Uni­dos por Da­ni

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

En me­dio de tan­ta no­ti­cia abru­ma­do­ra, a ve­ces se im­po­nen la unión y la es­pe­ran­za en fun­ción del pró­ji­mo. Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas el país ha co­no­ci­do, gra­cias a dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la lu­cha por la vi­da del pe­que­ño Da­niel León, de 11 años, quien re­quie­re un muy cos­to­so tras­plan­te de mé­du­la ósea pa­ra so­bre­vi­vir, así de sim­ple.

Tal co­mo lo re­se­ñó la Re­vis­ta Do­mi­ni­cal de La Na­ción el do­min­go an­te­rior, es­ta es la his­to­ria de la ba­ta­lla con­tra el tiem­po pro­ta­go­ni­za­da por una fa­mi­lia que se ha ne­ga­do a ren­dir­se. Hoy, la vi­da del hi­jo me­nor de los León Cal­vo tie­ne pre­cio: uno tan al­to que no lo pue­den pa­gar so­los.

La cam­pa­ña 'Un mi­llón de co­ra­zo­nes por Da­ni' ha sa­cu­di­do las fi­bras de un país solidario. La his­to­ria de Da­niel León ha con­mo­vi­do a mi­les de per­so­nas que han do­na­do di­ne­ro, su­dor y tiem­po pa­ra sal­var­le la vi­da al ni­ño mo­ra­viano de quin­to gra­do de es­cue­la. Los fon­dos aún es­tán le­jos de ser su­fi­cien­tes y el tiem­po se ago­ta.

En esa ma­ra­tó­ni­ca con­tra el re­loj, es­te martes Ar­ce­yut Pro­duc­cio­nes, em­pre­sa en­car­ga­da de los con­cier­tos de Ana Ga­briel (es­te do­min­go 28, Par­que Vi­va, 7 p. m.) y Río Roma (9 de ju­nio), anun­ció no so­lo la do­na­ción de $1 al ni­ño por ca­da ti­que­te ven­di­do pa­ra los res­pec­ti­vos es­pec­tácu­los, sino que va a ha­bi­li­tar en las dis­tin­tas en­tra­das de Par­que Vi­va, una re­co­lec­ta de fon­dos or­ga­ni­za­da por los pa­pás de Da­ni.

El emo­ti­vo men­sa­je de Er­nes­to Ar­ce­yut, em­pre­sa­rio al fren­te de la pro­duc­to­ra, al unir­se a la cam­pa­ña ‘Un mi­llón de co­ra­zo­nes por Da­ni’, cie­rra con una mo­ti­va­do­ra fra­se: “Ayu­de­mos to­dos a que es­ta vi­da si­ga dan­do luz y ri­sas a su fa­mi­lia, nos sen­ti­re­mos ple­nos cuan­do es­to sea así y se­gui­re­mos dán- do­le gra­cias a Dios por la sa­lud de nues­tros hi­jos!!! (...) VA­MOS TO­DOS AYU­DAR!!!”

Es­ta se­ma­na el gre­mio pe­rio­dís­ti­co y, en es­pe­cial, Gru­po Na­ción, re­ci­bió la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to del jo­ven pe­rio­dis­ta Ale­jan­dro Gam­boa, quien has­ta ha­ce unos me­ses la­bo­ró pa­ra es­ta em­pre­sa y sem­bró no so­lo la hue­lla de su au­da­cia pa­ra es­te ofi­cio, sino un gran es­pí­ri­tu de ser­vi­cio, un hu­mor des­te­llan­te y mu­chas ri­sas y abra­zos.

Es­te pe­que­ño obituario de­be­ría de ser pri­va­do, pues los pe­rio­dis­tas de pren­sa es­cri­ta, en su ma­yo­ría, no son fi­gu­ras pú­bli­cas. Sin em­bar­go, nos con­mo­vió pro­fun­da­men­te re­ci­bir el pé­sa­me de la can­tan­te me­xi­ca­na Fey, de quien Ale era fan in­con­di­cio­nal, quien usó sus re­des so­cia­les pa­ra ofre­cer­le una her­mo­sa des­pe­di­da a Ale­jan­dro, a quien pa­ra­fra­sea­mos con un post que hi­zo en enero pa­sa­do: “Sé fe­liz. Nun­ca sa­bes cuán­to tiem­po te que­da”. Y bueno, ha­blan­do de re­des so­cia­les: el ex­mi­nis­tro Fa­rid Aya­les sa­lió tras­qui­la­do por un su­pues­to co­men­ta­rio su­yo, he­cho en Fa­ce­book, el do­min­go an­te­rior du­ran­te la fi­nal de fút­bol He­re­dia-Sa­pris­sa.

