Un mun­do sin hé­roes

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Víc­tor Fer­nán­dez G. vfer­nan­dez@na­cion.com

Jax Te­ller ado­ra a sus hi­jos, ama a su es­po­sa, cui­da a sus ami­gos, pro­te­ge a su co­mu­ni­dad. Jax es bien pa­re­ci­do, su pre­sen­cia fí­si­ca im­pre­sio­na, su ca­ris­ma arras­tra. Jax po­dría ser el hé­roe de cual­quier his­to­ria, pe­ro no lo es: Jax es una ma­la per­so­na.

Jax Te­ller es el pro­ta­go­nis­ta de Sons of Anarchy, se­rie de FX que ter­mi­nó en el 2014 y a la que en su mo­men­to no pres­té ma­yor aten­ción. No es has­ta aho­ra, a po­cas se­ma­nas de ser eli­mi­na­da de Net­flix, que pre­gun­té por ella.

La li­cen­cia que esa pla­ta­for­ma tie­ne pa­ra con va­rias de las se­ries más em­ble­má­ti­cas de Fox ex­pi­ra en ju­lio. El que sal­gan de Net­flix im­pli­ca que de­fi­ni­ti­va­men­te me que­da­ré sin ver al­gu­nos de esos tí­tu­los, por lo que pre­gun­té a los co­no­ci­dos de Fa­ce­book cuál de aque­llas se­ries me­re­cía una ma­ra­tón in­ten­sa de des­pe­di­da. Y por en­ci­ma de las siem­pre fa­vo­ri­tas 24, Mo­dern Fa­mily y Pri­son Break, la res­pues­ta de los en­ten­di­dos fue uná­ni­me: te­nía que ver Sons of Anarchy a to­da cos­ta.

Bien lo des­cri­bió uno de quie­nes me la re­co­men­dó: SOA es una se­rie en la que to­dos son ma­los. Y así es, pues con­for­me con­su­mo los epi­so­dios de mo­do fre­né­ti­co (mu­chas de mis ho­ras de al­muer­zo y ma­dru­ga­das de es­te mes han si­do su­yas), bus­co ca­ras en qué per­sig­nar­me y no lo con­si­go.

Sons of Anarchy es la his­to­ria de un club de mo­to­ci­clis­tas ca­li­for­nia­nos que se dedica a to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les. Sus miem­bros se ufa­nan del tiem­po que han pa­sa­do en pri­sión; son violentos por na­tu­ra­le­za, y se ven co­mo el ti­po de su­je­tos que una fa­mi­lia de bien no quie­re co­mo ve­ci­nos. Si tal co­sa co­mo el in­fierno exis­te, acá ya to­dos tie­nen ti­que­te re­ser­va­do.

Qui­tan­do de la ecua­ción los con­flic­tos mo­ra­les, los per­so­na­jes de Sons of Anarchy tie­nen un atrac­ti­vo in­ne­ga­ble, que pro­vo­ca sen­ti­mien­tos de cul­pa en la au­dien­cia. ¿Es­tá bien iden­ti­fi­car­se con Jax, a sa­bien­das de que su cuen­ta de ase­si­na­tos cre­ce en­fer­mi­za? To­dos los que han muer­to a ma­nos su­yas son se­res hu­ma­nos des­pre­cia­bles, cri­mi­na­les peo­res que él. Ahí es cuan­do el sen­ti­mien­to de cul­pa no que­da en el per­so­na­je, sino en el pú­bli­co.

Es­tos mo­to­ci­clis­tas quie­ren a sus ami­gos co­mo her­ma­nos, dan la vis­ta por ellos, va­lo­ran la leal­tad por en­ci­ma de to­do. Al­re­de­dor su­yo gra­vi­ta una ga­ma de per­so­na­jes igual­men­te cues­tio­na­ble, pa­ra los que un da­ño me­nor (o co­la­te­ral) es acep­ta­ble en be­ne­fi­cio de un bien ma­yor.

Sons of Anarchy es el ti­po de his­to­ria que no de­be­ría exis­tir, en tan­to el al­ma fue­se de co­lo­res. Pe­ro es del blan­co, el gris y el ne­gro que na­cen per­so­na­jes co­mo Jax Te­ller, el ban­di­do no­ble, “el la­drón bueno”.

Si me acep­ta la su­ge­ren­cia, de­le la oportunidad a Sons of Anarchy, que es te­le­vi­sión de la más al­ta ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.