ALEGRIA

ES NUESTRA OBLIGACION Y DEBERIA SER NUESTRA VOCACION DEFENDER LA ALEGRIA. ESA ALEGRIA QUE NUESTRA UNICA SECTA.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

Cuan­do us­ted es­té le­yen­do es­to, mu­chos cos­ta­rri­cen­ses es­ta­re­mos ejer­cien­do nues­tro de­re­cho a ele­gir a nues­tro pró­xi­mo go­ber­nan­te. Lo ha­re­mos en ma­yor o me­nor nú­me­ro, pro­ba­ble­men­te con igual en­tu­sias­mo que el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, pe­ro des­pués de una de las cam­pa­ñas más ex­tra­ñas, y vi­cio­sas, de nuestra his­to­ria re­cien­te.

Que la es­co­gen­cia fi­nal se reali­ce en­tre dos con­vi­da­dos de pie­dra; que uno de ellos su­pon­ga el con­ti­nuis­mo de un go­bierno que, na­ci­do en me­dio de una gran es­pe­ran­za, tam­bién de­frau­dó, co­mo tan­tos pre­de­ce­so­res; que el otro se ha­ya vo­la­do de un plu­ma­zo la tra­di­ción li­be­ral de am­bas re­pú­bli­cas y vuel­to a in­tro­du­cir la re­li­gión en la po­lí­ti­ca; que la ma­yor preo­cu­pa­ción del de­ba­te ha­ya gi­ra­do en torno a nuestra orien­ta­ción y pre­fe­ren­cias se­xua­les y los de­re­chos que las acom­pa­ñan y que la ar­gu­men­ta­ción se ha­ya vis­to re­em­pla­za­da por la opi­nión vi­trió­li­ca, la no­ti­cia fal­sa o el sim­ple in­sul­to en las re­des so­cia­les, son fac­to­res que han arro­ja­do la ga­so­li­na de la vi­ru­len­cia so­bre la ho­gue­ra de la pa­sión.

Y el am­bien­te de ten­sión ha si­do tan cons­tan­te y tan pro­lon­ga­do que ti­rios y tro­ya­nos he­mos lle­ga­do a con­ven­cer­nos de que, en ca­so de ga­nar el que me­nos nos gus­ta, el país se abo­ca­rá a hun­dir­se en el caos, sea eco­nó­mi­co, sea ideo­ló­gi­co. Y no es pa­ra tan­to. Cuan­do es­te do­min­go en la no­che se­pa­mos el re­sul­ta­do, nos acos­ta­re­mos, so­se­ga­dos, o desa­so­se­ga­dos, se­gún sea el ca­so. Pe- ro el lu­nes vol­ve­re­mos a ama­ne­cer en el país más fe­liz de La­ti­noa­mé­ri­ca y uno de los más fe­li­ces del mun­do. Vi­vi­mos en el país más fe­liz del mun­do por­que nos lo cree­mos. Y con jus­ta ra­zón. En par­te por me­ro azar. Por­que go­za­mos de un cli­ma que elu­de con tal sol­tu­ra los ex­tre­mos de tem­pe­ra­tu­ra que es ca­si im­po­si­ble mo­rir por esa cau­sa. Y de una po­si­ción geo­grá­fi­ca que nos exi­me de tor­men­tas y hu­ra­ca­nes fre­cuen­tes. Pe­ro en par­te tam­bién por pre­vi­sión, que evi­ta que un tem­blor o un te­rre­mo­to cau­sen más que da­ños ma­te­ria­les.

Pe­ro lo so­mos tam­bién por jus­to mé­ri­to. Por­que va­rias ge­ne­ra­cio­nes he­mos tra­ba­ja­do pa­ra ello. Por­que nos lo he­mos ga­na­do. Por­que he­mos cul­ti­va­do un es­ti­lo de vi­da en el que no hay pro­ble­ma que se re­sis­ta a la es­pe­ra de que se acla­ren los nu­bla­dos del día. Y por­que pre­fe­ri­mos con­ce­der a pe­lear. Y por­que he­mos in­ver­ti­do en edu­ca­ción y sa­lud pa­ra to­dos, lo que nos he­mos aho­rra­do en ar­mas. Y nos he­mos do­ta­do de ins­ti­tu­cio­nes que se en­car­gan de que las co­sas, mal que bien, me­jor o peor, su­ce­dan, si no pa­ra to­dos, sí pa­ra la ma­yo­ría. Y de un mo­de­lo de es­ta­do de de­re­cho en el que na­die pue­de ejer­cer su po­der ar­bi­tra­ria­men­te y en el que to­dos go­za­mos de ga­ran­tías. Y de una li­ber­tad de ex­pre­sión y un ré­gi­men de li­ber­tad de pren­sa ca­si per­fec­tos. Y de un es­ti­lo de vi­da re­pu­bli­cano que es or­gu­llo de pro­pios y en­vi­dia de ex­tra­ños.

Y tam­bién por nues­tro na­tu­ral. Por­que so­mos igua­la­dos a fuer de lla­nos. Y edu­ca­dos y cor­te­ses. Y nos gus­ta ayu­dar, aun­que no se­pa­mos có­mo. Y ha­ce­mos ga­la de hu- mor has­ta en las con­di­cio­nes más in­sos­pe­cha­das. Y nos gus­ta va­ci­lar. Y fes­te­jar. Por­que nos gus­ta mu­cho reír­nos: son­reír y car­ca­jear­nos. Por­que así ex­pre­sa­mos, co­ti­dia­na­men­te, nues­tro “pu­ra vi­da”, nuestra pe­cu­liar ver­sión tro­pi­cal de “la joie de vi­vre”.

Sé que to­do es­to pue­de so­nar a lu­gar co­mún, a sim­pli­fi­ca­ción, a es­te­reo­ti­po e in­clu­so a mis­ti­fi­ca­ción. Por­que el dis­cur­so no pue­de es­con­der que, en la vi­da de los pue­blos, co­mo en la de las per­so­nas, a to­dos nos to­ca nuestra do­sis de in­for­tu­nio y no to­do es, ni de le­jos, co­lor de ro­sa. Ni lo es pa­ra to­dos. Ni to­dos los días.

Pe­ro en tan­to los in­for­tu­nios sean re­ver­si­bles, la ten­den­cia na­tu­ral se im­po­ne. Y esa ale­gría de vi­vir, en lo esen­cial, no se ve­rá afec­ta­da ma­ña­na, des­pués de co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos, ni tie­ne por qué afec­tar­se du­ran­te es­tos cua­tro años. La po­dre- mos vol­ver a dis­fru­tar, y la vol­ve­re­mos a dis­fru­tar, ca­da ma­ña­na, por­que es nuestra. Es nues­tro pa­tri­mo­nio, na­tu­ral y cul­tu­ral. Y co­mo en el poe­ma de Ma­rio Be­ne­det­ti, es nuestra obli­ga­ción, y de­be­ría ser nuestra vo­ca­ción, defender esa ale­gría. Esa ale­gría que es, co­mo di­ce Ne­ru­da en su poe­ma a Na­zim Hik­met, nuestra úni­ca secta. Sea quien sea. Pe­se a quien pe­se. Defender la ale­gría.

ó

Íñ / 2 8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.