“El equi­po nar­co le ga­na al Sa­pri”, se le­yó en la cuen­ta de Aya­les en mo­men­tos en que el jue­go es­ta­ba cer­ca del fi­nal. Co­mo era de es­pe­rar­se, el co­men­ta­rio ra­pi­di­to ten­dió a vi­ra­li­zar­se pe­ro no fue has­ta el lu­nes que Aya­les acla­ró, siem­pre me­dian­te su cuen­ta, que él no ha­bía he­cho tal co­men­ta­rio, que se tra­ta­ba de “gen­te ma­la fe que se me­te en mi fa­ce y pu­bli­ca co­sas en mi nom­bre (...) afir­ma­cio­nes y vi­deos porno no son míos, sino de gen­te que quie-

re in­vo­lu­crar­me en es­tu­pi­de­ces”, es­cri­bió el ex­mi­nis­tro.

Sin em­bar­go, ya era de­ma­sia­do tar­de, pues en una en­tre­vis­ta con el ge­ren­te del He­re­diano, Ja­fet So­to, pu­bli­ca­da en La Te­ja, el je­rar­ca ro­jia­ma­ri­llo se le fue de pa­ta­da vo­la­do­ra a Aya­les: “Es muy de­li­ca­do lo que di­ce don Fa­rid, pe­ro bueno, no nos ex­tra­ña de él, no ex­tra­ña por­que sa­be­mos cuá­les son sus an­te­ce­den­tes y dón­de es­tu­vo ha­ce tres años o un po­qui­to más, así que no im­por­ta lo que di­ga él, nos tie­ne sin nin­gún cui­da­do”, ma­ni­fes­tó. Li­te­ral­men­te, Aya­les sa­lió ato­ya­do en fies­ta aje­na, to­do por un su­pues­to en­re­do “feis­bu­kiano”, de te­rror. Ya ha­bla­re­mos opor­tu­na­men­te de la rein­ven­ción que se es­tá dan­do en las prin­ci­pa­les te­le­vi­so­ras na­cio­na­les, que se han vis­to obli­ga­das a in­ten­tar sos­te­ner au­dien­cias con cam­bios de es­truc­tu­ras y el cie­rre y el lan­za­mien­to de nue­vos es­pa­cios. Sin em­bar­go, tam­bién aplau­di­mos que, en me­dio de la pre­mu­ra por ese re­plan­tea­mien­to, to­dos los ca­na­les si­gan con­ser­van­do es­pa­cios tra­di­cio­na­les, que pue­den “oler” a guar­da­do, pe­ro a un guar­da­do ma­ra­vi­llo­so.

Un ejem­plo de lo an­te­rior es De pue­blo en pue­blo, es­pa­cio fun­da­do y di­ri­gi­do has­ta el día de hoy por el pe­rio­dis­ta Fa­bio Mu­ñoz y que ya lle­va 15 años al ai­re en Ca­nal 13.

Con una fór­mu­la sen­ci­lla, sin ar­ti­lu­gios ni afec­ta­cio­nes de nin­gún ti­po, Fa­bio sim­ple y lla­na­men­te se dedica a ha­cer lo que el tí­tu­lo de su pro­gra­ma su­gie­re y, así, mues­tra se­ma­na a se­ma­na, la vi­da en la ma­ra­vi­llo­sa Cos­ta Ri­ca ru­ral o bien, en po­bla­dos de la Gran

Área Me­tro­po­li­ta­na, con sus cos­tum­bres, sus per­so­na­jes, sus ma­ña­nas con olor a ca­ña­ve­ral o ca­fe­tal.

