Don Carlos ya ga­nó

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

Co­mo es­ta co­lum­na la ha­ce­mos en­tre va­rios To­pi­tos, acá hay de to­do en cuan­to a co­lo­res fut­bo­lís­ti­cos se re­fie­re. Cuan­do es­te ejem­plar es­té en sus ma­nos, la fi­nal de fút­bol es­ta­rá a po­cas ho­ras de de­fi­nir quién es el nue­vo cam­peón na­cio­nal. Sin em­bar­go, es­te co­men­ta­rio no es exac­ta­men­te so­bre fút­bol, es so­bre los ha­ce­do­res de fút­bol y la res­pon­sa­bi­li­dad enor­me que tie­nen de­bi­do a las ma­sas de afi­cio­na­dos que se cuen­tan por mi­les y bueno, mi­llo­nes si lo ve­mos a es­ca­la mun­dial.

Jus­to la se­ma­na­pa­sa­da

co­men­tá­ba­mos el ex­ce­len­te vi­deo en el cual el psi­có­lo­go Mil­ton Ro­sa­les ha­cía un lla­ma­do, en re­des so­cia­les, pa­ra que los ju­ga­do­res to­ma­ran con­cien­cia del rol que cum­ple su ima­gen pa­ra los cos­ta­rri­cen­ses, en es­pe­cial, en los ni­ños.

Por eso fue tan bo­ni­to

leer un her­mo­so ti­tu­lar dos días des­pués, en La Na­ción, en el que don Carlos Wat­son, ti­mo­nel mo­ra­do, ma­ni­fes­ta­ba: “De no­so­tros no sa­len men­sa­jes que per­ju­di­quen al ri­val”.

Mien­tras mu­chos

de los ju­ga­do­res de la cua­dran­gu­lar se han por­ta­do “co­mo un za­pa­to” (di­ría mi abue­la), y han pro­ta­go­ni­za­do en con­jun­to con al­gu­nos fa­ná­ti­cos, es­pec­tácu­los la­men­ta­bles, es­te se­ñor se man­tie­ne co­mo un caballero ejem­plar, que po­ne el de­por­te en su jus­ta di­men­sión y an­te­po­ne la edu­ca­ción y el sen­ti­do del res­pe­to, an­te to­do.

In­de­pen­dien­te­men­te

del re­sul­ta­do de es­te do­min­go 21, don Carlos Wat­son ya es un gran ga­na­dor. Por­que po­cos co­mo él han lo­gra­do aco­piar el res­pe­to ca­si uná­ni­me de la afi­ción del país, in­de­pen­dien­te­men­te del equi­po al que si­gan.

La ci­neas­ta

So­ley Ber­nal pue­de ra­jar de que tie­ne fuer­za de vo­lun­tad: em­pe­zó una die­ta ha­ce co­sa de un mes y ella, a su vez, se la re­co­men­dó al ac­tor Ra­fa Ro­jas, pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Des­per­tar, de So­ley.

Ella pu­bli­có su re­to

en re­des so­cia­les y muy ama­ble nos com­par­tió el se­cre­to de su éxi­to. “Yo la ini­cié des­pués del ro­da­je de la pe­lí­cu­la por­que que­ría ha­cer­la al pie de la le­tra, se lla­ma die­ta ce­to­gé­ni­ca tra­ba­ja con gra­sas saludables y sin car­bohi­dra­tos y azú­ca­res. He per­di­do 6 ki­los. La idea es per­der al me­nos unos 15 ki­los más y es­tar sa­lu­da­ble”, nos con­tó es­te miér­co­les.

Tan lin­da: tam­bién

ase­gu­ró que es­tá su­per­mo­ti­va­da, que tie­ne más ener­gía, se can­sa me­nos, se hi­zo un nue­vo cor­te de ca­be­llo y, su gran sue­ño es lle­gar del­ga­da y es­bel­ta a la pre­mier de Des­per­tar. Co­si­ta: le au­gu­ra­mos que se va a ro­bar to­das las mi­ra­das y los flas­hes. Lo más im­por­tan­te de to­do es que So­ley es­tá bus­can­do me­jo­rar su sa-

lud; lo de la es­té­ti­ca es se­cun­da­rio, pues di­ce que quiere es­tar bien pa­ra ser una me­jor ma­dre y es­po­sa.

