Geo­vanny Es­ca­lan­te, ta­len­to en rein­ven­ción

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

En es­te mun­do glo­ba­li­za­do y re­vo­lu­cio­na­do, siem­pre sor­pren­de, pa­ra bien, que al­guien lo­gre rein­ven­tar­se so­bre un ta­len­to que se dio a co­no­cer en el país cuan­do In­ter­net y las re­des so­cia­les aún no eran pla­ta­for­mas rá­pi­das pa­ra po­ner en la pa­les­tra pú­bli­ca a cual­quie­ra con ha­bi­li­da­des, án­gel o in­ge­nio par­ti­cu­la­res, co­mo de los hoy lla­ma­dos You­tu­bers.

Es el ca­so del sa­xo­fo­nis­ta

Geo­vanny Es­ca­lan­te, quien des­de los 10 años se enamo­ró de ese ins­tru­men­to y hoy, a sus 43, es un ver­da­de­ro vir­tuo­so de la eje­cu­ción, con for­ma­ción, ade­más, en el Con­ser­va­to­rio Cas­te­lla y en la Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil. No ha­bía cum­pli­do ni 20 cuan­do ya era par­te de re­le­van­tes gru­pos na­cio­na­les co­mo Mar­fil, Re­que­te y la Big Band; ya por ahí del 2000, se ade­lan­tó a su épo­ca y se man­dó co­mo so­lis­ta –a pe­sar de las crí­ti­cas de al­gu­nos co­le­gas– y se ar­mó con sus pis­tas y de­más pa­ra ofre­cer sus pro­pios es­pec- tácu­los de sa­xo­fón.

Fue no­ti­cia

mun­dial en se­tiem­bre de 1998 cuan­do, a los 24 años, de­rri­bó de un so­pli­do un ré­cord Guin­ness y sos­tu­vo una no­ta en su sa­xo­fón so­prano du­ran­te una ho­ra, 45 minutos y 30 se­gun­dos. Ca­si el do­ble de la mar­ca an­te­rior que es­ta­ble­ció el re­co­no­ci­do sa­xo­fo­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Kenny G.

El ca­so es que fue a él

a quien se le ocu­rrió, ha­ce nue­ve años, ade­re­zar el pa­so de via­je­ros en el Ae­ro­puer­to Juan

San­ta­ma­ría con las no­tas de su sax, día a día des­de las 8 o 9 de la ma­ña­na has­ta pa­sa­do el me­dio­día, una rein­ven­ción que le ha da­do tre­men­dos ré­di­tos, co­mo la ven­ta de sus dis­cos, el he­cho de que pa­sa­je­ros de to­do el mun­do le es­cri­ban de va­rias la­ti­tu­des y una aven­tu­ra inusi­ta­da que le ocu­rrió ha­ce un par de me­ses, cuan­do re­ci­bió una in­vi­ta­ción con to­do pa­go pa­ra via­jar a la Re­pú­bli­ca de Ka­za­jis­tán. Pa­ra lle­gar a ese país trans­con­ti­nen­tal du­ró más de 48 ho­ras pa­ra lle­gar (un lu­nes en la tar­de), es­tu­vo 36 ho­ras pa­ra ofre­cer su es­pec­tácu­lo en la inau­gu­ra­ción de una im­por­tan­te fe­ria, y ya el miér­co­les es­ta­ba de vuel­ta al país, de­bi­do a com­pro­mi­sos es­ta­ble­ci­dos an­tes.

“El sa­xo­fo­nis­ta del

ae­ro­puer­to”, co­mo se le co­no­ce aho­ra, re­cién li­bró una lu­cha per­so­nal tre­men­da al afron­tar, jun­to con su fa­mi­lia, la lu­cha con­tra el cán­cer de su hi­ji­ta ma­yor, la tam­bién co­no­ci­da So­fía Es­ca­lan­te, quien hoy se en­cuen­tra en ple­na re­cu­pe­ra­ción.

La his­to­ria

tie­ne mu­chos más ri­be­tes que no podemos con­tar por un te­ma de es­pa­cio, pe­ro el queha­cer de Geo­vanny Es­ca­lan­te, el que mu­chos co­no­ci­mos co­mo la gran pro­me­sa y “cu­mi­che” de gru­pa­zos na­cio­na­les, es digno de ad­mi­rar, aplau­dir, se­guir en re­des so­cia­les y, por su­pues­to, en los even­ta­zos que ame­ni­za. El mun­do es de los au­da­ces y ya ven, tam­bién de los hu­mil­des, por­que a pe­sar de sus lo­gros, Geo­vanny ha re­co­men­za­do de nue­vo en va­rios ca­mi­nos y ahí es­tán los re­sul­ta­dos no so­lo de su ta­len­to, sino de su gran es­fuer­zo. A echar pa’l sa­co.

