De Diana

& + * : # ; + 6 8 6 ! * í ! & * * # *+ * ó * / á

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - ('

l aniver­sa­rio de la muer­te de Diana de Ga­les vol­vió a po­ner el fo­co en la ac­tual es­po­sa del prín­ci­pe Car­los, Ca­mi­la, “la otra”, a la que la prin­ce­sa lle­gó a apo­dar la “rott­wei­ler”.

Du­ran­te años, Ca­mi­la Par­ker Bow­les fue vi­li­pen­dia­da co­mo una sa­bo­tea­do­ra de ma­tri­mo­nios que arrui­nó el cuen­to de ha­das de Car­los y Diana , pe­ro aho­ra go­za de una acep­ta­ción re­la­ti­va en­tre los bri­tá­ni­cos.

Tras la muer­te de Diana en 1997, Ca­mi­la y Car­los ai­rea­ron su vie­jo ro­man­ce, al prin­ci­pio con dis­cre­ción y lue­go ya abier­ta­men­te, tras su bo­da en el 2005.

Par­ker Bow­les se con­vir­tió en du­que­sa de Cor­nua- lles al ca­sar­se con el he­re­de­ro al trono y po­dría aca­bar sien­do prin­ce­sa con­sor­te si su ma­ri­do lle­ga a ser rey.

Sin em­bar­go, Ca­mi­la “no te­nía nin­gu­na am­bi­ción de con­ver­tir­se en prin­ce­sa, du­que­sa, ni si­quie­ra en rei­na”, es­cri­bió Penny Ju­nor, bió­gra­fa del prín­ci­pe Car­los, en el 2015.

“So­lo que­ría es­tar con el prín­ci­pe de Ga­les, dar­le su apo­yo. Su ma­tri­mo­nio le ha de­vuel­to la vi­da a Car­los”, aña­dió.

Ca­mi­la Shand –su nom­bre ori­gi­nal– na­ció en Lon­dres el 17 de ju­nio de 1947, y re­ci­bió una crian­za muy tra­di­cio­nal.

Nie­ta del no­ble Lord Ash­com­be, al­ter­nó su asis­ten­cia a es­cue­las en Lon­dres, Sui­za y Fran­cia, con la vi­da fa­mi­liar en la man­sión cam­pes­tre del con­da­do de Sus­sex, en el sur de In­gla­te­rra.

Atrac­ti­va y lle­na de con­fian­za, Ca­mi­la co­no­ció al prín­ci­pe en un par­ti­do de po­lo a prin­ci­pios de los años 1970, y más tar­de se con­vir­tie­ron en ín­ti­mos que pa­sa­ban tiem­po jun­tos en los apar­ta­men­tos pri­va­dos de Car­los en el pa­la­cio de Buc­king­ham.

Sin em­bar­go, Ca­mi­la cre­yó que Car­los nunca le pe­di­ría ma­tri­mo­nio y aca­bó ca­sán­do­se con el mi­li­tar An­drew Par­ker Bow­les, con quien tu­vo dos hi­jos.

Los sen­ti­mien­tos per­du­ra­ron y Car­los si­guió vién­do­la tras ca­sar­se en 1981 con Diana, quien, se­gún Ju­nor, la bau­ti­zó “la rott­wei­ler”.

La re­la­ción se in­ten­si­fi­có a fi­na­les de aque­lla dé­ca­da, coin­ci­dien­do con el de­rrum­be del ma­tri­mo­nio de Car­los, co­mo pro­ba­ron unas fa­mo­sas y tó­rri­das con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas di­fun­di­das por la pren­sa en­ton­ces.

Ca­mi­la y An­drew Par­ker Bow­les se di­vor­cia­ron en 1995, un año an­tes que Car­los y Diana.

Tras la muer­te de La­di Di man­tu­vie­ron la dis­cre­ción pe­ro po­co a po­co que­dó cla­ro que con­vi­vían co­mo pa­re­ja.

Des­pués de pla­ni­fi­car­lo cui­da­do­sa­men­te du­ran­te me­ses, pro­ta­go­ni­za­ron su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca en 1999.

Car­los y Ca­mi­la se ca­sa­ron en Wind­sor, don­de la fa­mi­lia real tie­ne un cas­ti­llo, el 9 de abril del 2005, en una ce- re­mo­nia ci­vil a la que si­guió una ben­di­ción re­li­gio­sa en pre­sen­cia de la rei­na Isabel II.

Es­tan­do am­bos di­vor­cia­dos, se de­ba­tió mu­cho si de­bían ca­sar­se por la igle­sia, a la luz, en par­ti­cu­lar, del fu­tu­ro pa­pel de Car­los co­mo Go­ber­na­dor Su­pre­mo de la Igle­sia de In­gla­te­rra si as­cien­de al trono.

Po­lé­mi­cas al mar­gen, la bo­da –que se re­tra­só un día pa­ra per­mi­tir al no­vio asis­tir a los fu­ne­ra­les del pa­pa Juan Pa­blo II– atra­jo a una en­tu­sias­ta mul­ti­tud de 20.000 per­so­nas a las in­me­dia­cio­nes del cas­ti­llo de Wind­sor.

Tras la bo­da, la pa­re­ja se in­te­gró en los de­be­res tí­pi­cos de la fa­mi­lia real, de las inau­gu­ra­cio­nes a las vi­si­tas al ex­tran­je­ro, pa­san­do por las va­ca­cio­nes en Bal­mo­ral, Es­co­cia, mien­tras Ca­mi­la se­guía cul­ti­van­do su ima­gen de aris­tó­cra­ta in­gle­sa, aman­te del pa­ño tweed y los ca­ba­llos. Se di­ce que el tiem­po to­do lo cu­ra y, en es­te ca­so, el ada­gio pa­re­ce apli­car a la per­fec­ción cuan­do, por fin, se ga­nó el afec­to de la fa­mi­lia real, in­clui­dos los hi­jos de Diana, Gui­ller­mo y En­ri­que.

“Los chi­cos que­rían a su ma­dre y sa­bían lo que pen­sa­ba de Ca­mi­la pe­ro, al mis­mo tiem­po, se da­ban cuen­ta de que su pa­dre se ha­bía sen­ti­do so­lo y de que es­ta mu­jer ale­gra­ba su vi­da”, es­cri­bió Ju­nor en el Daily Te­le­graph en el 10º aniver­sa­rio de su bo­da.

( & ('

" ' -B - á í # ; *

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.