El bom­ba­zo BRA­SI­LE­ÑO

Con sus exó­ti­cos tra­jes, bai­les y can­cio­nes des­per­tó a los grin­gos de su mo­ji­ga­te­ría, pe­ro co­lap­só por el fre­né­ti­co tren de vi­da y mu­rió por el abu­so de som­ní­fe­ros y el li­cor.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - PÁGINA NEGRA - Jor­ge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Ale­gría, sen­sua­li­dad y mu­chí­si­ma fan­ta­sía. Na­ció con la sam­ba y vi­vió en el se­reno; dis­fru­tan­do to­da la no­che con la vie­ja ba­tu­ca­da.

La “Pe­que­ña No­ta­ble” era ex­tra­or­di­na­ria can­tan­te, gran bai­la­ri­na y be­lla sin ser di­vi­na; pe­ro –co­mo Charles Chaplin– fue un mi­to que na­die ol­vi­da­rá.

Cuan­do re­ca­ló en Nue­va York –en 1939– na­die la co­no­cía, ni si­quie­ra ha­bla­ba in­glés, so­lo ma­cha­ba el por­tu­gués con su acen­to de “tu­pi­ni­quim”, ama­rra­do con di­chos y mo­dos que apren­dió en la ca­lle de La­pa, el ba­rrio bra­si­le­ño don­de cre­ció allá por 1910.

Pe­ro en cues­tión de días las vi­tri­nas de Saks –la tien­da más chic de la Quin­ta Ave­ni­da– se lle­na­ron con tur­ban­tes, co­lla­res mul­ti­co­lo­res y san­da­lias con pla­ta­for­mas im­po­si­bles, por no ha­blar de las fal­das arre­mo­li­na­das y aque­llos “bo­de­go­nes” que ella ba­lan­cea­ba en la ca­be­za.

Ex­plo­tó las bo­le­te­rías con el mu­si­cal Ca­lles de París, don­de can­tó –ba­jo enor­mes ca­ño­na­zos de aplau­sos– South Ame­ri­can Way.

So­lo Carmen Mi­ran­da pu­do re­unir –en un tea­tro de la ca­lle 44– a Ty­ro­ne Po­wer, Pau­let­te God­dard, Judy Gar­land, Ro­bert Tay­lor, La­na Tur­ner o a la es­currri­di­za Gre­ta Gar­bo; ni el más rico pro­duc­tor de Holly­wood te­nía tan­to pre­su­pues­to pa­ra jun­tar a to­das esas es­tre­llas.

De pron­to, Li­fe, Vo­gue o Es­qui­re ri­va­li­za­ban por sus fo­tos; la ra­dio y el ci­ne la re­cla­ma­ban y –has­ta el día de hoy– es una de las mu­je­res más imi­ta­das por las drag queens o los tra­ves­tis del Car­na­val de Río, que la evo­can con sus dis­fra­ces tro­pi­ca­lí­si­mos.

To­dos la co­pia­ron. Des­de Mic­key Roo­ney, pa­san­do por Jerry Le­wis, Ted Dan­son y el in­fal­ta­ble Bugs Bunny. Ma­don­na la in­ter­pre­tó en I’m Going Ba­na­nas y Woody Allen le de­di­có unos mi­nu­tos en Días de ra­dio.

¿Por qué es­ta mu­jer, que lle­gó a ser la me­jor pa­ga­da en Es­ta­dos Uni­dos, fue des­pre­cia­da en Bra­sil? don­de le de­cían “la bahia­na”; la fla­ge­la­ron por des­vir­tuar la sam­ba y ser una ar­ga­ma­sa de es­te­reo­ti­pos la­ti­nos exó­ti­cos, to­do por sa­tis­fa­cer el mal gus­to de los grin­gos. ¿Por qué echar­le tan­to ve­neno? ¿Por ame­ri­ca­ni­zar­se?

Los crí­ti­cos, esos afi­cio­na­dos fra­ca­sa­dos co­mo de­cía Goet­he, se sos­te­nían la qui­ja­da al con­tem­plar aque­lla mi­rrus­ca cur­vi­lí­nea, con unas ca­nas­tas –a ma­ne­ra de som­bre­ro– re­ple­tas de fru­tas tro­pi­ca­les y mar­can­do el pa­so a rit­mo de tut­ti frut­ti.

La Mi­ran­da re­pre­sen­tó la ale­gría de vi­vir, la sim­pli­ci­dad del buen sal­va­je y el paraíso per­di­do que ven­dían la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la post­gue­rra, la pro­pa­gan­da nor­te­ame­ri­ca­na del Pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt y las po­lí­ti­cas na­cio­na­lis­tas del cua­tro ve­ces go­ber­nan­te de Bra­sil, Gé­tu­lio Var­gas.

