Pe­ne­trar en la men­te del ván­da­lo

Net­flix es­tre­na su úl­ti­ma se­rie do­cu­men­tal so­bre cri­men: una his­to­ria fal­sa en la que un ci­neas­ta de­fien­de el ho­nor de un mu­cha­cho acu­sa­do de di­bu­jar 27 ca­rros con pe­nes

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Na­ta­lia Díaz Ze­le­dón ndiaz@nacion.com

Así no era co­mo es­pe­ra­ba que sa­lie­ra mi vi­da”, di­ce Dy­lan Max­well en una in­tros­pec­ti­va na­rra­ción. El tono deA­me­ri­can Van­dal es so­brio, la mú­si­ca es ten­sa, las to­mas de la cá­ma­ra du­ran­te las en­tre­vis­tas son len­tas y, en la ca­lle, son ner­vio­sas. To­dos los có­di­gos de un do­cu­men­tal de cri­men du­ro, sin di­bu­jos de pe­nes. Pe­ro es­ta se­rie de fal­so do­cu­men­tal, sin lu­gar a du­da, los tie­ne.

Tras una des­car­ga ma­si­va de pe­nes de ae­ro­sol rojo en 27 ca­rros del co­le­gio Ha­no­ver en Ca­li­for­nia, la se­rie de Net­flix in­ten­ta re­cons­truir el per­fil psi­co­ló­gi­co de un ván­da­lo im­po­ten­te.

En su co­le­gio, Max­well es co­no­ci­do por di­bu­jar pe­nes. Es el bro­mis­ta de la cla­se, el pa­ya­so trá­gi­co. Se gra­ba a sí mis­mo ra­yan­do las piz­za­rras y sube los vi­deos a sus re­des so­cia­les con fra­ses ins­pi­ra­do­ras: “Otro día, otro pe­ne”.

“Nun­ca voy a en­ten­der qué tie­nen de gra­cio­so los pe­nes”, di­ce una pro­fe­so­ra de Max­well con mi­ra­da tris­te.

Una se­cuen­cia rá­pi­da de los di­bu­jos de Max­well los pre­sen­ta co­mo una obra se­ria­da: tie­nen la mis­ma for­ma y las mis­mas pro­por­cio­nes. Ha te­ni­do tiem­po pa­ra dar­le fir­me­za a su es­ti­lo.

“La ev iden­cia es abru­ma­do­ra”, sos­tie­nen los in­ves­ti­ga­do­res que lo acu­san del cri­men de los 27 ca­rros y quie­ren su ex­pul­sión del co­le­gio.

Sin em­bar­go, una per­so­na le cree a Max­well y es­tá de­trás de las cá­ma­ras.

“Mi nom­bre es Pe­ter Mal­do­na­do y creo que hay ar­gu­men­tos le­gí­ti­mos de su inocen­cia”, ase­gu­ra. “Los pe­los de los tes­tícu­los son di­fe­ren­tes”.

Mal­do­na­do bus­ca al ver­da­de­ro cul­pa­ble del gra­fi­ti ge­ni­tal. La in­ves­ti­ga­ción de Ame­ri­can Van­dal es un chis­te de pe­nes tan lar­go que, a ra­tos, pa­re­ce se­rio. Hay que reír­se con ga­nas en los peo­res mo­men­tos. No se ape­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.