.7 647# #

&#% . ! 8 . 7' -6 #%7Ó .7 4'5# . !5'8 # 6!5# ' # !5' ! $ .# $ . !5'8 # 6!5# ' # 4#! #4 $Í#! 7 5 !#! 4#! '%& ! 7 !'. 7' 8 4'! 6 ('! $ 5'!

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

re­ten­día es­cri­bir sobre cual­quier otro te­ma que a us­te­des qui­zá les in­tere­sa­ra: la in­dig­na­ción que to­dos sen­ti­mos tras el ca­so del ce­men­ta­zo, el dis­fru­te que me ge­ne­ra ver a Víctor Car­va­jal en te­le­vi­sión na­cio­nal, las pe­que­ñas ac­cio­nes que po­de­mos ha­cer pa­ra mi­ti­gar el cam­bio cli­má­ti­co o el tru­co pa­ra ama­rrar­se los za­pa­tos en tan so­lo tres se­gun­dos. Qui­se pe­ro no pu­de. No ten­go ca­be­za pa­ra otra co­sa que no sea mi Ju­lia­na. Na­ció ha­ce mes y me­dio, y mi es­truc­tu­ra ce­re­bral cam­bió. Aho­ra pien­so en pa­ña­les (es in­creí­ble la va­rie­dad que exis­te), en po­ner­me la ro­pa que me fa­ci­li­te sa­car­me las te­tas en cual­quier lu­gar, en man­te­ner­me des­pier­ta du­ran­te las ma­dru­ga­das, en de­sin­fec­tar to­da la ca­sa a dia­rio, en im­pe­dir que al­gún zan­cu­do se le acer­que, en ha­cer­le las me­jo­res fotos, en gra­bar en mi ca­be­za ca­da una de sus mue­cas. Gra­bar, sobre to­do, cuan­do son­ríe.

Lle­vo un mes sin dor­mir. Exa­ge­ro. A ve­ces duer­mo pe­río­dos de cua­ren­ta mi­nu­tos, a ve­ces de diez, úl­ti­ma­men­te he lo­gra­do has­ta tres ho­ras se­gui­das (¡qué de­li­cia!). Mi es­ta­do de áni­mo fluc­túa en­tre el llan­to in­cons­cien­te y la fe­li­ci­dad más ple­na.

Soy ma­dre pri­me­ri­za, es de­cir, no es­ta­ba pre­pa­ra­da

pa­ra las tras­no­cha­das, las du­das, los mie­dos y tam­po­co sa­bía que se po­día lle­gar a amar tan­to a al­guien con tan so­lo se­gun­dos de te­ner­la en­tre los bra­zos.

La ma­ter­ni­dad que pin­tan en películas, fo­to­gra­fías, afi­ches y ca­jas de pa­ña­les, don­de to­do es ter­nu­ra ma­dre e hi­jo, es so­lo una par­te.

El res­to in­vo­lu­cra an­gus­tia, can­san­cio, preo­cu­pa­cio­nes… ¿qué va a ser de mí cuan­do Ju­lia­na quie­ra co­mer tie­rra o cuan­do pla­nee su pri­mer via­je so­la?, ¿có­mo voy a en­fren­tar el día que se mu­de a su apar­ta­men­to de sol­te­ra?

Me­jor ni pien­so en eso. Hoy me ale­gro por las cues­tio­nes más in­sig­ni­fi­can­tes: por­que se le qui­tó el hi­po, por­que hi­zo ca­ca ama­ri­lla, por­que au­men­tó 500 gra­mos de pe­so o por­que fui ca­paz de cor­tar­le las uñas sin las­ti­mar­le ni me­dio de­do.

Me ale­gro tam­bién por las co­sas más su­bli­mes: por­que su llan­to es el so­ni­do más her­mo­so que hay en mi ca­sa, por­que ya no me san­gran los pe­zo­nes en ca­da to­ma, por­que pue­do ver en sus abue­los una mi­ra­da de amor pro­fun­do que me con­mue­ve o por­que Ju­lia­na tie­ne mis ojos.

Ni si­quie­ra soy ca­paz de es­cri­bir de se­gui­do. Me he de­te­ni­do dos ve­ces por una ra- zón que lo jus­ti­fi­ca to­do: mi pe­lo­ta tie­ne ham­bre.

De he­cho, pen­sé que se me iba a ha­cer im­po­si­ble es­cri­bir es­te tex­to. La vi­da se de­tie­ne por unos días o unos me­ses, don­de to­do gi­ra al­re­de­dor de es­ta nue­va cria­tu­ra.

A pesar de eso, in­ten­to ha­cer tan­to co­mo pue­do. Me obli­go a es­tar pen­dien­te de las no­ti­cias, a ver el par­ti­do de Sa­pris­sa, a sa­lir a ju­gar con mis pe­rros, a ha­cer co­sas que me man­ten­gan cuer­da y, que a la lar­ga, ha­gan que mi be­bé se sien­ta or­gu­llo­sa de mí.

Hoy, por pri­me­ra vez des­de su na­ci­mien­to, fui­mos al su­per­mer­ca­do. Ne­ce­si­ta­ba po­ner a Ju­lia­na en el fu­lar y sa­lir, a don­de fue­ra, ella y yo jun­tas. El ini­cio de una vi­da de aven­tu­ras. Ja­más ima­gi­né que dis­fru­ta­ra tan­to re­co­rrer el pa­si­llo de en­la­ta­dos.

La vi­da se sien­te di­fe­ren­te cuan­do car­gas a tu hi­ja en el pe­cho.

Bó B

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.