ES­CO­GER

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

$sco­ger es fá­cil. Sea un den­tí­fri­co, un au­to­mó­vil, una vi­vien­da o una pa­re­ja. Hay dos o más op­cio­nes. Us­ted op­ta por la que más le gus­ta. Fá­cil. Lo di­fí­cil es es­co­ger bien. Por­que el pro­ce­so es mu­cho más com­ple­jo de lo que pa­re­ce. Y siem­pre se rea­li­za con al­gún ni­vel de in­cer­ti­dum­bre.

To­me­mos el den­tí­fri­co. La pas­ta de dien­tes tie­ne más de un si­glo de co­mer­cia­li­zar­se (y aun así cues­ta unos 7000 co­lo­nes el ki­lo, créa­lo o no).

En cual­quier su­per­mer­ca­do us­ted en­con­tra­rá va­rias mar­cas, en va­rias for­mu­la­cio­nes, pa­ra di­fe­ren­tes pro­pó­si­tos, con di­fe­ren­tes ta­ma­ños y con di­fe­ren­tes pre­cios.

Esa mis­ma mul­ti­pli­ci­dad de op­cio­nes (más de 50 en un su­per­mer­ca­do), uni­da a las con­si­de­ra­cio­nes pro­pias del con­su­mi­dor (pro­pó­si­to, ca­pa­ci­dad de com­pra, gus­tos …) ha­cen que la can­ti­dad de com­bi­na­cio­nes sea tal que rea­li­zar una se­lec­ción óp­ti­ma re­quie­ra una ho­ja de cálcu­lo y mu­chas ho­ras de re­co­pi­lar y ana­li­zar in­for­ma­ción.

Sin em­bar­go, sin ne­ce­si­dad de ha­cer na­da de eso, us­ted sa­le del su­per­mer­ca­do con una pas­ta de dien­tes. ¿Có­mo lo hi­zo? So­lo su pei­na­dor lo sa­be.

O pen­se­mos en al au­to­mó- vil. Tam­bién aquí la ofer­ta es múl­ti­ple en ti­pos de vehícu­los, mar­cas, modelos, mo­to­res, nú­me­ro de puer­tas, can­ti­dad de pa­sa­je­ros, etc. 220 modelos en el úl­ti­mo su­ple­men­to de es­te dia­rio. Y tam­bién nues­tras ne­ce­si­da­des son di­ver­sas: pro­pó­si­to de uso, nú­me­ro de miem­bros en el nú­cleo fa­mi­liar, ca­pa­ci­dad de pa­go o de ac­ce­so al cré­di­to, etc.

Pe­ro, a di­fe­ren­cia de la pas­ta de dien­tes, lo que es­tá en jue­go es tan im­por­tan­te (eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do) que us­ted se in­vo­lu­cra: bus­ca in­for­ma­ción en In­ter­net, se ase­so­ra con otros pro­pie­ta­rios o con su me­cá­ni­co, vi­si­ta los sa­lo­nes de ex­hi­bi­ción … Y ter­mi­na ad­qui­rien­do un vehícu­lo. Y no ne­ce­sa­ria­men­te por­que hi­zo una com­pa­ra­ción ra­cio­nal, sino por­que al­gún as­pec­to par­ti­cu­lar (ejem­plo, el co­lor) lo hi­zo de­ci­dir­se, en de­tri­men­to de otros cri­te­rios.

¿Y qué de­cir de una vi­vien­da? La com­pra de la vi­da pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas. ¿Qué no con­si­de­ra­re­mos? El ti­po de vi­vien­da, la ubi­ca­ción, el ac­ce­so, los ser­vi­cios dis­po­ni­bles, el pre­cio y la dis­po­ni­bi­li­dad de fi­nan­cia­mien­to …. ¿Qué sue­ños no pro­yec­ta­rá la fu­tu­ra pro­pie­ta­ria en esa vi­vien­da? Ma­tri­mo­nio, hi­jos, fa­mi­lia, amis­ta­des, des­can­so, fies­ta …. La bús­que­da, lle­na de in­cer­ti­dum­bre, se pro­lon­ga por me­ses has­ta ese mo­men­to má­gi­co en que apa­re­ce, de la na­da, la ca­sa de lo sue­ños. Y se com­pra. Aun­que lue­go el ve­cin­da­rio no re­sul­te tan agra­da­ble, o los au­men­tos de ta­sas pon­gan los pa­gos cues­ta arri­ba, o el cam­bio de tra­ba­jo nos obli­gue a des­pla­zar­nos mu­cho más. Pe­ro bueno: es­co­gi­mos y te­ne­mos que vi­vir con ello. Es una in­ver­sión, nos con­so­la­mos.

Y ni ha­ble­mos ya de la pa- re­ja. Cuán­tas op­cio­nes: se cuen­tan por cen­te­na­res o mi­les. Cuán­tos arran­ques en fal­so. Tan­tos cri­te­rios que sa­tis­fa­cer. Tan­tas per­so­nas del en­torno a con­si­de­rar. Cuán­tos mie­dos. Cuán­tas re­ser­vas. Cuán­tos fan­tas­mas. Pe­ro des­pués de me­ses, o años; de inicios, pau­sas, rup­tu­ras y re­con­ci­lia­cio­nes; de pon­de­rar to­do lo pon­de­ra­ble, de la be­lle­za fí­si­ca a la bon­dad de co­ra­zón, nos de­ci­di­mos y da­mos el “sí”. Con la fal­sa creen­cia de que, en el fu­tu­ro me­dia­to o le­jano, se­re­mos quie­nes so­mos hoy; que si al­go no pa­re­ce fun­cio­nar, ya lo cam­bia­re­mos; que to­do sal­drá a pe­dir de bo­ca; que no ha­brá otros; que con los hi­jos me­jo­ra; que con­ti­go pan y ce­bo­lla.

Pues bien. Hay otras es­co­gen­cias en la vi­da que pa­re­cen com­bi­nar las ca­rac­te­rís­ti­cas de to­das las de­más.

No ten­dre­mos to­da la in­for­ma­ción, pe­ro con­fia­mos en que en­con­tra­re­mos una regla de oro que nos per­mi­ta es­co­ger en­tre tan­ta va­rie­dad. No po­dre­mos pon­de­rar to­das las va­ria­bles en jue­go, pe­ro al­gu­nas ha­brá, so­bre to­das, que nos de­ci­da por es­ta o por aque­lla op­ción.

Es­co­ge­re­mos con la fe de que lo ha­re­mos con­fian­do en dis­tin­tos cri­te­rios, pro­pios o aje­nos, que son im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros, por­que sa­be­mos que ten­drá un im­pac­to du­ra­de­ro en nues­tras vi­das. Ele­gi­re­mos con­fia­dos en que lo que se ve es lo que hay, y que la es­co­gen­cia se­rá po­si­ti­va y fruc­tí­fe­ra, y que no nos de­frau­da­rá, frus­trán­do­nos y ha­cién­do­nos ver­nos y sen­tir­nos mal por ello.

Pe­ro ele­gir, te­ne­mos que ele­gir. Por­que no ha­cer­lo es la peor de las op­cio­nes. Y por­que, fi­nal­men­te, aun­que us­ted no se me­ta en po­lí­ti­ca, la po­lí­ti­ca, tar­de o tem­prano, se me­te­rá con us­ted.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.