# $ & ' ( #

) * ' $ $Ó # +$#, - $, ( Ú . ' ( # & #$. # # * Ú $ , # $ $Ó # Í $ !

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PAGINA NEGRA - Í Á

lo lar­go de la his­to­ria del cris­tia­nis­mo se ha in­sis­ti­do en re­tra­tar la ima­gen de Je­su­cris­to de una for­ma her­mo­sa, im­po­lu­ta.

Ojos azu­les, al­to, gua­po, de piel blan­ca, ca­be­llos do­ra­dos dig­nos de cual­quier anun­cio de cham­pú.

Esa ima­gen, ge­ne­ra­da a tra­vés de obras ar­tís­ti­cas du­ran­te si­glos, pa­ra­ce es­tar bien lar­go de la reali­dad.

La es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca Joan E. Tay­lor, his­to­ria­do­ra ex­per­ta en la Bi­blia, la fi­gu­ra de Je­sús y los prin­ci­pios de Cris­tia­nis­mo pu­bli­có es­te

mes su li­bro: ¿Qué as­pec­to te­nía Je­sús?

Tras re­ca­bar evi­den­cias cien­tí­fi­cas y ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas pa­ra re­ve­lar as­pec­tos co­mo a qué et­nia per­te­ne­cía el Me­sías his­tó­ri­co, la his­to­ria­do­ra de­ta­lla al me­nos cua­tro as­pec­tos de su fí­si­co.

Tay­lor re­ve­la que Je­sús de Na­za­reth no me­día más de 1,65 me­tros, y te­nía una com­ple­xión muscu­losa. Su piel era te­ñi­da y su ca­be­llo os­cu­ro, al igual que sus ojos.

Pa­ra lle­gar a es­tas con­clu­sio­nes, la his­to­ria­do­ra es­tu­dió es­cri­tu­ras y do­cu­men­tos de la épo­ca y en­con­tró allí des­crip­cio­nes de Moi­sés y Da­vid que los de­fi- nen co­mo hom­bres apues­tos.

En el ca­so de Je­sús, no exis­te nin­gu­na re­fe­ren­cia a su be­lle­za.

“En épo­cas an­ti­guas los cris­tia­nos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que Je­sús no so­lo era po­co agra­cia­do, sino que era un hom­bre muy feo, a raíz de una des­crip­ción del li­bro de Isaías que de­cía ‘no te­nía be­lle­za o ma­jes­tad que atra­je­ra’”, es­cri­be el si­tio 20mi­nu­tos.es

La in­ves­ti­ga­ción de Tay­lor no lle­ga a afir­mar exac­ta­men­te eso, pe­ro sí ase­gu­ra que la fal­ta de des­crip­cio­nes acer­ca de su apa­rien­cia fí­si­ca se­ña­la que Je­sús era un hom­bre nor­mal.

“No hay na­da par­ti­cu­lar­men­te es­pe­cial que iden­ti­fi­que su ca­ra y fi­gu­ra”, le di­jo la au­to­ra a la re­vis­ta co­lom­bia­na Se­ma­na.

Pa­ra en­ten­der có­mo lu­cía un hom­bre tí­pi­co en el si­glo l, la his­to­ria­do­ra ana­li­zó res­tos hu­ma­nos lo­ca­li­za­dos en el te­rri­to­rio co­rres­pon­dien­te a Ju­dea y Ga­li­lea.

De es­ta for­ma pu­do de­ta­llar ade­más que era de ba­ja es­ta­tu­ra y su pe­so de­bía ron­dar en­tre 58 y 64 ki­lo­gra­mos.

Je­sús tu­vo que ha­ber te­ni­do apa­rien­cia de un in­di­vi­duo del Me­dio Orien­te, se­gún la au­to­ra, con­cre­ta­men­te de “lo que hoy co­rres­pon­de a los ira­quíes, los más cer­ca­nos en tér­mi­nos bio­ló­gi­cos”.

Tam­bién de­ta­lló que po­si­ble­men­te te­nía ci­ca­tri­ces por su tra­ba­jo de car­pin­te­ría y que pa­re­cía un hom­bre de más de 30 años, da­do que la piel de ese ti­po de tra­ba­ja­do­res­ta­ba más ex­pues­ta al sol.

“Es muy pro­ba­ble que lle­va­ra una bar­ba por la sim­ple ra­zón de que en aque­llos tiem­pos la gen­te no acos­tum­bra­ba ir al bar­be­ro. Su ves­ti­men­ta es­ta­ría com­pues­ta por una tú­ni­ca blan­ca muy sen­ci­lla que lle­ga­ba a sus ro­di­llas, y no la lar­ga y vis­to­sa que lu­ce en las imá­ge­nes”, es­cri­bió el me­dio ar­gen­tino.

El tex­to in­di­ca que pro­ba­ble­men­te lu­cía co­mo las per­so­nas de Ju­dea y Egip­to. Re­gis­tros his­tó­ri­cos mos­tra­ron que los ha­bi­tan­tes de Ju­dea ten­dían a man­te­ner su ca­be­llo y bar­ba ra­zo­na­ble­men­te cor­tos y bien pei­na­dos pa­ra ale­jar a los pio­jos, un gra­ve pro­ble­ma en­ton­ces.

Je­sús, se­gún Tay­lor, en su li­bro de 288 y 77 ilus­tra­cio­nes, de­bió ha­cer lo mis­mo.

Tay­lor no es la úni­ca en cues­tio­nar la ima­gen tra­di­cio­nal que se ha te­ni­do en el cris­tia­nis­mo his­tó­ri­ca­men­te.

En el 2015, Ri­chard Nea­ve, un mé­di­co y ar­tis­ta de la Uni­ver­si­dad de Ma­ches­ter, uti­li­zó evi­den­cia fo­ren­se pa­ra re­cons­truir su ca­ra. Am­bos coin­ci­den que de­bió ser un mo­reno con ras­gos del Me­dio Orien­te.

La ima­gen de Je­sús es­bel­to, se­gún Tay­lor, vie­ne de una lar­ga tra­dic­ción de ar­te oc­ci­den­tal y “co­mo el ar­te eu­ro­peo tu­vo tan­ta in­fluen­cia, esa fi­gu­ra se vol­vió es­tán­dar. Los mi­sio­na­rios la lle­va­ron por el mun­do y lue­go las pe­lí­cu­las la res­pal­da­ron”.

En su ma­yo­ría re­pre­sen­ta­cio­nes bi­zan­ti­nas, es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes no es­ta­ban ba­sa­das en nin­gu­na evi­den­cia his­tó­ri­ca, sino que fue­ron rea­li­za­das de es­ta for­ma pa­ra re­for­zar la idea de Je­sús co­mo el hi­jo de Dios: el lí­der ce­les­tial que vino a la tie­rra.

Se­gún la ex­per­ta, de­ta­lla Se­ma­na, mu­chas de ellas se ins­pi­ra­ron en un jo­ven Zeus y por eso tie­nen tra­jes más ele­gan­tes a los que en reali­dad de­bió usar Je­sús. Aun­que la ima­gen que el mun­do he­re­dó no es acer­ta­da, ase­gu­ra Tay­lor, “lo cier­to es que re­sul­tó ser una mar­ca po­de­ro­sa”.

3 (& 0 ú ó " ó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.