RA­ZO­NES POR LAS QUE SE ACON­SE­JA CON­SU­MIR MARGARINA

La margarina es una gra­sa sa­lu­da­ble que le me­jo­ra el sabor a las co­mi­das, ade­más de que brin­da ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra las ac­ti­vi­da­des dia­rias y apor­ta áci­dos gra­sos esen­cia­les, in­dis­pen­sa­bles pa­ra la sa­lud.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN -

Pa­ra me­jo­rar el sabor, el aro­ma y la tex­tu­ra de los pla­ti­llos, la margarina es uno de esos in­gre­dien­tes que nun­ca fal­ta en las recetas de los cos­ta­rri­cen­ses. Sin em­bar­go, ¿al­gu­na vez has es­cu­cha­do qué es la margarina y cuá­les son sus be­ne­fi­cios? Pa­ra ex­pli­car­te más so­bre es­te in­gre­dien­te, re­cu­rri­mos a Gabriela Car­tín, nu­tri­cio­nis­ta ase­so­ra de Nu­mar. Así po­drás acla­rar to­das las du­das re­la­cio­na­das con es­te te­ma. De acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, “la margarina es una­mez­cla de acei­tes ve­ge­ta­les y agua”. Co­mo sus in­gre­dien­tes son de ori­gen ve­ge­tal, es­ta no apor­ta co­les­te­rol y, ade­más, fa­ci­li­ta la in­ges­ta de áci­dos gra­sos esen­cia­les, in­dis­pen­sa­bles pa­ra la sa­lud. “De­bi­do a los in­gre­dien­tes uti­li­za­dos y a los pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción em­plea­dos pa­ra las mar­ga­ri­nas Nu­mar los pro­duc­tos son li­bres de áci­dos gra­sos trans”, ex­pli­ca Car­tín.

Fun­cio­nes de la margarina

Den­tro de los apor­tes de la margarina pa­ra la sa­lud se des­ta­ca que per­mi­te el trans­por­te y la ab­sor­ción de vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles (A, D, E, K). Tam­bién ayu­da a man­te­ner y pre­ser­var la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral; brin­da ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra las ac­ti­vi­da­des dia­rias y apor­ta áci­dos gra­sos esen­cia­les, in­dis­pen­sa­bles pa­ra la sa­lud. La re­co­men­da­ción del con­su­mo de gra­sas por día es de 25 y 30% del to­tal de ca­lo­rías dia­rias. Es de­cir, si tu con­su­mo ca­ló­ri­co dia­rio es de 2.000 kcal; en­tre 500 y 600 kcal po­drían pro­ve­nir de las gra­sas, dis­tri­bui­das en to­dos los tiem­pos de co­mi­da, in­clu­yen­do una va­rie­dad de ali­men­tos fuen­te de es­te nu­trien­te. En­tre ellos, acei­tes ve­ge­ta­les, agua­ca­te, se­mi­llas y mar­ga­ri­nas.

Tres mi­tos so­bre las gra­sas

El cre­cien­te in­te­rés de las per­so­nas por co­no­cer un po­co más de los ali­men­tos que con­su­men, ha lle­va­do a mu­chos a desa­rro­llar múl­ti­ples mi­tos so­bre las die­tas y los ali­men­tos idea­les pa­ra la sa­lud. Es­tos son tres mi­tos que de­bés co­no­cer so­bre las gra­sas ( en las que se in­clu­yen las mar­ga­ri­nas):

01 Las gra­sas son da­ñi­nas pa­ra el co­ra­zón.

Fal­so. No to­das las gra­sas son igua­les y, si bien es cier­to, el ex­ce­so de al­gu­nas de ellas pue­de ele­var los lí­pi­dos san­guí­neos, es­tán aque­llas que fun­cio­nan co­mo pro­tec­to­ras de la sa­lud car­dio­vas­cu­lar. En­tre es­tas, las gra­sas in­sa­tu­ra­das, que po­seen los áci­dos gra­sos esen­cia­les Ome­ga 3 y 6, los cua­les brin­dan be­ne­fi­cios al co­ra­zón co­mo: dis­mi­nuir el co­les­te­rol san­guí­neo, me­jo­rar la pre­sión ar­te­rial y con­tar con efec­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios y an­ti­trom­bó­ti­cos.

02 Las gra­sas son las que en­gor­dan a las per­so­nas.

Fal­so. El des­ba­lan­ce en­tre el con­su­mo de ali­men­tos y el ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble del au­men­to de pe­so. Tan­to las gra­sas co­mo los car­bohi­dra­tos y las pro­teí­nas apor­tan ca­lo­rías al cuer­po, el ex­ce­so de ellas, in­de­pen­dien­te­men­te del ali­men­to con­su­mi­do, jun­to con el au­men­to del se­den­ta­ris­mo, pro­vo­can que las per­so­nas suban de pe­so.

03 Las gra­sas ca­re­cen de va­lor nu­tri­cio­nal.

Fal­so. Las gra­sas son ma­cro­nu­trien­tes con un gran va­lor nu­tri­cio­nal (an­tes men­cio­na­dos Ome­ga 3 y 6). Es­tos se de­ben con­su­mir en los ali­men­tos, ya que el cuer­po no los sin­te­ti­za y son in­dis­pen­sa­bles pa­ra man­te­ner la bue­na sa­lud del co­ra­zón, te­ner un ade­cua­do desa­rro­llo del cerebro y un efi­cien­te apren­di­za­je.

Co­ci­nar dia­ria­men­te con acei­tes ve­ge­ta­les, agre­gar acei­te a las en­sa­la­das y uti­li­zar las mar­ga­ri­nas en las recetas dia­rias son una ex­ce­len­te op­ción pa­ra in­cluir las gra­sas en la die­ta y dis­fru­tar de las de­li­cias de la co­ci­na.

Ade­más, no te ol­vi­dés de que la margarina me­jo­ra el sabor de los pla­ti­llos y ge­ne­ra una ma­yor sen­sa­ción de sa­cie­dad du­ran­te más tiem­po.

Fo­to­gra­fía: Shut­ters­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.