Una fre­cuen­cia al pa­sa­do

Fre­quency cuen­ta la his­to­ria de una jo­ven que se re­en­cuen­tra con su fa­lle­ci­do pa­dre por me­dio de un ra­dio de co­mu­ni­ca­ción; el en­cuen­tro cam­bia­rá el pa­sa­do y el pre­sen­te.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Alessandro So­lís Le­ri­ci alessandro.so­lis@na­cion.com

Han pa­sa­do 20 años des­de que el pa­dre de Raimy Su­lli­van mu­rió. Ella era una ni­ña cuan­do Frank Su­lli­van, su papá, fa­lle­ció en una ope­ra­ción en­cu­bier­ta co­mo de­tec­ti­ve de la po­li­cía de Nue­va York.

La re­la­ción con el re­cuer­do de su pa­dre ha si­do con­flic­ti­va du­ran­te gran par­te de su vi­da, es­pe­cial­men­te por­que siem­pre fue im­po­si­ble sa­ber las con­di­cio­nes y las ra­zo­nes por las que Frank mu­rió en aque­lla ope­ra­ción se­cre­ta.

Ya Raimy es una mu­jer pro­fe­sio­nal, con una só­li­da ca­rre­ra en la fuer­za po­li­cial, cuan­do en­cuen­tra fren­te a sus ojos un ca­nal al pa­sa­do y un me­dio por el cual al­can­zar a su pro­ge­ni­tor.

Por me­dio de un vie­jo ra­dio de co­mu­ni­ca­ción que lle­va años acu­mu­lan­do pol­vo en el só­tano de su ho­gar, Raimy no pue­de creer lo que su­ce­de cuan­do ha­bla por el apa­ra­to y su pa­dre res­pon­de al otro la­do.

Frank ha­bla des­de 1996, el año en que mu­rió, y ella de­be apren­der a ma­ne­jar la si­tua­ción des­de el 2016. Rá­pi­da­men­te tam­bién tie­ne que en­ten­der que mu­chas de las co­sas de las que con­ver­sa­rá con su pa­dre cam­bia­rán su pa­sa­do y, por en­de, su pre­sen­te.

Así arran­ca el pri­mer epi­so­dio de Fre­quency, una se­rie pro­du­ci­da en Nor­tea­mé­ri­ca por el ca­nal The CW, ins­pi­ra­da en una pe­lí­cu­la del mis­mo

“Es to­do acer­ca de la fa­mi­lia, de ellos unién­do­se pa­ra sal­var­lo a él y lue­go a su es­po­sa”, ma­ni­fes­tó el ac­tor Ri­ley Smith en una pre­sen­ta­ción a la pren­sa.

nom­bre que se es­tre­nó en el 2000.

Si bien no fue una cin­ta ma­si­va­men­te po­pu­lar, Fre­quency fue bien re­ci­bi­da por la crí­ti­ca en su mo­men­to, es­pe­cial­men­te por su ma­ne­jo de dis­tin­tas lí­neas tem­po­ra­les en un mis­mo guión. Mez­clan­do cien­cia fic­ción con his­to­rias po­li­cia­les, la pe­lí­cu­la es un gran­dio­so th­ri­ller de dos ho­ras.

Con al­gu­nos cam­bios en la tra­ma ori­gi­nal, la his­to­ria de la se­rie Fre­quency se desa­rro­lla­rá aho­ra a tra­vés de una pri­me­ra tem­po­ra­da te­le­vi­si­va de 13 epi­so­dios, ba­jo la di­rec­ción de Je­remy Car­ver, quien ya ha tra­ba­ja­do en se­ries co­mo Su­per­na­tu­ral.

Con las ac­tua­cio­nes prin­ci­pa­les de Pey­ton List (The Flash, 90210, CSI) co­mo Raimy y Ri­ley Smith (Dri­ve, Cri­mi­nal Minds, True De­tec­ti­ve) co­mo Frank, Fre­quency man­tie­ne a los es­pec­ta­do­res to­tal­men­te con­cen­tra­dos en la his­to­ria des­de el co­mien­zo.

