Un gran pa­so ade­lan­te

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

En la trans­mi­sión es­pe­cial de “El año más me­mo­ra­ble” (de las es­tre­llas) en la emi­sión de Dan­cing with the Stars el do­min­go pa­sa­do, Te­le­ti­ca de­di­có abun­dan­cia de mi­nu­tos en su pro­gra­ma de ma­yor au­dien­cia pa­ra pre­sen­tar la historia de amor en­tre dos hom­bres, sin eu­fe­mis­mos ni jui­cios de va­lor. Es­to es un buen pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta.

Has­ta don­de re­cor­da­mos, es la pri­me­ra vez que al­go así ocu­rre en la te­le­vi­sión na­cio­nal, pa­ra la cual cons­ti­tu­ye un sal­to gi­gan­te en el lar­go ca­mino ha­cia la igual­dad de de­re­chos LGBTI en Cos­ta Ri­ca. Ha­brá quie­nes no es­tén de acuer­do con esa sen­da rum­bo a la pa­ri­dad de de­re­chos de es­ta co­mu­ni­dad, pe­ro nues­tra po­si­ción es ab­so­lu­ta­men­te fir­me

en cuan­to al apo­yo. Por eso aplau­di­mos de pie y con eu­fo­ria, que Víc­tor Car­va­jal y Jo­sé Acuña ha­yan po­di­do con­tar su con­mo­ve­do­ra historia de amor y se­llar la anéc­do­ta con flo­res, be­sos y lá­gri­mas fren­te a to­do el país. Por otra par­te, que­re­mos agre­gar, con co­no­ci­mien­to de cau­sa, que lo que con­tó Víc­tor Car­va­jal se que­dó cor­to, pues bien sa­be­mos de los sa­cri­fi­cios que ha he­cho el re­co­no­ci­do ani­ma­dor en los úl­ti­mos dos años, es­to de­bi­do a la di­fí­cil si­tua­ción de sa­lud con la que ha de­bi­do li­diar Acuña por va­rias ci­ru­gías de ca­de­ra.

En to­do es­te tran­ce, Car­va­jal ha con­ti­nua­do fren­te a to­das sus ta­reas en Te­le­ti­ca, no so­lo por­que ama su tra­ba­jo, si no por­que pa­ra él cual­quier en­tra­da ex­tra es una ben­di­ción, en vis­ta de la si­tua­ción ya na­rra­da. He­mos sa­bi­do de sus no­ches en ve­la cui­dan­do a Jo­sé, pa­ra lue­go alis­tar­se y tras­la­dar­se al Ca­nal, a al­gún even­to o a al­gu­na gi­ra en

cual­quier rin­cón del país.

Así que cuan­do aque­lla no­che Víc­tor ha­bló de ver­da­de­ro amor y ver­da­de­ro com­pro­mi­so, es­ta­ba ha­blan­do con el co­ra­zón, lo cual le con­fie­re ma­yor va­lía a la her­mo­sa es­ce­na de la que fui­mos tes­ti­gos el do­min­go. Mu­cha fuer­za, chi­qui­llos, y si­gan ade­lan­te así, que Jo­se va en fran­ca al­za­da, al pun­to que ya es­ta­mos es­pe­ran­do la in­vi­ta­ción pa­ra la tra­di­cio­nal de­co­ra­ción na­vi­de­ña de su ca­sa, la que con­sis­te en to­do un es­pec­tácu­lo te­má­ti­co y que em­pie­zan a pre­pa­rar en no­viem­bre. ¡Ahí les cae­mos! Si la en­sar­tan, fa­llan, y si no, tam­bién. Nun­ca me­jor ci­ta­do es­te ada­gio al co­men­tar las de­cla­ra­cio­nes que ofre­ció el director de con­te­ni­dos y pro­duc­tor ge­ne­ral de Re­pre­tel, Gas­tón Ca­rre­ra, so­bre el cie­rre del pro­gra­ma Gue­rre­ros. Con to­da trans­pa­ren­cia, Ca-

