! !"#$! %& '$#($'"$# (&# $

) " * (") * +!, - .& $# ) #" $! $ ! &)$ " ! &! ! !) ! ( # / '$#. !ó , 0 ! !"# $ & #) $! é' ! ' # ! (& ! & 1$ '$( !& ' # /// $ !$ #$ .& $ (á! ( ' 0 $ %& ,"'" $#/

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - +&í )á 5+ 6

Ha­bía un bar­be­ro y su es­po­sa, y ella era her­mo­sa. Un es­tú­pi­do bar­be­ro y su es­po­sa. Ella era su ra­zón y su vi­da. Y ella era her­mo­sa, y ella era vir­tuo­sa. Y él era... in­ge­nuo”.

Las le­tras de la can­ción sa­len de la bo­ca de Johnny Depp. Cá­ma­ras, lu­ces y ma­qui­lla­je lo trans­for­ma­ron en uno de los per­so­na­jes más ma­lé­vo­los que ha in­ter­pre­ta­do el ac­tor en su bri­llan­te pa­so por la pan­ta­lla gran­de.

El clá­si­co mu­si­cal re­vi­vió en 2007: Swee­ney Todd ha­bía vuel­to. El director es­ta­dou­ni­den­se Tim Bur­ton lle­vó la historia del bar­be­ro ase­sino y su cóm­pli­ce, su es­po­sa –la se­ño­ra Lo­vett–, a la gran pan­ta­lla de for­ma im­pe­ca­ble. Am­bos per­so­na­jes ase­si­na­ban jun­tos a sus clien­tes pa­ra lue­go con­ver­tir sus cuer­pos en pas­te­les de car­ne y ven­der­los.

La cin­ta es os­cu­ra, es dra­má­ti­ca… es fic­ción.

Si hay al­go que el ser hu­mano se ha en­car­ga­do de de­jar en fir­me es que no hay fan­ta­sía som­bría que no pue­da ser su­pe­ra­da en la vi­da real, y que no hay mal­dad que no pue­da ir siem­pre más allá. Es­ta se­ma­na, otro es­ca­lo­frian­te ca­so se abrió pa­so en los me­dios del mun­do pa­ra de­mos­trar­lo.

Los ru­sos Natalia y Dmitry Baks­hee­va fue­ron quie­nes le­van­ta­ron la mano pa­ra de­cir­le a la ca­ra al director de ci­ne co­no­ci­do por sus gó­ti­cas

“y ex­cén­tri­cas fan­ta­sías: no nos im­pre­sio­na.

Los dos miem­bros de “la fa­mi­lia caníbal”, co­mo fue­ron apo­da­dos, con­fe­sa­ron no so­lo ha­ber ase­si­na­do du­ran­te dos dé­ca­das a trein­ta per­so­nas, sino tam­bién ha­ber usa­do la car­ne de sus víc­ti­mas pa­ra ha­cer pas­te­les que lue­go ven­dían en restaurantes y ca­fe­te­rías de la ciu­dad.

La historia de la pa­re­ja es tan in­con­ce­bi­ble que los in­ves­ti­ga­do­res lla­ma­ron a un psi­có­lo­go des­de le­jos pa­ra des­ci­frar si la ver­sión que de­cían era cier­ta y si real­men­te es­ta­ban sien­do tes­ti­gos de lo que pa­re­cía ser: uno de los

‘ $ ’

% # " # / 8 9 2 $

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.