El Her­nán del fu­tu­ro

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@nacion.com

Ca­da nue­vo es­fuer­zo de Her­nán Jiménez pro­vo­ca una mez­cla de sor­pre­sa y ad­mi­ra­ción con un sus­pi­ro: “Na­tu­ral­men­te”, pien­sa uno. Es na­tu­ral, co­mo su­pi­mos es­ta se­ma­na, que el ci­neas­ta y co­me­dian­te cos­ta­rri­cen­se asu­ma un pro­yec­to en in­glés, con Par­ker Po­sey, Beau Brid­ges, Aden Young y Ken Jeong.

Es na­tu­ral por­que, co­mo he­mos vis­to des­de al me­nos A ojos ce­rra­dos (2010), su pri­mer lar­go­me­tra­je, to­do el em­pe­ño que Jiménez po­ne en sus pro­yec­tos es pa­ra que el pró­xi­mo sal­ga me­jor. Dos lar­go­me­tra­jes más (El re­gre­so, 2012, y En­ton­ces no­so­tros, 2016) y una se­gui­di­lla de ru­ti­nas de stand up co­medy bien afian­za­das en el pú­bli­co ti­co han de­mos­tra­do que Jiménez no tie­ne so­lo ta­len­to pa­ra la co­me­dia –la más desafian­te dis­ci­pli­na del en­tre­te­ni­mien­to, si se quie­re ha­cer bien–, sino un com­bus­ti­ble muy es­pe­cial. Tra­ba­ja. Mu­cho.

El triun­fo del es­fuer­zo –el se­rio, el com­pro­me­ti­do– siem­pre es mo­ti­vo de ce­le­bra­ción. Jiménez fil­ma­rá El­sew­he­re en Ca­na­dá, con un equi­po es­te­lar. Es pro­ba­ble que es­te fil­me le tien­da puentes a otras cin­tas, se­ries, quién sa­be qué más. Él sa­brá sor­pren­der­nos.

Tam­bién es oca­sión pa­ra po­ner­nos a pen­sar en el Her­nán del fu­tu­ro. Quien pres­ta aten­ción al pul­so del au­dio­vi­sual ti­co se ha­brá per­ca­ta­do ya de que es­te 2017 es un año muy es­pe­cial pa­ra el ci­ne cos­ta­rri­cen­se. Por pri­me­ra vez, dos cor­to­me­tra­jes de di­rec­to­ras ti­cas com­pi­tie­ron en el Fes­ti­val de Can­nes, el más pres­ti­gio­so del mun­do. He­mos dis­fru­ta­do estrenos im­por­tan­tes en sa­las lo­ca­les, co­mo el do­cu­men­tal La Di­xon y el dra­ma El so­ni­do de las cosas, y ven­drán más, co­mo Vio­le­ta al fin, de Hil­da Hi­dal­go. Ish­tar Ya­sin se pre­pa­ra pa­ra es­tre­nar su Dos Fri­das (con Ma­ría de Me­dei­ros), So­ley Bernal su Des­per­tar, Din­ga Hai­nes su Hom­bre de fe...

La lis­ta po­dría se­guir y se­guir. Eso es iné­di­to. Eso es mo­ti­vo de fies­ta, sí, y de re­fle­xio­nar. A pe­sar de que por aquí y por allá apa­rez­can su­per­pro­duc­cio­nes en nues­tro te­rri­to­rio (co­mo Sui­ci­de Squad), y a pe­sar del no­to­rio em­pe­ño y éxi­to de ci­neas­tas co­mo Es­te­ban Ra­mí­rez o Mi­guel Gó­mez, es in­elu­di­ble: gros­so mo­do, nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra si­gue sien­do exi­gua y dis­per­sa.

Co­mo po­lí­ti­ca na­cio­nal, Cos­ta Ri­ca de­be y pue­de im­pul­sar la in­dus­tria au­dio­vi­sual. Ex­por­ta­mos ani­ma­ción y pro­duc­tos de to­da ín­do­le. Al­ber­ga­mos pro­duc­cio­nes de te­le­vi­sión, de ci­ne, di­gi­ta­les y de ani­ma­ción. Nues­tros ci­neas­tas via­jan den­tro y fue­ra del país, cá­ma­ra en mano, ali­men­tan­do un ci­ne que cre­ce y cre­ce (y co­mo un do­ble mo­ti­vo de ce­le­bra­ción par­ti­cu­lar de Cos­ta Ri­ca: gran par­te del em­pu­je vie­ne de mu­je­res di­rec­to­ras y pro­duc­to­ras).

Es­ca­sean to­da­vía es­tí­mu­los fis­ca­les, pro­duc­tos ban­ca­rios, po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas ade­cua­das, dis­tri­bu­ción lo­cal y es­pa­cios de ex­hi­bi­ción. Cos­ta Ri­ca pue­de y de­be plan­tear­se co­mo ob­je­ti­vo es­ti­mu­lar las in­dus­trias crea­ti­vas, co­mo la au­dio­vi­sual, la edi­to­rial, la mo­da y la pro­duc­ción mu­si­cal, por­que tie­ne el ta­len­to, tie­ne re­cur­sos y opor­tu­ni­da­des. Pe­ro se re­quie­re fir­me­za y di­rec­ción en lo pú­bli­co, se­rie­dady ries­go en lo pri­va­do. Es un es­fuer­zo con­jun­to.

Hay mu­cho en ca­mino, pe­ro no pue­de de­jar­se su­je­to a ca­pri­chos y vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca. Sí, es­fuer­zos in­di­vi­dua­les, co­mo el de Her­nán Jiménez, ren­di­rán fru­tos y a su rit­mo y mo­do. Pe­ro el país, en ge­ne­ral, po­dría ser un me­jor tram­po­lín pa­ra ta­len­tos co­mo el su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.