­das”.

El bal­nea­rio ce­rró ha­ce 31 años, me­ses des­pués de mi na­ci­mien­to, con el fa­lle­ci­mien­to de mi abue­lo Clau­dio Mo­ra­les, quien asu­mió el ne­go­cio jun­to con su es­po­sa Flo­ra Ba­di­lla. Ce­rró cuan­do las pe­leas de quie­nes se pa­sa­ban de tra­gos y el ar­duo tra­ba­jo del ne­go­cio su­peró las ener­gías de mi abue­li­ta.

Sin em­bar­go, tres dé­ca­das des­pués, en la men­te de mu­chas per­so­nas aún que­dan los re­cuer­dos vi­vi­dos en ese cen­tro de en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar.

Ha­bía tres pis­ci­nas: la de ni­ños, la me­dia­na y la gran­de, es­ta úl­ti­ma te­nía el tram­po­lín más al­to de Cen­troa­mé­ri­ca que cau­só uno que otro sus­to en­tre los más atre­vi­dos. Más de una vez mi pa­pá y sus her­ma­nos tu­vie­ron que ha­cer de res­ca­tis­tas y lan­zar­se a sa­car al que brin­có sin sa­ber na­dar.

Pa­ra suer­te de los vi­si­tan­tes, pa­pá, mi tío y mi tía se dis­tin­guen por ser gran­des na­da­do­res pues la vi­da les dio la opor­tu­ni­dad de cre­cer en­tre pis­ci­nas. Aún na­dan. Aún re­cuer­do aquel pa­seo a la is­la Tor­tu­ga don­de pa­pi de­ci­dió que el bar­co iba de­ma­sia­do des­pa­cio y pre­fi­rió lan­zar­se al mar abier­to pa­ra lle­gar a tie­rra fir­me. Allá nos es­pe­ró mien­tras el res­to de su fa­mi­lia des­de la em­bar­ca­ción, en­tre sus­to y or­gu­llo, lo veía­mos bra­cear con es­ti­lo. Las aven­tu­ras con es­te hom­bre ma­ra­vi­llo­so son te­ma pen­dien­te pa­ra otro tex­to.

Re­gre­san­do a los Jun­ca­les, es­ta­ban las can­chas de­por­ti­vas, las ven­tas de co­mi­das, el sa­lón de bai­le –que por la no­che unió tan­tas pa­re­jas– y los bo­tes que se pa­sea­ban por un río Jor­co aún sin con­ta­mi­nar. To­do por 25 cén­ti­mos la en­tra­da.

Aún ten­go du­das de la ve­ra­ci­dad de la si­guien­te his­to­ria pe­ro cre­cí es­cu­chan­do so­bre la no­via que mu­rió en esos bo­tes. Días an­tes de su bo­da, fue a ce­le­brar con su pro­me­ti­do y su me­jor ami­go. Los hom­bres se pe­lea­ron, el bar­qui­to se dio vuel­ta y ella se aho­gó. Eso cuen­ta pa­pi. Ade­más, cuen­ta que lue­go apa­re­cía una mu­jer ves­ti­da de no­via ca­mi­nan­do so­bre el agua. La le­yen­da de Los Jun­ca­les.

En­tre otras anéc­do­tas, en aque­lla épo­ca, mi tía Na­tas­ha se en­car­ga­ba de ven­der he­la­dos. Un día, se me­tie­ron los la­dro­nes y echa­ron to­dos los he­la­dos a la pis­ci­na, ama­ne­cie­ron las pa­le­tas de ma­de­ra flo­tan­do en el agua con aho­ra mez­cla de sa­bo­res.

Pa­pi, por su par­te, tra­ba­ja­ba ven­dien­do pe­rros ca­lien- tes en un pues­ti­to de co­mi­da rá­pi­da. Por eso, hoy en día, sus pe­rros ca­lien­tes son dig­nos de con­de­co­ra­ción. ¡Tie­nen que pro­bar­los!

Mi abue­li­ta se iba al mer­ca­do ca­da ma­dru­ga­da pa­ra com­prar los in­gre­dien­tes de las co­mi­das. “Era to­do muy ti­co, arro­ci­to con po­llo, ga­llos de pa­pa, olla de car­ne, len­gua, so­pa de mon­don­go”, me cuen­ta es­te mu­je­rón que ten­go por abue­la, mien­tras la bo­ca se me ha­ce agua.

Ella co­ci­na­ba, aten­día los res­tau­ran­tes y se en­car­ga­ba del ne­go­cio de al­qui­ler de ves­ti­dos de ba­ño. Los la­va­ba el día an­te­rior por la no­che y pa­ra la ma­ña­na si­guien­te ya es­ta­ban lis­tos y cla­si­fi­ca­dos por ta­llas pa­ra quie­nes no te­nían su pro­pio tra­je pa­ra el agua. “Ese ne­go­cio no ser­vía mu­cho por­que a ve­ces la gen­te no te­nía pla­ta pa­ra pa­gar el al­qui­ler y me de­ja­ban co­sas res­pon­dien­do: un par de bo­tas, unas ver­du­ras, cual­quier otra pren­da de ro­pa. Lue­go, nun­ca las lle­ga­ban a re­co­ger y se de­ja­ban el ves­ti­do de ba­ño”, re­cuer­da do­ña Flo­ra, quien ade­más es maes­tra de pro­fe­sión.

Mien­tras mi abue­li­ta ha­bla, mi pa­pá me­te la cu­cha­ra re­cor­dan­do las or­ques­tas que pa­sa­ron por el sa­lón de bai­le, tan­tas y tan va­ria­das, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Los me­jo­res bai­lon­gos de la épo­ca. Hoy to­do se re­du­ce a re­cuer­dos, a anéc­do­tas, a le­yen­das. De Los Jun­ca­les que­da un te­rreno es­pe­ran­do un fu­tu­ro in­cier­to, que­dan la ri­sas de mi abue­li­ta cuan­do cuen­ta que en­tre las pe­leas de los bo­rra­chos a ella le pa­sa­ban por las ore­jas los pe­da­zos de vi­drio de las bo­te­llas que­bra­das (“¡qué cua­tro co­sas!”, di­ce), que­dan los pe­rros ca­lien­tes que mi pa­pá ha­ce con tan­to ex­per­ti­se, las es­pal­das for­ni­das de mi tía y mi tío que son co­mo pe­ces en el agua, que­da el ca­ri­ño por ese sa­lón de bai­le que hoy se le al­qui­la a una igle­sia evan­gé­li­ca y que­dan los re­cuer­dos de tan­tos cos­ta­rri­cen­ses que pa­sa­ron ahí sus me­jo­res días de va­ca­cio­nes. Que­da es­ta his­to­ria que a mí me to­ca­ba con­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.