Com­ple­jas y ague­rri­das

Har­lots, nue­va se­rie de Fox Pre­mium, cuenta la his­to­ria de una fa­mi­lia de mu­je­res en torno a un bur­del, quie­nes de­ben so­bre­vi­vir en un mun­do fe­roz, así sea ven­dien­do sus cuer­pos.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Danny Bre­nes danny.bre­nes@nacion.com

En 1763, Lon­dres es el es­ce­na­rio de una ba­ta­lla cam­pal. O, mejor, car­nal. Mar­ga­ret Wells, la am­bi­cio­sa due­ña de un bur­del de la ciu­dad, lle­va a ca­bo una subas­ta si­len­cio­sa du­ran­te una fun­ción de ópe­ra.

El pre­mio de la subas­ta es la vir­gi­ni­dad de Lucy, su hi­ja me­nor; los fon­dos re­cau­da­dos per­mi­ti­rán a su ma­dre mu­dar el bur­del a un ba­rrio mu­cho más fino, más acor­de con sus as­pi­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas.

No es una sor­pre­sa para Lucy. Su her­ma­na ma­yor, Mar­ga­ret, fue subas­ta­da de forma si­mi­lar.

A la pe­que­ña, su ma­dre in­ten­ta ex­pli­car­le, no sin pe­sar, la ra­zón de sus ac­cio­nes: a sus 12 años, Mar­ga­ret fue ven­di­da por su ma­dre al­cohó­li­ca a cam­bio de un par de mo­ne­das. Lo que ella bus­ca para sus hi­jas, en cam­bio, es un mejor fu­tu­ro, po­si­bi­li­da­des. Una vez con­clui­da la subas­ta y ya ven­di­da la vir­gi­ni­dad de su hi­ja, Mar­ga­ret es­pe­ra a que to­dos los asis­ten­tes aban­do­nen el lu­gar an­tes de vo­mi­tar en una es­qui­na, co­rroi­da por el re­mor­di­mien­to. Mu­je­res fuer­tes y com­ple­jas, mu­je­res que de­ben ha­cer lo que sea para so­bre­vi­vir en un mun­do do­mi­na­do por hom­bres que pue­den com­prar­las. Esa es la pre­mi­sa de Har­lots, una se­rie que si­gue la his­to­ria de Mar­ga­ret, Lucy y Char­lot­te y su re­la­ción con el bur­del, con los clien­tes y con ellas mis­mas. Des­cri­ta por la re­vis­ta Va­riety co­mo una fu­sión en­tre Down­ton Ab­bey y Ga­me of Th­ro­nes –un dra­ma his­tó­ri­co sin dra­go­nes pe­ro con pros­ti­tu­tas pre­vic­to­ria­nas–, Har­lots re­tra­ta a sus mu­je­res pro­ta­go­nis­tas en una cons­tan­te lu­cha por sa­lir de la po­bre­za, va­lién­do­se de su as­tu­cia, de su cuer­po o del cuer­po de otras.

La di­rec­ción de ar­te es ri­quí­si­ma, con abun­dan­tes de­ta­lles que dan forma a un uni­ver­so creí­ble y que hue­le a si­glo XVIII. Al mis­mo tiem­po, los per­so­na­jes son em­pá­ti­cos, fuer­tes y pro­fun­dos.

Es, tam­bién, una se­rie de mu­je­res con­ta­da por mu­je­res, pe­ro le­jos de las vie­jas es­truc­tu­ras de cu­le­bro­nes lle­nos de cli­chés. Har­lots es un dra­ma re­don­do, cruel y, sobre to­do, tre­men­da­men­te adic­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.