Los Un­der­wood se an­clan al po­der

La quin­ta tem­po­ra­da de Hou­se of Cards ha­rá ar­der la Casa Blan­ca, pues Frank y Clai­re es­tán dis­pues­tos a con­so­li­dar su im­pe­rio, in­clu­so si hay que sa­cri­fi­car vi­das en el ca­mino

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Glo­ria­na Co­rra­les glo­ria­na.co­rra­les@na­cion.com

Bien de­cía Abraham Lin­coln que pa­ra pro­bar el ca­rác­ter de un hom­bre, bas­ta­ba con dar­le po­der. Ba­jo esa pre­mi­sa, to­dos sa­be­mos a la per­fec­ción quién es Frank Un­der­wood: un hom­bre en­fer­mo de ego y de am­bi­ción, dis­pues­to a con­ver­tir a Es­ta­dos Uni­dos en la pró­xi­ma di­nas­tía de la his­to­ria mun­dial.

Tem­po­ra­da con tem­po­ra­da, el per­so­na­je pio­ne­ro de la pro­gra­ma­ción ori­gi­nal de Net­flix no ha te­ni­do re­pa­ro en im­po­ner­se in­clu­so so­bre la de­mo­cra­cia, esa mis­ma que con­si­de­ra un bien tan so­bre­va­lo­ra­do. Sin em­bar­go, el es­treno de la quin­ta tem­po­ra­da de Hou­se of Cards de­ja­rá aún más di­fu­sos los lí­mi­tes éti­cos y mo­ra­les de la pa­re­ja Un­der­wood.

“Los ame­ri­ca­nos no saben lo que es me­jor pa­ra ellos; yo sí. Sé exac­ta­men­te lo que ne­ce­si­tan. Son co­mo ni­ños pe­que­ños, Clai­re. Te­ne­mos que aga­rrar sus de­dos pe­ga­jo­sos y lim­piar sus su­cias bo­cas; en­se­ñar­les la di­fe­ren­cia en­tre el bien y el mal; de­cir­les qué pen­sar, có­mo sen­tir­se y qué desear”, ad­vier­te el ya ca­no­so pre­si­den­te a su es­po­sa, la Pri­me­ra Da­ma.

“In­clu­so ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra es­cri­bir sus sue­ños más lo­cos, pa­ra for­jar sus peo­res mie­dos. Pa­ra suer­te su­ya, me tie­nen a mí y te tie­nen a ti”, agre­ga, an­tes de de­jar cla­ro que se afe­rra­rá a la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.