En un me­teo­ri­to; hi­ber­nó du­ran­te mi­le­nios, has­ta que el rui­do hu­mano lo des­per­tó y sin­tió un ham­bre in­sa­cia­ble, que so­lo apla­có con car­ne hu­ma­na.

Llegó a la tie­rra

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jorge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Mal­dad e inocen­cia. En el uni­ver­so oní­ri­co de Penny­wi­se el mie­do sa­cia su eterno ape­ti­to. Esa fuer­za om­ni­po­ten­te se des­pe­re­za ca­da 27 años, pa­ra dar­se un atra­cón de san­gre con los hu­ma­nos, en es­pe­cial sus car­na­das pre­di­lec­tas: los ni­ños.

Es­ta cria­tu­ra in­fer­nal –a fal­ta de un nom­bre ade­cua­do– la lla­man It o Eso; pa­ra al­gu­nos es so­lo el pro­duc­to de la ca­len­tu­rien­ta ima­gi­na­ción de Step­hen King y, pa­ra otros, es una en­ti­dad que sur­gió an­tes del ori­gen del uni­ver­so mis­mo; es de­cir, ha­rá po­co más de 20.000 mi­llo­nes de años, si no son fan­ta­sía las cuen­tas de Step­hen Haw­king y su pe­cu­liar teo­ría del Big Bang.

Lo cier­to es que Penny­wi­se es­tá ins­pi­ra­do en John Way­ne Gacy, un ase­sino en se­rie –en los años 90 del si­glo XX– que se dis­fra­za­ba de Pa­ya­so Po­go y se­cues­tró, tor­tu­ró, vio­ló y des­cuar­ti­zó a 33 chi­qui­tos y ado­les­cen­tes, a los que amon­to­nó en el só­tano de su ca­sa en Chica­go, Es­ta­dos Uni­dos.

El “It o Eso” de la no­ve­la y el ci­ne es un hí­bri­do en­tre Bo­zo y Ro­nald McDo­nald, que adop­tó esa for­ma pa­ra ate­rro­ri­zar –y en­gu­llir­se– a una ban­da de ra­pa­ces de­no­mi­na­da Los per­de­do­res, pues ca­da uno su­fría de per­se­cu­ción por sus de­fec­tos fí­si­cos, psi­co­ló­gi­cos o mo­ra­les.

Los pa­ya­sos ase­si­nos son un lu­gar co­mún en la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Es­tá el en­tra­ña­ble Hop-Frog, de Ed­gar Allan Poe; el de la Mu­jer de Ta­ba­rin, del fran-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.