Una re­pre­sen­ta­ción de la Te­le­guía ob­ser­vó el pri­mer epi­so­dio por ade­lan­ta­do en una ac­ti­vi­dad pa­ra la pren­sa ce­le­bra­da en Van­cou­ver, Ca­na­dá, en se­tiem­bre del 2016, y tam­bién tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas.

La fa­mi­lia pri­me­ro.

Si bien una gran par­te de Fre­quency se con­cen­tra­rá en las la­bo­res po­li­cia­les de Frank y de Raimy des­de sus dis­tin­tas épo­cas, su elen­co coin­ci­de en que el te­ma prin­ci­pal de la se­rie es la fa­mi­lia.

“El co­ra­zón del show es Frank y su hi­ja reunién­do­se y te­nien­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad”, di­jo Ri­ley Smith en Ca­na­dá. “Es to­do acer­ca de la fa­mi­lia, de ellos unién­do­se pa­ra sal­var­lo a él y lue­go a su es­po­sa. La fa­mi­lia es muy im­por­tan­te pa­ra mí y cuan­do qui­tas el ele­men­to po­li­cial y la cien­cia fic­ción es un pro­gra­ma acer­ca de la fa­mi­lia”.

Smith y Pey­ton List han tra­ba­ja­do jun­tos en nu­me­ro­sas pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les, pe­ro es­ta es la pri­me­ra vez que coin­ci­den en el pro­ta­go­nis­mo de una se­rie. Si bien no com­par­ten es­pa­cio en nin­gu­na es­ce­na, la quí­mi­ca que tie­nen se ve re­fle­ja­da en las pro­fun­das con­ver­sa­cio­nes que tie­nen sus per­so­na­jes por me­dio del ra­dio.

“Ella per­dió a su pa­dre ha­ce 20 años,

cre­ció sin él. Él mu­rió en cir­cuns­tan­cias pe­li­gro­sas y ella no sa­be si fue un buen o mal po­li­cía”, ma­ni­fes­tó List en la se­sión de pre­gun­tas. “Ella no tie­ne una re­la­ción con él y no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne la me­jor opi­nión de él, así que cuan­do pue­de ha­blar­le por el ra­dio tal vez no es­tá de­ma­sia­do emo­cio­na­da”.

En el pri­mer epi­so­dio, Raimy in­ten­ta so­lu­cio­nar al­gu­nos mis­te­rios del ca­so de su pa­dre con la ayu­da de él, quien por me­dio del ra­dio le ex­pli­ca su ver­sión de las co­sas.

Cuan­do re­suel­ve uno de los pri­me­ros enig­mas, su fu­tu­ro cam­bia au­to­má­ti­ca­men­te; por ejem­plo, ya no re­co­no­ce si­quie­ra a quien has­ta el día an­te­rior ha­bía si­do su pro­me­ti­do, co­mo si no lo co­no­cie­ra.

“Ella es­tá en el fu­tu­ro, yo es­toy en el pa­sa­do, en­ton­ces ella me da­rá pis­tas, me da­rá se­ña­les que pue­den cam­biar­lo to­do”, ex­pli­có Smith. “Lo que sea que hi­cis­te en el pa­sa­do cam­bia lo que es­tá pa­san­do aho­ra. Pue­de so­nar muy con­fu­so pe­ro los es­cri­to­res han he­cho un gran tra­ba­jo pa­ra ayu­dar­le a las au­dien­cias a en­ten­der los tiem­pos”.

La ex­pec­ta­ti­va que ge­ne­ra ese pri­mer en­cuen­tro con la se­rie es que la hi­ja sea ca­paz de sal­var a su pa­dre de la muer­te, de sal­var el ma­tri­mo­nio del que na­ció, y cons­truir una nue­va vi­da ba­sa­da en su “nue­vo pa­sa­do”.