Nues­tro más

sen­ti­do pé­sa­me a Maribel Guar­dia, quien es­te miér­co­les su­frió la pér­di­da de su me­jor ami­go, Gui­ller­mo Cal­de­rón. En oc­tu­bre del año pa­sa­do, Maribel Guar­dia vino a San José pa­ra vi­si­tar al se­ñor, de 89 años, y que es­ta­ba in­ter­na­do en el hos­pi­tal Blan­co Cer­van­tes. Lue­go, el 27 de di­ciem­bre, mien­tras pa­sa­ba va­ca­cio­nes en San José, tam­bién sa­có un buen ra­to pa­ra lle­var a don Gui­ller­mo a una ci­ta al Blan­co Cer­van­tes.

Allí lle­gó ella so­la,

con don Gui­ller­mo en si­lla de rue­das y el apo­yo del pa­ra­mé­di­co Ró­ger Be­na­vi­des Ri­vas y es­tu­vo du­ran­te unas tres ho­ras ha­cien­do ges­tio­nes pro­pias de la aten­ción que re­ci­ben los pa­cien­tes de ese cen­tro hos­pi­ta­la­rio. Lue­go, sen­ci­lla y di­rec­ta co­mo es, nos con­tó que es­ta­ba im­pre­sio­na­da con el tra­to que ofre­ce el Blan­co Cer­van­tes a los pa­cien­tes, y ha­bló ma­ra­vi­llas de la CCSS. Y eso que no hu­bo pre­fe­ren­cias con ella, la aten­die­ron co­mo una cos­ta­rri­cen­se más y ese mis­mo de­ta­lle le ga­nó un res­pe­to adi­cio­nal al hos­pi­tal. Es­te miér­co­les, co­mo era de es­pe­rar­se, en me­dio de su afec­ta­ción re­cor­dó con gran ca­ri­ño quién ha­bía si-

Ca­da quien tie­ne su es­ti­lo y su ca­rác­ter, den­tro y fue­ra del fút­bol, el mun­do es to­tal­men­te he­te­ro­gé­neo en cuan­do a for­mas de ser. Sin em­bar­go, la me­su­ra de don Carlos Wat­son se agra­de­ce en de­ma­sía en es­tos tiem­pos, don­de la vio­len­cia en el fút­bol pa­re­ce arre­ciar de do­min­go a do­min­go. La fo­to in­fe­rior re­tra­ta la ce­le­bra­ción de don Carlos y los su­yos, tras ob­te­ner el cam­peo­na­to en di­ciem­bre del 2015.

Tre­men­do año es­tá te­nien­do el ac­tor Ra­fa Ro­jas. Vol­ver a ac­tuar era uno de sus pen­dien­tes cuan­do le lle­ga­ra un pa­pel que le gus­ta­ra y así ocu­rrió con Des­per­tar, cin­ta ti­ca que en es­te mo­men­to es­tá en pro­ce­so de edi­ción. Ro­jas se pu­so a die­ta pa­ra rea­li­zar el pa­pel y lo cier­to es que no so­lo se ve sú­per bien, si no que sus es­tán­da­res de sa­lud han me­jo­ra­do mu­chí­si­mo, se­gún su­pi­mos. Pe­ro la ce­re­za del pastel es Ce­les­te, su ado­ra­da nie­ta, ya de seis me­ses y que es el vivo re­tra­to del abue­lo. Juz­gue us­ted.

Ha­ce un mes la ci­neas­ta So­ley Ber­nal pu­bli­có en sus re­des que em­pe­za­ría un ré­gi­men de cam­bio de há­bi­tos ali­men­ti­cio con el fin de ba­jar de pe­so y bus­car un ba­lan­ce sa­lu­da­ble. Y aquí la ven, fe­liz, con 7 ki­los me­nos... y con­tan­do. ¡Fe­li­ci­da­des!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.