rre­ra co­men­tó a es­te dia­rio --y tam­bién por me­dio de sus re­des so­cia­les-- que los atle­tas par­ti­ci­pan­tes, quie­nes eran aten­di­dos por un equi­po im­por­tan­te de fi­sio­te­ra­peu­tas, es­ta­ban su­frien­do le­sio­nes com­pli­ca­das co­mo ten­di­ni­tis (le­sión que afec­ta al ten­dón de un múscu­lo y pro­vo­ca in­fla­ma­ción con gran do­lor), y la úni­ca for­ma en que re­co­bren su ca­pa­ci­dad fí­si­ca es con un re­po­so lar­go, ex­pli­có Ca­rre­ra. La al­ter­na­ti­va era re­sol­ver con su­plen­tes, pe­ro ló­gi­ca­men­te es­to no te­nía mu­cho sen­ti­do, pues se per­día la iden­ti­dad de los mu­cha­chos con la au­dien­cia. No tar­da­ron en­ton­ces en sur­gir los opi­nó­lo­gos de­trás de sus mo­ni­to­res, re­cha­zan­do la ver­sión del pro­duc­tor y atri­bu­yen­do la sa­li­da del ai­re del es­pa­cio a su fal­ta de ra­ting. ¿Quién en­tien­de? Más cla­ro no can­ta un ga­llo, tal co­mo lo com­pro­bó La Na­ción, las le­sio­nes eran pan de ca­da día. Co­mo di­jo Gas­tón, la prio­ri­dad era sal­va­guar­dar la par­te hu­ma­na y la in­te­gri­dad fí­si­ca de los mu­cha­chos. ¿Qué ha­bría pa­sa­do, por ejem­plo, si al­guno de los par­ti­ci­pan­tes, en una de tan­tas, se hu­bie­ra fre­ga­do las cer­vi­ca­les (¡can­ce­lo y re­pren­do!, di­ría mi abue­la) o su­fri­do al­gu­na le­sión peor? Ahí sí es cier­to que se les vie­ne la jauría y el mun­do en­ci­ma a los pro­duc­to­res, el ca­nal y de­más. Gas­tón Ca­rre­ra es­tá so­bra­do en in­ge­nio, eso es­tá más que com­pro­ba­do, y no du­da­mos de que se­gui­rá lu­chán­do­la en pos de se­guir con­quis­tan­do au­dien­cias, co­mo lo ha he­cho en el pa­sa­do. En­tre­tan­to, aplau­di­mos de pie su res­pon­sa­ble de­ci­sión. A pro­pó­si­to, y lo ha­bía­mos di­cho an­tes, siem­pre nos ha da­do ho­rror la po­si­bi­li­dad de que al­go sal­ga mal en la sec­ción El re­to de los to­ros de fin de año en Te­le­ti­ca, en el que fi­gu­ras co­no­ci­das del ca­nal se le me­ten al to­ro, li­te­ral­men­te. El fin de año pa­sa­do, por ejem­plo, se nos frun­ció el om­bli­go cuan­do vi­mos a la pe­rio­dis­ta Yahai­ra Pi­ña que­dar gro­gui tras la re­vol­ca­da de un to­re­te, has­ta a la clí­ni­ca fue a dar, pa­ra re­vi­sión. Za­po­te es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na, así que por aquí les de­ja­mos es­ta re­fle­xión.

‘De bo­ca en bo­ca’ apues­ta aho­ra por co­men­tar te­mas con­tro­ver­sia­les co­mo por ejem­plo la di­fe­ren­cia de edad en las pa­re­jas, de­fi­ni­ti­va­men­te un plan­tea­mien­to in­tere­san­te por par­te de la pro­duc­ción de la mano del ta­len­to­so “Ma­rio Go­rras” (Ma­rio Var­gas), abrien­do es­pa­cio pa­ra la par­ti­ci­pa­ción de la te­le­au­dien­cia por me­dio de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. El ries­go es que a ve­ces los te­le­vi­den­tes me­ten a los pre­sen­ta­do­res en aprie­tos, co­mo un día de es­tos, cuan­do una se­ño­ra lla­mó y di­jo que una jo­ven­ci­ta con un se­ñor muy ma­yor se ve fa­tal “pa­ra mues­tra la Miss CR ac­tual con su pa­re­ja”, se de­jó de­cir. ¿Có­mo se ata­jan ese ti­po de tor­tas en trans­mi­sio­nes en vi­vo? So­lo su pei­na­dor lo sa­be. Ah, bueno, y por su­pues­to, Gus­ta­vo Ló­pez, de Te­le­ti­ca De­por­tes, quien por mu­cho os­ten­ta el pri­mer lu­gar en apa­ñar­se con ma­dra­zos y otras bar­ba­ri­da­des que se han de­ja­do de­cir fut­bo­lis­tas fu­ri­bun­dos fren­te a su mi­cró­fono.

Ho­ra de va­gi­nas: El vier­nes 22 de se­tiem­bre, en Buen día, de ca­nal 7, ha­bien­do otras se­ño­ras co­mo Vi­via­na Cal­de­rón y Nancy Do­bles, a Omar Cas­can­te lo pu­sie­ron a en­tre­vis­tar a un gi­ne­có­lo­go so­bre san­gra­dos, coá­gu­los y de­más. En eso vino la pe­gun­ta: ¿Dí­ga­me doctor, si a la mu­jer se le in­fla­ma la va­gi­na, es un signo del san­gra­do? Me­dio ner­vio­so y con un po­co con pe­na aje­na de ver al sa­xo­fo­nis­ta so­plan­do aque­llos te­mas, di un gi­ro a la de­re­cha, pa­sé a Gi­ros y… ¡oh, sor­pre­sa!, di­ría Mi­lo Jun­co, me to­pé a Pa­tri­cia Fi­gue­roa, la Bar­bie Em­pe­ra­triz y Ar­chi­du­que­sa de Chan­cay, con­sul­tan­do so­bre cuán­to tiem­po des­pués de una ci­ru­gía va­gi­nal se pue­de te­ner una re­la­ción ín­ti­ma con el es­po­so. Por lo vis­to, aquel vier­nes los ma­ña­ne­ros ama­ne­cie­ron en­va­gi­na­dos.

