2! ( (%".! que pal­pi­ta

2 ) , , ( ' ( ) '' ,ó ' ) * é , ' ' + í í * / - )

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA - (/2Í :Á!A/#@

ecía Jorge Luis Bor­ges que “so­mos nues­tra me­mo­ria, so­mos ese qui­mé­ri­co mu­seo de for­mas in­cons­tan­tes, ese mon­tón de es­pe­jos ro­tos”.

Veo jó­ve­nes cu­rio­sos, adul­tos aten­tos. Veo adul­tos ma­yo­res con ga­nas de con­ver­sar: de con­tar quié­nes son y de mos­trar­nos con sus pa­la­bras la Cos­ta Ri­ca que los vio cre­cer.

Mien­tras mi ge­ne­ra­ción con­tem­pla el con­tex­to po­lí­ti­co más ago­ta­dor y crí­ti­co que ha vi­vi­do, 14 adul­tos ma­yo­res apar­ta­ron una no­che pa­ra re­la­tar­nos sus vi­ven­cias. Pa­ra con­tar­nos lo mu­cho que aman el país que su ge­ne­ra­ción y las an­te­rio­res cons­tru­ye­ron, y las ra­zo­nes por las que no­so­tros no po­de­mos dar­nos el lu­jo de que se

nos es­cu­rra de las ma­nos.

Es­te miér­co­les 14 de fe­bre­ro, los pa­si­llos del Mu­seo Na­cio­nal se lle­na­ron de oí­dos cu­rio­sos que ro­dea­ban esas vo­ces con an­sias de trans­mi­tir su sa­bi­du­ría.

La ac­ti­vi­dad Mu­seo de la Me­mo­ria, rea­li­za­da en el mar­co del Art City Tour ¡Por amor a Che­pe!, in­vi­tó a un gru­po de adul­tos ma­yo­res de di­fe­ren­tes ám­bi­tos con un men­sa­je claro: ellos tie­nen mu­cho que con­tar, y no­so­tros mu­cho que apren­der.

Las pie­zas de la mues­tra eran ellos mis­mos, dis­tri­bui- dos por to­do el mu­seo. Los ob­ser­va­do­res, no­so­tros: con la li­ber­tad de con­ver­sar y ha­cer­les cual­quier pre­gun­ta.

“La idea sur­ge de la ne­ce­si­dad de crear es­te es­pa­cio en el que us­ted es­tá aho­ri­ta que no exis­te, o que exis­te de otras for­mas: más co­mo una con­fe­ren­cia o un se­mi­na­rio, pe­ro no co­mo una di­ná­mi­ca don­de la gen­te puede ir eli­gien­do los te­mas o las per­so­nas a las que quie­ra acer­car­se”, co­men­tó Da­vid Car­va­jal, di­rec­tor crea­ti­vo de la agen­cia JWT, quie­nes jun­to a la Aso­cia­ción Ge­ron­to­ló­gi­ca Cos­ta­rri­cen­se (Age­co), el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y el Mu­seo Na­cio­nal, hi­cie­ron la ac­ti­vi­dad po­si­ble.

“Es­pe­rá­ba­mos mu­cha gen­te pe­ro no tan­ta. Yo creo que van a ter­mi­nar lle­gan­do en­tre 3000 y 4000 per­so­nas al fi­nal de la ac­ti­vi­dad”, agre­gó Car­va­jal. “Po­de­mos res­ca­tar un mon­tón de me­mo­rias e in­for­ma­ción que hay y que no es­tán es­cri­ta en los li­bros. Ge­ne­ra re­la­cio­nes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les”.

Johan­na Fer­nán­dez, pre­si­den­ta de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Age­co, des­ta­có la im­por­tan­cia de es­cu­char a nues­tros ma­yo­res y dar­les el lu­gar que me­re­cen pa­ra re­cons­truir la me­mo­ria his­tó­ri­ca del país.

“Es una ac­ti­vi­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal que nos ha gus­ta­do mu­cho por­que jó­ve­nes cos­ta­rri­cen­ses han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de com­par­tir con per­so­nas que han for­ja­do nues­tro país en di­fe­ren­tes cam­pos: en nues­tra cul­tu­ra, de­por­te, ar­qui­tec­tu­ra, en la mú­si­ca. Que­re­mos tam­bién res­ca­tar la historia del país, por­que es historia vi­va. Nos la es­tán con­tan­do di­rec­ta­men­te los pro­ta­go­nis­tas”, ase­gu­ró Fer­nán­dez.

“No es lo mis­mo que us­ted lo lea de un li­bro a que us­ted ten­ga al pro­ta­go­nis­ta y pue­da pre­gun­tar­le por los he­chos. Es la historia vi­vien­te, que pocas ve­ces te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer, por­que ya al­gu­nos no es­tán vi­vos o es­tán en­fer­mos. Tam­bién es un re­co­no­ci­mien­to a es­tas per­so­nas que le pue­den se­guir dan­do al país”, di­jo.

Jun­to a ellos, re­co­rri­mos pa­si­llos, nos sen­ta­mos a con­ver­sar y a pre­sen­tar­nos. A pe­dir­les al­gún men­sa­je o al­gu­na anéc­do­ta pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Al­go que no quie­ren que se ol­vi­de.

So­lo así, po­de­mos re­cons­truir jun­tos los es­pe­jos ro­tos de Bor­ges. So­lo así, po­dre­mos re­cor­dar por siem­pre quie­nes so­mos… y de don­de ve­ni­mos.

( - ó ¡

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.