A Ciu­dad Gó­ti­ca se la ave­ci­na su des­tino

Got­ham, la se­rie que cuenta la historia an­tes de la historia de Bat­man, lle­ga a su cuar­ta tem­po­ra­da con un ta­ble­ro en lla­mas: vi­lla­nos y hé­roes se pe­lean la ciu­dad.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Danny Bre­nes danny.bre­nes@na­cion.com

Al­fred, me sien­to más vi­vo que nun­ca”, le di­ce un jo­ven Bruce Way­ne (o, si lo pre­fie­re, Bruno Díaz) a su fiel ma­yor­do­mo lue­go de pa­sar una no­che en la ca­lle, vi­gi­lan­do des­de los te­chos de Ciu­dad Gó­ti­ca, en­fren­tán­do­se a vi­lla­nos tras el res­guar­do de una más­ca­ra ne­gra que pro­te­je su iden­ti­dad.

No hay se­cre­tos: us­ted y yo –y to­dos los de­más– sa­be­mos a qué se re­fie­re el jo­ven Bruce. To­dos co­no­ce­mos su des­tino, sin im­por­tar cuál ver­sión de es­te se cuen­te. La suer­te es­tá echa­da. Al­gún día, Bruce Way­ne se­rá el hé­roe que me­re­ce­mos, pe­ro no el que ne­ce­si­ta­mos.

Al­gún día, Bruce Way­ne se­rá Bat­man.

El es­treno de Got­ham, ha­ce tres años, pu­so en la te­le­vi­sión por ca­ble un ma­pa que que­ría mos­trar­le a los te­le­vi­den­tes el ca­mino de Bruce: có­mo el mu­cha­cho se con­vir­tió en el hé­roe en­mas­ca­ra­do, en el hom­bre mur­cié­la­go, pro­fun­di­zan­do más allá de la ver­sión sim- ple que abun­da en las ver­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Sí, sus pa­dres fue­ron ase­si­na­dos, ¿y en­ton­ces?

El gé­ne­sis de Got­ham dio un vi­ra­je con res­pec­to a las his­to­rias con­ven­cio­na­les de Bat­man, por­que no pu­so a Bruce en el ojo del hu­ra­cán; en cam­bio, el en­car­ga­do de lle­var las rien­das se­ría Ja­mes Gor­don, que más tar­de se con­ver­ti­ría en el alia­do de Bat­man en las fuer­zas po­li­cia­les de la ciu­dad.

Aho­ra que el pro­du­ci­do por War­ner arri­ba a su cuar­to ci­clo, el ca­mino se ve más cla­ro que nun­ca pa­ra Bruce y pa­ra Gor­don; al tiem­po, el pa­no­ra­ma es más tur­bio que an­tes. En las ca­lles de Ciu­dad Gó­ti­ca abun­dan los su­per­vi­lla­nos, de­ci­di­dos a re­to­mar una ciu­dad que, ase­gu­ran, les per­te­ne­ce.

Man­te­nien­do el ni­vel de in­ten­si­dad con que se desa­rro­lló la ter­ce­ra tem­po­ra­da, Got­ham pre­sen­ta una ciu­dad co­man­da­da por el te­mi­ble Pin­güino, quien se ha con­ver­ti­do en el né­me­sis de Gor­don. Por su par­te, Bruce co­mien­za a pro­bar su ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar­se al mal que abun­da en las no­ches de Ciu­dad Gó­ti­ca, aun­que to­do ello sea más com­pli­ca­do de lo que él –y en reali­dad– cual­quie­ra pue­da ima­gi­nar­se.

Es­ta cuar­ta tem­po­ra­da pro­me­te ser un fes­tín pa­ra los fa­ná­ti­cos de Bat­man, con­se­cuen­cia de un des­fi­le en apa­rien­cia in­fi­ni­to de per­so­na­jes que­ri­dos co­mo Ra’s al Ghul, Mr. Free­ze y El Acer­ti­jo, quien fue con­ge­la­do por Free­ze en la ter­ce­ra tem­po­ra­da pe­ro aho­ra, es­tá de re­gre­so.

Los vi­lla­nos ha­rán rei­nar el caos en la ciu­dad en es­ta cuar­ta tem­po­ra­da. La pues­ta en es­ce­na es­tá lis­ta pa­ra ver el na­ci­mien­to de un hé­roe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.