Pe­dro y el triun­fo con­tra la es­co­ria

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

El es­tu­por no se nos va a pa­sar, no se nos pue­de pa­sar. Lo que ocu­rrió en Car­ta­go pre­vio al jue­go con­tra He­re­dia, el do­min­go pa­sa­do, nos ras­gó el al­ma, nos des­bor­dó la in­com­pren­sión y la pu­ra y san­ta ver­dad, nos lle­vó a pre­gun­tar­nos has­ta qué gra­do se nos ha en­fer­ma­do la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­ses en cues­tión de unas cuan­tas dé­ca­das.

Ha­blar sobre la bar­ba­rie

que se ge­ne­ra por cuenta de los fa­ná­ti­cos del fút­bol es, a es­tas al­tu­ras, llo­ver sobre mo­ja­do. Lo clu­bes es­tán to­man­do me­di­das y la ley ha he­cho lo su­yo tam­bién con los res­pon­sa­bles de se­me­jan­tes agre­sio­nes, to­do por cuenta de una pre­fe­ren­cia fut­bo­lís­ti­ca.

Sin em­bar­go,

el lu­nes el dia­rio La Te­ja nos hi­zo sen­tir un fres­qui­to en el co­ra­zón al pu­bli­car la lin­da his­to­ria de Pe­dri­to, un sim­pá­ti­co gua­chi­mán que tra­ba­ja en las afue­ras de Sa­bor a Tan­go, en La Sa­ba­na, y quien ya ha­ce po­co se ha­bía ro­ba­do el show cuan­do apa­re­ció co­mo “el co­la­do” en la fo­to del al­muer­zo de des­pe­di­da que or­ga­ni­za­ron los par­ti­ci­pan­tes de la re­cien­te edi­ción de Tu ca­ra me sue­na.

Tam­bién ha­bía lo­gra­do

re­cien­te­men­te un fo­tón con el as­tro bra­si­le­ño Ro­nal­din­ho (co­mo quien di­ce ¡es­tá en­ra­cha­do Pe­dri­to!).

El ca­so es que Ma­rio

Cha­cón, in­te­gran­te de La Me­dia Do­ce­na, se alió con el vo­lan­te manudo Pa­blo Ga­bas para cum­plir la vi­si­ta del gua­chi­mán al Mo­re­ra So­to. Ma­rio es co­due­ño del res­tau­ran­te en el que tra­ba­ja Pe­dro.

No es ne­ce­sa­rio

re­se­ñar lo que fue para aquel per­so­na­je vi­si­tar un estadio y ver un par­ti­do por pri­me­ra vez, na­da me­nos que un clásico emblemático por­que sa­có a la Li­ga de su tre­me­bun­da ma­la ra­cha... Lo que ve­mos en las fo­tos ane­xas lo di­cen to­do: eso es el fút­bol. El fút­bol es, para mi­llo­nes, el de­por­te más her­mo­so del mun­do. Has­ta las pér­di­das sue­len ser un tra­go amar­go que se di­gie­re con gus­to, por­que tar­de o tem­prano ven­drá la re­van­cha y el ga­ne sa­brá más ri­co.

El lu­nes, fui­mos mi­les los que ama­ne­ci­mos con el al­ma ado­lo­ri­da tras pre­sen­ciar la bar­ba­rie que se vi­vió en las afue­ras del Fe­llo Me­za. Sin em­bar­go, la his­to­ria de Pe­dro, el sim­pá­ti­co “gua­chi­mán” que fue por pri­me­ra vez a un clásico, nos de­vol­vió un po­co de es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.