Las trans­mi­sio­nes son los martes a las 9:30 a. m., sin em­bar­go, en el si­tio web del pro­gra­ma se pue­den ob­ser­var, ade­más, no­tas ane­xas y el de­trás de cá­ma­ras so­bre el bo­ni­to queha­cer pe­rio­dís­ti­co de Fa­bio Mu­ñoz, quien ha si­do el ga­na­dor del Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo Cien­tí­fi­co, el Pre­mio In­te­ra­me­ri­cano de la Cul­tu­ra, así co­mo de una men­ción ho­no­rí­fi­ca del Pre­mio Jorge Var­gas Ge­né, en­tre otros.

Ce­rra­mos con una bo­ni­ta anéc­do­ta acae­ci­da el do­min­go pa­sa­das las 10 de la ma­ña­na. Un pa­dre y su hi­jo in­gre­sa­ron al Au­to Mer­ca­do Los Yo­ses y ahí, en el área de pa­na­de­ría, se en­con­tra­ron, co­mo cual­quier hi­jo de ve­cino, na­da me­nos que al pre­si­den­te Luis Gui­ller­mo So­lís, quien es­pe­ra­ba su turno pa­ra que la de­pen­dien­te lo aten­die­ra, sin va­ler­se en lo más mí­ni­mo de su con­di­ción de Man­da­ta­rio. El pa­pá se ex­tra­ñó de que don Luis Gui­ller­mo an­du­vie­ra sin guar­daes­pal­das y lue­go se per­ca­tó de que por ahí an­da­ba, mí­ni­mo uno, pe­ro a una pru­den­te dis­tan­cia. ¿Se ve­rá al­go así en otros paí­ses? Ver pa­ra creer. El bo­ni­to cuen­to cul­mi­nó con que, cuan­do el pa­dre –quien no es otro que Ch­ris­tian Mon­te­ro, su­ce­se­ro de Te­le­no­ti­cias– le di­jo a su hi­jo “Vea, ahí es­tá el Pre­si­den­te”, el chi­qui­llo le re­gre­só la mi­ra­da con la ló­gi­ca e inocen­te du­da im­plí­ci­ta. Ch­ris­tian le re­cal­có que era el mis­mo “al que veía en la te­le to­do el tiem­po” y en­ton­ces, de­ci­die­ron acer­car­se.

“Don Luis Gui­ller­mo nos re­ci­bió con una son­ri­sa, cua­les vie­jos ami­gos, le pre­gun­tó có­mo se lla­ma­ba (pa­ra ese en­ton­ces yo pa­sé a úl­ti­mo plano co­mo de­bía ser), ¡Ma­tías Mon­te­ro Al­pí­zar! le di­jo sin ti­tu­bear --“¡Pues qué bo­ni­to nom­bre!”, le di­jo el Pre­si­den­te “¿Dón­de es­tu­diás?” --En La Sa­lle... --Ah, qué bo­ni­ta es­cue­la esa ¿y có­mo te va en la es­cue­la? -- ¡Muy bien!

--Te fe­li­ci­to y se­guí es­tu­dian­do por­que eso es lo más im­por­tan­te en la vi­da.”

De se­gui­do, So­lís ac­ce­dió en­can­ta­do a una fo­to con el chi­qui­to... y el re­sul­ta­do es­tá en es­tas pá­gi­nas.

“Así pa­sa­ron los dos mi­nu­tos más emo­cio­nan­tes que re­cuer­de ha­ber vis­to pa­sar a mi hi­jo en su cor­ta vi­da, con to­tal na­tu­ra­li­dad y es­pon­ta­nei­dad, el úni­co cus­to­dio en­ten­dien­do que aque­llo era al­go nor­mal en la vi­da del Pre­si­den­te ni se atre­vió a in­te­rrum­pir y más bien se­gun­dos des­pués pa­só y le es­tre­chó la mano a Ma­ti co­mo ra­ti­fi­can­do que aque­llo es­ta­ba bien he­cho.