Lo que se he­re­da

no se hur­ta, di­ce el ada­gio que cae de per­las en es­ta oca­sión: la pre­cio­sa nie­ta del ac­tor na­cio­nal Ra­fa Ro­jas hi­zo su de­but por lo gran­de en una es­ce­na de la pe­lí­cu­la

Des­per­tar, y tal pa­re­ce que la be­bé tie­ne el mis­mo ca­ris­ma del abue­lo. La pro­duc­ción se te­nía bien guar­da­do el se­cre­to, pe­ro acá te­ne­mos en ex­clu­si­va una foto de la pe­que­ña ac­triz en el set de fil­ma­ción. A es­te To­po no se le va na­da.

El trái­ler

de la pe­lí­cu­la ad­vier­te que ire­mos a llo­rar a ma­res al ci­ne, pe­ro ha­brá es­pe­ran­za al fi­nal del tú­nel; es­te ade­lan­to ha ge­ne­ra­do gran re­vue­lo en las re­des y ya lle­va más de 105.000 re­pro­duc­cio­nes, ya fal­ta po­quí­si­mo pa­ra el es­treno es­te 12 de oc­tu­bre, pa­ra que lo apun­ten en la agen­da. Es­ta­mos co­mien­do an­sias de ver­la.

Par­te de la al­ga­ra­bía

que pro­du­cen los jue­gos del se­lec­cio­na­do me­xi­cano en Cos­ta Ri­ca, tie­ne que ver con la pre­sen­cia de los pe­sos pe­sa­dos de gran­des ca­de­nas co­mo ESPN o Fox Sports, entre otras.

El ‘staff’

de Úl­ti­ma pa­la­bra (Fox Sports) tu­vo, por ejem­plo, elo­gio­sos co­men­ta­rios ha­cia la for­ma de ser del cos­ta­rri­cen­se, du­ran­te la trans­mi­sión pre­via al jue­go de es­te mar­tes, en los que des­ta­có có­mo to­do el mun­do an­da tran­qui­lo y has­ta la gen­te co­no­ci­da se tra­ta de tú a tú con los se­gui­do­res que se en­cuen­tran en el de­ve­nir co­ti­diano.

Sin em­bar­go,

el pro­pio día del jue­go al­gún com­mu­nity ma­na­ger se ja­ló tre­men­da pi­fia, pe­ro tre­men­dí­si­ma, cuan­do posteó: “Las dos me­jo­res se­lec­cio­nes de Conca­caf cho­can es­te mar­tes en Cos­ta Ri­ca, don­de Mé­xi­co bus­ca­rá to­mar re­van­cha de la úl­ti­ma de­rro­ta que tu­vie­ron EN SU VI­SI­TA A LA IS­LA

3

1. Mo­men­to en que Es­ca­lan­te eje­cu­ta su pre­sen­ta­ción en la Ex­po As­ta­na 2017, con un re­per­to­rio cos­ta­rri­cen­se e imá­ge­nes re­pre­sen­ta­ti­vas del país. 2. En las ins­ta­la­cio­nes del Ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría, don­de to­ca el sax de lu­nes a do­min­go, de las 8:30 a. m. a pa­sa­do el me­dio­día). 3. El mú­si­co ti­co po­sa con un gru­po de co­le­gas ka­za­jos. 4. Par­te de la ciu­dad fe­rial de Ex­po As­ta­na, con sus exó­ti­cos edi­fi­cios re­don­dos. Geo­vanny se ta­tuó el ros­tro de su hi­ja ma­yor, So­fía Es­ca­lan­te, quien li­bró una me­diá­ti­ca lu­cha con­tra el cán­cer. 4

1

2

¿Pi­fia o es­tra­te­gia? Du­ran­te un reportaje so­bre el uso del con­dón, el pe­rio­dis­ta Os­car Ulloa in­ter­ac­tuó en vivo con el pú­bli­co. Se­gún lo con­fe­só des­pués en re­des so­cia­les, tu­vo que lu­char pa­ra con­te­ner la ri­sa cuan­do le­yó la pu­bli­ca­ción de “Jo­sé Alf Ca­po­ne”. Nos pre­gun­ta­mos qué ha­bría pa­sa­do (o qué pa­sa­rá) si al­guien se man­da con una bar­ba­ri­dad ahí, por es­cri­to y en vivo. Por lo pron­to, mien­tras es­pe­ra­mos que eso pa­se pa­ra ver có­mo re­suel­ven, nos tu­vie­ron en­gan­cha­dos a la trans­mi­sión pa­ra ver por dón­de sal­ta­ba la lie­bre. Ha­brá que ver aho­ra, qué tan al­to lo ha­ce.

El re­gre­so del ac­tor na­cio­nal Ra­fa Ro­jas a la ac­tua­ción, con la pe­lí­cu­la ti­ca ‘Des­per­tar’ –que se es­tre­na­rá el 12 de oc­tu­bre– mar­có tam­bién el de­but de Ce­les­te, pe­que­ña nie­ta de Ra­fa, cu­ya par­ti­ci­pa­ción en el fil­me se­rá una gran sor­pre­sa pa­ra la au­dien­cia, y un gran y sim­bó­li­co orgullo pa­ra el fe­liz abue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.