El se­xo se tra­ta

The Deu­ce, nue­va se­rie de HBO, se in­ter­na en la Nue­va York de los se­ten­ta, ni­do de fau­na sos­pe­cho­sa, cu­na de la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Danny Bre­nes danny.bre­nes@nacion.com

El se­xo ven­de. Es una ver­dad uni­ver­sal que da­mos por sen­ta­da, co­mo si hu­bie­ra es­ta­do ahí des­de siem­pre. Pe­ro, ¿des­de cuán­do ven­de? ¿En qué mo­men­to de­ci­di­mos em­pa­que­tar el se­xo y po­ner­le un pre­cio? ¿En qué mo­men­to se con­vir­tió en ne­go­cio?

De acuer­do, la pros­ti­tu­ción es –re­za el ada­gio– el ofi­cio más an­ti­guo de to­dos los tiem­pos, pe­ro pa­ra Candy es más un pri­mer es­ca­lón en su plan de ne­go­cios.

Candy es una tra­ba­ja­do­ra del se­xo bus­can­do me­jor for­tu­na en un tiem­po y un es­pa­cio –la ciu­dad de Nue­va York, a prin­ci­pios de los años se­ten­ta– en los que el tér­mino 'tra­ba­ja­do­ra del se­xo', tan po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, no le im­por­ta­ba a na­die: im­por­ta­ba que Candy ron­da­ba las ca­lles cer­ca­nas a Ti­mes Squa­re en po­ca ro­pa, ofre­cien­do sus for­mas al pos­tor de turno, li­dian­do con su com­pe­ten­cia –cien­tos de otras pros­ti­tu­tas– y con pro­xe­ne­tas que con­ver­tían las ca­lles de la ca­pi­tal del mun­do en una zo­na de gue­rra. An­sio­sa por sa­lir de ese lim­bo de car­ne, di­ne­ro y vio­len­cia –o, al me­nos, sa­car­le pro­ve­cho a ese mis­mo lim­bo des­de una po­si­ción mu­cho más ven­ta­jo­sa–, Candy pro­gra­ma un al­muer­zo con el di­rec­tor de un show de se­xo en vi­vo. El hom­bre ma­lin­ter­pre­ta sus in­ten­cio­nes y le ofre­ce tra­ba­jo: $40 por te­ner se­xo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.