La His­to­ria del ex­tra­te­rres­tre que re­sult ser mo­mia

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICION -

!ta, co­mo le lla­man a la mo­mia, fue ha­lla­da ha­ce más de 10 años en una mi­na en el pue­blo de La No­ria, en el de­sier­to de Ata­ca­ma en Chi­le.

De acuer­do con la BBC, su apa­rien­cia dio pie a mu­chas con­je­tu­ras. In­clu­so hu­bo un do­cu­men­tal que su­ge­ría que Ata po­dría ser evi­den­cia de vi­si­tan­tes ex­tra­te­rres­tres.

Por mu­cho tiem­po, la teo­ría se man­tu­vo y se cons­tru­yó co­mo una reali­dad co­lec­ti­va. Pe­ro, las­ti­mo­sa­men­te pa­ra mu­chos, las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes aca­ba­ron con esas teo­rías.

“Lo sor­pren­den­te, que des­de el prin­ci­pio nos hi­zo pen­sar que ha­bía al­go ex­tra­ño, fue la apa­ren­te ma­du­rez de los hue­sos”, le di­jo Garry No­lan, pro­fe­sor de mi­cro­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en Ca­li­for­nia a la BBC.

Los cien­tí­fi­cos que han ha­bla­do so­bre el des­cu­bri­mien­to, ase­gu­ra­ron que “el cuer­po se veía mu­cho más ma­du­ro a pe­sar de que el es­pé­ci­men fue­ra más pe­que­ño. Cree­mos que uno o más de los ge­nes mu­ta­dos fue res­pon­sa­ble de es­to”.

Ata so­lo tie­ne 10 pa­res de cos­ti­llas, en vez de 12, una ca­rac­te­rís­ti­ca que nun­ca se ha­bía vis­to en hu­ma­nos. “Cree­mos que la ni­ña na­ció muer­ta o mu­rió in­me­dia­ta­men­te des­pués de na­cer", di­jo No­lan. “Es­ta­ba tan mal for­ma­da que le hu­bie­ra si­do im­po­si­ble ali­men­tar­se. En su con­di­ción, ha­bría ter­mi­na­do en la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos”.

El es­que­le­to, que se man­tie­ne in­tac­to, su­gie­re que Ata na­ció ha­ce unos 40 años.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción del pro­fe­sor No­lan co­men­zó en 2012, cuan­do un ami­go lo lla­mó y le di­jo que po­si­ble­men­te ha­bía en­con­tra­do un ex­tra­te­rres­tre.

“Lo que co­men­zó co­mo una his­to­ria de ex­tra­te­rres­tres, en reali­dad es una his­to­ria de tra­ge­dia hu­ma­na”, ase­gu­ró. “Una mu­jer tu­vo un be­bé con mal­for­ma­cio­nes, fue pre­ser­va­do y lue­go em­pe­ña­do o ven­di­do”.

“De­be ser de­vuel­ta al país de ori­gen y en­te­rra­da de acuer­do a las cos­tum­bres de los lo­ca­les”, aña­dió.

Los ex­per­tos di­cen que los es­tu­dios que ha­gan con Ata tie­nen el po­ten­cial de me­jo­rar la com­pren­sión de los des­ór­de­nes ge­né­ti­cos de los hue­sos.

“Nun­ca se ha­bía vis­to un ca­so co­mo es­te. Así que na­die ha re­vi­sa­do su ge­né­ti­ca”, con­clu­yó No­lan.

/ í ,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.