“El prin­ci­pal re­to del pro­gra­ma es ac­tuar un per­so­na­je cu­yo fu­tu­ro es­tá tan en el ai­re cons­tan­te­men­te. En es­te pro­gra­ma es im­po­si­ble pre­de­cir que le va a pa­sar en el fu­tu­ro, lo que me obli­ga a se­guir cues­tio­nán­do­me quién es Raimy”, co­men­tó List.

Sin du­da, su per­so­na­je es el que más cam­bia­rá en es­tos epi­so­dios, es­pe­cial­men­te en la re­la­ción con su pa­dre, a quien nun­ca su­po si res­pe­tar u odiar, da­dos to­dos los ru­mo­res que ro­dea­ron su muer­te des­de que ella era una ni­ña.

“Es una re­la­ción que ella nun­ca pen­só que po­día te­ner y creo que ella quiere la opor­tu­ni­dad de ha­cer las pre­gun­tas que pen­só que no po­día pre­gun­tar”, di­jo la ac­triz en el en­cuen­tro. “Pue­de ver có­mo era la vi­da a tra­vés de sus ojos en los 90. Es una di­ná­mi­ca in­tere­san­te cuan­do los ni­ños cre­cen y tus pa­dres si­guen sien­do tus pa­dres pe­ro tu eres otra per­so­na tam­bién”.

Pa­ra Smith, el pa­pel de Frank to­ca fi­bras sen­si­bles. “Hay tan­tas co­sas so­bre Frank que tie­nen pa­ra­le­los con mi vi­da: me he sa­cri­fi­ca­do mu­cho pa­ra ha­cer lo que he he­cho y Frank se sa­cri­fi­có tan­to pa­ra ser un po­li­cía en­cu­bie­ro, al pun­to que sa­cri­fi­có su vi­da”, con­tó. “Frank es, mo­ral­men­te, el ti­po más com­ple­to que he ac­tua­do. Sus ob­je­ti­vos y me­tas son de­ma­sia­do sen­si­bles y de buen co­ra­zón”.

Pa­ra la crí­ti­ca, ha si­do la ac­tua­ción una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más en­co­mia­bles de la se­rie, es­pe­cial­men­te por la for­ma en la que Raimy asu­me ca­da cam­bio que su re­cién re­no­va­da re­la­ción con su pa­dre le obli­ga a to­mar.

Ade­más, la tra­ma ha si­do aplau­di­da por mu­chos me­dios, en­tre ellos The A.V. Club y The Holly­wood Re­por­ter.

“Fre­quency apues­ta por la se­rie­dad y las emo­cio­nes pa­ra com­pen­sar por su fal­ta de ló­gi­ca”, es­cri­bió un crí­ti­co del Re­por­ter al ca­bo de la pri­me­ra tem­po­ra­da, en re­fe­ren­cia a lo po­co creí­ble que es po­der ha­blar por ra­dio al pa­sa­do.

“No es­ta­mos vien­do te­le­vi­sión por los as­pec­tos rea­lis­tas, ni si­quie­ra cuan­do ve­mos reali­ties”, de­fen­dió en su crí­ti­ca The A.V. Club. “Así que una vez que es­te­mos to­dos cla­ros con la tra­ma del ra­dio que se co­mu­ni­ca a tra­vés del tiem­po, hay mu­chas otras co­sas que dis­fru­tar en Fre­quency”.

Por su par­te, el Los Angeles Ti­mes le acha­có a la pro­duc­ción el re­ci­cla­je de re­cur­sos que las au­dien­cias ya ha­bían vis­to des­de Back to the Fu­tu­re y Ghost, ale­gan­do que la tra­ma prin­ci­pal de la se­rie sue­le ser muy de­ri­va­ti­va de pro­duc­cio­nes de cien­cia fic­ción que exis­ten des­de ha­ce dé­ca­das.

Fo­to­gra­fías: War­ner Channel pa­ra Te­le­guía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.