A du­ras pe­nas se pue­de ser­vir a un amo, me­nos a tres.

Chi­ca ba­nano

La ma­dre de Carmen, María Emilia Mi­ran­da, la lla­mó así por la ópe­ra de Bi­zet; al­bo­ro­tó a la ni­ña con el can­to y el bai­le. Des­de sus días de es­co­lar, en el Con­ven­to de San­ta Te­re­sa de Li­sieux, mos­tró su pre­coz ta­len­to. El pa­dre, José Pin­to da Cun­ha, se opu­so a las lo­cu­ras de su mu­jer.

María do Car­mo Mi­ran­da da Cun­ha, co­mo le en­do­sa­ron en la pi­la bau­tis­mal, era por­tu­gue­sa; na­ció el 9 de fe­bre­ro de 1909 en la me­lan­có­li­ca Mar­co de

Ca­na­ve­zes, un dis­tri­to de Opor­to. De ahí emi­gra­ron a Río de Ja­nei­ro, don­de cre­ció en el bohe­mio ba­rrio de La­pa.

Co­men­zó a tra­ba­jar, a los 14 años, en una tien­da de cor­ba­tas pa­ra pa­gar los gas­tos mé­di­cos de Olin­da, su her­ma­na ma­yor, que pa­de­cía tu­bercu­losis. Más tar­de pa­só a una tien­da de som­bre­ros y –se­gún sus bió­gra­fos– la des­pi­die­ron por­que pa­sa­ba can­tan­do to­do el día.

Y co­mo Dios pro­te­ge al inocen­te re­sul­tó que co­no­ció al com­po­si­tor Jo­sué de Ba­rros; es­te la pro­mo­cio­nó y gra­bó sus pri­me­ras pie­zas: No se va aho­ra; Si

la sam­ba es mo­da y la mar­chin­ha car­na­va­les­ca Pa­ra vo­cê gos­tar de mim que le abrió las puer­tas de la ra­dio. En 1930 ven­dió 35 mil dis­cos de la mar­cha Tai, una can­ti­dad ja­más vis­ta esos días.

Le llo­vie­ron los con­tra­tos; via­jó a Bue­nos Ai­res y ahí –di­cen los chu­pa­tin­tas– que ca­da no­che acu­día a su ca­me­rino una as­pi­ran­te a ac­triz que la col­ma­ba de elo­gios: Eva Duar­te.

Pa­só los años 40 y 50 del si­glo XX en­tre Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos. En 1939 ac­tuó en el mu­si­cal Ba­na­na de Te­rra, don­de lu­ció por pri­me­ra vez el ex­tra­va­gan­te tra­je de bahia­na, con el cual se in­mor­ta­li­zó.

Via­jó con su ban­da a Nue­va York y arra­só. Su pri­me­ra pe­lí­cu­la fue Serenata Ar­gen­ti­na. Rom­pió to­dos los mol­des de las le­yen­das y, a 62 años de su muer­te, le so­bre­vi­ve su le­ga­do: 260 can­cio­nes, 160 dis­cos, 24 fil­mes, 12 pro­gra­mas de te­le­vi­sión, li­bros, es­tu­dios eru­di­tos, do­cu­men­ta­les y –lo que nun­ca fal­ta– una se­rie de di­bu­jos ani­ma­dos de Dis­ney y una mu­ñe­ca.

Pe­ro Carmen le ven­dió el al­ma al dia­blo: Holly­wood. Aca­bó sien­do un gui­ña­po, una pa­ro­dia de sí mis­ma. La “bom­ba bra­si­le­ña”, tal era su mo­te, es­ta­ba obli­ga­da a fin­gir un acen­to la­tino ca­ri­ca­tu­res­co, ha­blar in­glés co­mo una ig­no­ran­te, vestir tra­jes ri­dícu­los y can­tar pie­zas des­ca­cha­rran­tes co­mo Ba­na­nas is my Bu­si­ness.

Al fin, en 1946, com­pró su li­ber­tad y su dig­ni­dad a los es­tu­dios Fox. Pa­gó $75 mil por su con­tra­to e in­ten­tó cam­biar su ima­gen de la­ti­na ri­sue­ña y ton­ta.

Era po­co lo que po­día ha­cer. En 1947 se ca­só con Da­vid Se­bas­tián, a quien co­no­ció en el set de Co­pa­ca­ba­na; que­dó em­ba­ra­za­da y abor­tó.

Las ten­sio­nes de la fa­rán­du­la afec­ta­ron su sa­lud; se afe­rró al al­cohol y los bar­bi­tú­ri­cos y, el 5 de agos­to de 1955, con 46 años le es­ta­lló el co­ra­zón; pe­ro no de lo­cu­ra, fue­go y fre­ne­sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.