Na­da co­mo odiar­se en la te­le

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Na­ta­lia Díaz Ze­le­dón ndiaz@nacion.com

Na­da co­mo ver te­le y dar­se cuen­ta de que el es­pe­jo ne­gro de­vuel­ve la mi­ra­da. En la universidad, un pro­fe­sor de guion in­sis­tía en que los me­jo­res an­ta­go­nis­tas de las his­to­rias es­tán afue­ra: los sú­per vi­lla­nos, los desas­tres na­tu­ra­les, los je­fes, los ma­los ma­tri­mo­nios, el cán­cer que pa­ra­si­ta un pul­món, la ma­fia, has­ta la so­le­dad exis­ten­cial. Pe­ro aho­ra, en la lla­ma­da era do­ra­da de la te­le­vi­sión, to­dos mis hé­roes fa­vo­ri­tos tie­nen al­go en co­mún. Pe­lean con­tra ellos mis­mos, por den­tro y por fue­ra.

El BoJack Hor­se­man de Net­flix se des­pier­ta y lo pri­me­ro que ha­ce es lla­mar­se “un pe­da­zo es­tú­pi­do de mier­da”. An­tes de si­quie­ra sa­lir de su ca­sa en Holly­woo (en la pri­me­ra tem­po­ra­da se ro­ba­ron la úl­ti­ma le­tra del fa­mo­so ró­tu­lo y aho­ra el lu­gar se lla­ma tal cual), se di­ce es­tú­pi­do, gor­do, idio­ta y ba­su­ra. El res­to del epi­so­dio, es una ba­ta­lla épi­ca y per­di­da con­tra sus ma­los há­bi­tos de al­coho­lis­mo y la au­to­des­truc­ti­va dis­tan­cia emo­cio­nal que lo ale­ja de su fa­mi­lia y ami­gos. Cuan­do al­go sa­le bien, él mis­mo se sa­bo­tea pa­ra es­tar so­lo con el tra­go. Ge­ne­ral­men­te, ahí re­ma­tan las emo­cio­nes con un chis­te.

A pe­sar de que el tí­tu­lo lo su­gie­re, en

Crazy Ex-Girl­friend el me­nor pro­ble­ma del per­so­na­je prin­ci­pal, Re­bec­ca Bunch, es es­tar lo­ca por su ex­no­vio de la ado­les­cen­cia. Es­tá tan an­sio­sa por re­gre­sar a su vi­da, que los chis­tes so­bre su in­sis­ten­cia se des­bor­dan: se ha­ce ami­ga de sus ami­gos, se ha­ce ami­ga de su no­via, se ha­ce ami­ga de su ma­má.

¿Cuán­tas ve­ces pue­de uno in­te­rrum­pir ma­nía­ca­men­te la vi­da aje­na an­tes de que el chis­te se ago­te? En­do­ra, la ma­má de Sa­mant­ha en He­chi­za­da (1964-1972) apa­re­cía y se iba en un me­near de na­riz. Me­jo­ran­do la ca­sa

(1991-1999) fue tan lar­ga co­mo los no­ven­tas y nun­ca qui­so en­se­ñar la ca­ra de Wil­son, el ve­cino en­tro­me­ti­do.

La ma­gia con Crazy Ex-Girl­friend es que Re­bec­ca no es ni una an­ta­go­nis­ta có­mi­ca ni chis­te pa­sa­je­ro, no es nin­gún per­so­na­je se­cun­da­rio. Es la he­roí­na. Su cru­za­da lo­ca es he­roi­ca por­que, de­trás de los en­re­dos que crea pa­ra re­gre­sar a la vi­da de su ex­no­vio, es­tá de­pri­mi­da. De he­cho, se odia tan­to a sí mis­ma que la úni­ca for­ma de se­guir ade­lan­te es huyendo de su ca­sa y re­cons­tru­yén­do­se en Ca­li­for­nia, a la ima­gen y se­me­jan­za de lo que ima­gi­na le gus­ta al ti­po que per­si­gue. Si eso no es un hé­roe trá­gi­co, no me ima­gino qué lo se­ría.

Co­mo es­tas son his­to­rias de con­tras­te, no hay ma­ne­ra más dul­ce de con­tras­tar las di­men­sio­nes del odio in­te­rior que con el amor que hay afue­ra. BoJack es tan pa­tán por­que to­dos a su al­re­de­dor no lo son. Ro­dea­do de ca­ri­ño de ami­gos au­tén­ti­cos (tan ro­tos co­mo él mis­mo, eso sí), BoJack se pro­pi­na sus pro­pios gol­pes. Re­bec­ca es­tá tan lo­ca por­que la úni­ca per­so­na cons­pi­ran­do pa­ra ale­jar­la de su vi­da ideal es ella, ella ne­gán­do­se a sí mis­ma. So­lo que, a la fe­cha, no se ha da­do cuen­ta.

No es ar­bi­tra­rio que la dé­ca­da en la que fi­nal­men­te co­men­za­mos a en­ten­der que los pro­ble­mas men­ta­les (la de­pre­sión, la an­sie­dad, la in­se­gu­ri­dad re­cal­ci­tran­te) son un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca tam­bién sea la dé­ca­da de los pro­ta­go­nis­tas an­ta­go­nis­tas. Por­que, con­tra­rio a lo que de­cía el pro­fe­sor, no hay odio más pro­fun­do que el que na­ce de uno. Pe­lear­se con­tra el “yo” es un cuen­to de au­tén­ti­co he­roís­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.