Dro­gas in­sa­bo­ras: Pa­ra ter­mi­nar con es­tos te­mas de la te­le­vi­sión, les cuen­to que el pe­rio­dis­ta Die­go Pi­ñar, de

Gi­ros, en­tre­vis­tó a un po­li­cía so­bre so­bre las nue­vas dro­gas alu­ci­nó­ge­nas, y el ofi­cial res­pon­dió: “Se las pue­den po­ner a in­ges­tar sin que us­ted se dé cuenta y pue­den ser in­sa­bo­ras”. No­ta: en es­tos días de tra­ge­dias na­tu­ra­les, he no­ta­do que los nue­vos pe­rio­dis­tas han caí­do en la ma­la cos­tum­bre de ha­blar con tér­mi­nos téc­ni­cos o po­li­cia­les. Ya me re­fe­ri­ré a ese te­ma más ade­lan­te.

La historia de lu­cha, amor y so­li­da­ri­dad de Víc­tor Car­va­jal y su pa­re­ja, Jo­se Acuña, nos “sa­có el me­nu­do” --co­mo se di­ce po­pu­lar­men­te--, el do­min­go pa­sa­do. Dia­na de la O, bai­la­ri­na de Car­va­jal, es­tu­vo en­tre los cien­tos que no pu­di­mos con­te­ner las lá­gri­mas. RAN­DALL RO­DRÍ­GUEZ/pa­ra Te­le­guía.

Harry Bo­daan, due­ño del Ho­tel La Man­sion Inn y Pre­si­den­te e la Cá­ma­ra de Co­mer­cio In­dus­tria y Tu­ris­mo de Que­pos, re­ci­bió a Re­né Pi­ca­do, pre­si­den­te de Te­le­vi­so­ra de Cos­ta Ri­ca, en una vi­si­ta de cor­te­sía en la que tam­bién se tra­ta­ron al­gu­nos te­mas de coope­ra­ción en­tre Ca­ble­ti­ca y la co­mu­ni­dad de Que­pos. Pri­me­ro hi­cie­ron un re­co­rri­do en el lu­jo­so ya­te in­vi­ta­dos por Ed­gar Zur­cher, de Pro­mé­ri­ca, ban­co pro­pie­ta­rio de La Ma­ri­na Pez Ve­la. A bor­do fue­ron aten­di­dos con una ca­li­dad hu­ma­na dig­na de los ti­cos cha­pa­dos al es­ti­lo de an­ta­ño, el ca­pi­tán Ramón Ló­pez y los vi­ce­ca­pi­ta­nes Gus­ta­vo Re­yes y Ken­nedy No­gue­ra. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron en una ce­na en el ho­tel Ma­kan­da, a la que asis­tie­ron el vi­ceal­cal­de de Que­pos Erick Cordero, la so­prano ru­sa Elena Da­vi­do­va y otros in­vi­ta­dos. Re­né re­gre­só al día si­guien­te tem­prano a San Jo­sé, muy con­ten­to por las aten­cio­nes de don Harry Bo­daan, quien im­pul­sa es­te ti­po de ac­cio­nes en pro­cu­ra del be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad, por lo cual se le co­no­ce co­mo “el em­ba­ja­dor de Que­pos”.

“Don Pro­fe”: Así le lla­man úl­ti­ma­men­te a Don Stock­well sus es­tu­dian­tes, pues re­sul­ta que re­cién Ula­cit es­tre­nó el pri­mer cur­so so­bre or­ga­ni­za­ción de “Even­tos Ma­si­vos”, a car­go jus­ta­men­te del co­no­ci­do em­pre­sa­rio, quien es­tá fas­ci­na­do con es­ta eta­pa de do­cen­te, has­ta aho­ra des­co­no­ci­da pa­ra él. Sin em­bar­go, de muy bue­na fuen­te su­pi­mos que sus más de 20 alum­nos es­tán muy con­ten­tos, pues las cla­ses son en­ri­que­ce­do­ras en for­ma­ción y su­ma­men­te ame­nas en la con­duc­ción. El “Don Pro­fe” re­sul­tó ser un es­tu­che de sor­pre­sas.

Tre­men­do gus­to nos dio ver en los úl­ti­mos días, en la cuenta de Fa­ce­book del muy que­ri­do Geovanny Cal­de­rón, fo­to­gra­fías y co­men­ta­rios so­bre lo que pa­re­ce ser una gran ami­ga, no­via, pro­me­ti­da ... ya ave­ri­gua­re­mos qué de to­das, pe­ro se ven fe­li­ces. Ella se lla­ma Alejandra Ra­mí­rez, es de Pal­ma­res y por aho­ra, so­lo les desea­mos --co­mo tan­ta gen­te lo ha he­cho en re­des-- tiem­pos muy fe­li­ces jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.