Lue­go de ese epi­so­dio por su­pues­to que Ma­ti le con­tó has­ta a las pie­dras lo que le pa­só esa ma­ña­na que en­tra­mos al sú­per a bus­car unos wa­fles pa­ra desa­yu­nar en casa y tu­vo tre­men­do in­ter­cam­bio na­da me­nos que con el pre­si­den­te Luis Gui­ller­mo So­lís”, na­rró Ch­ris­tian Mon­te­ro a es­te To­po, que que­dó to­do con­mo­vi­do con tan her­mo­sa his­to­ria. Ahí sí es cier­to que so­lo en Cos­ta Ri­ca, aún, pue­den dar­se es­tas es­tam­pas.

Da­niel León ha vi­vi­do 11 años gra­cias a más de 150 trans­fu­sio­nes de san­gre. Hoy, su úni­ca oportunidad de so­bre­vi­vir es me­dian­te un tras­plan­te de mé­du­la ósea en Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que el pro­ce­di­mien­to tie­ne un cos­to de ca­si un mi­llón de dó­la­res su fa­mi­lia no es­tá dis­pues­ta a ti­rar la toa­lla. Ar­ce­yut Pro­duc­cio­nes se su­mó, es­ta se­ma­na, a la cam­pa­ña de ayu­da.

‘La Te­ja’, dia­rio po­pu­lar de Gru­po Na­ción, en­tró a la era di­gi­tal por es­tos días y lo ha he­cho con to­do, co­mo siem­pre, con gran fis­ga e in­ge­nio. Es así co­mo es­te miér­co­les nos ofre­ció una aris­ta de do­ña Eu­ge­nia Car­tín (la se­ño­ra de Ti­go) que a na­die se le ha­bía ocu­rri­do: se fue­ron a bus­car el rin­cón de su casa don­de ocu­rrió to­da la bron­ca y ¡no se van en­con­tran­do con es­ta ma­ra­vi­lla! Sí, es­ta es do­ña Eu, en sus años mo­zos. To­da una her­mo­su­ra. Fe­li­ci­da­des a ‘La Te­ja’ y al pe­rio­dis­ta Mar­ce­lo Poltronieri, muy lla­ma­ti­va y di­ver­ti­da su no­ta.

Her­mo­so ho­me­na­je pós­tu­mo le ofre­ció la can­tan­te Fey al pe­rio­dis­ta Ale­jan­dro Gam­boa, quien fa­lle­ció es­te martes. Un de­ta­lla­zo pa­ra la fa­mi­lia y alle­ga­dos de Ale, a quie­nes les en­via­mos un sen­ti­do abra­zo.

Ro­dri­go Vi­lla­lo­bos, uno de los pe­rio­dis­tas re­cién ce­sa­dos en Ca­nal 7, se to­mó con tre­men­da dig­ni­dad y has­ta hu­mor su des­pi­do. En di­ver­sas en­tre­vis­tas ha si­do trans­pa­ren­te, so­lo pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to pa­ra sus ex­je­fes y, con mu­cha trans­pa­ren­cia, ha con­ta­do que es­tá so­ca­do eco­nó­mi­ca­men­te pe­ro que, por di­cha, ya le es­tán lle­gan­do ofer­tas y es­tá mi­dien­do por dón­de irá su re­lan­za­mien­to. Es­to sin con­tar con el apo­yo ma­si­vo que ha te­ni­do del pú­bli­co que lo si­gue, in­clui­dos, no­so­tros.

Es­ta sí es una jo­ya: sá­ba­do 24 de mayo de 1969, po­co me­nos de 50 años atrás, la pren­sa na­cio­nal da­ba cuen­ta del en­la­ce ma­tri­mo­nial de la se­ño­ri­ta Amanda Mon­ca­da con Enrique Ve­láz­quez. Es­ta mo­na­da de chi­qui­lla es hoy la muy co­no­ci­da za­ri­na de la mo­da, Amanda. To­do un cro­mo.

Ma­tías Mon­te­ro, de 7 años, tu­vo un en­cuen­tro inol­vi­da­ble el do­min­go pa­sa­do, mien­tras com­pra­ba el desa­yuno jun­to con su pa­dre en el Au­to Mer­ca­do Los Yo­ses. Acá con tre­men­do con­ter­tu­lio de esa ma­ña­na, el pre­si­den­te Luis Gui­ller­mo So­lís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.