El es­pec­tácu­lo de la mi­se­ria

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAP­PING - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@na­cion.com

Es ca­si una tra­di­ción cos­ta­rri­cen­se a es­tas al­tu­ras. En ca­da tem­po­ra­da elec­to­ral, un gru­po de can­di­da­tos se pres­ta pa­ra el reality show más frí­vo­lo: el es­pec­tácu­lo de la mi­se­ria.

Es­ta vez, el en­tre­te­ni­mien­to de la no­che se ti­tu­ló: “La po­bre­za en pri­me­ra fi­la”. El es­ce­na­rio: 7 días, cu­yos tro­pie­zos no me­nos­ca­ban su repu­tación co­mo pro­gra­ma de buen pe­rio­dis­mo te­le­vi­si­vo. Los pro­ta­go­nis­tas: cua­tro can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Cos­ta Ri­ca: Ro­dol­fo Piz­za, Ot­to Gue­va­ra, Ro­dol­fo Her­nán­dez y Car­los Al­va­ra­do.

Sa­bían en lo que se me­tían. El te­le­vi­den­te tam­bién. Pe­ro nos fui­mos de ca­be­za por­que, bien que mal, los lu­nes en la no­che 7 días aca­pa­ra la dis­cu­sión. Tras­piés o no, sue­le abrir es­pa­cios pa­ra un diá­lo­go se­reno y se­rio bas­tan­te inusual en el res­to de la pro­gra­ma­ción de los dos prin­ci­pa­les ca­na­les. Es­ta vez no fue así: fue un show de la po­bre­za.

El re­por­ta­je, por su­pues­to, em­pie­za con piano y la fra­se “La po­bre­za tie­ne ros­tro hu­mano”. No­so­tros, los te­le­vi­den­tes, no so­mos po­bres, nos su­gie­re es­te dis­cur­so; la cá­ma­ra nos lle­va a lo que nun­ca co­no­ce­re­mos. A ver “el sa­fa­ri” des­de la pri­me­ra fi­la.

Nos mon­ta­mos con los can­di­da­tos en la bu­se­ta, que nos lle­va a Te­jar­ci­llos de Ala­jue­li­ta. Allá nos es­pe­ra el re­pre­sen­tan­te de una or­ga­ni­za­ción, “quien nos ha­rá un tour por el lu­gar”. Un tour, no se va­ya a con­fun­dir: no nos que­da­mos, no vol­ve­re­mos. El pa­seo es ex­cep­cio­nal: es tu­ris­mo.

Ex­pli­car por qué es­to es pro­ble­má­ti­co pa­re­ce­ría ne­ce­dad, pe­ro tris­te­men­te es el dis­cur­so pre­do­mi­nan­te en nues­tra dis­cu­sión po­lí­ti­ca y en mu­chos abor­da­jes me­diá­ti­cos, por di­cha ca­da vez me­nos pro­mi­nen­tes y más cas­ti­ga­dos por te­le­vi­den­tes. No sor­pren­de cuan­do uno de los can­di­da­tos eva­lúa la po­bre­za en tér­mi­nos mo­ra­les (hay que “en­se­ñar va­lo­res”) por­que ya el re­por­ta­je así lo dis­po­ne. Esa es la fan­ta­sía na­cio­nal. La pe­sa­di­lla.

Hay una fór­mu­la ho­rren­da que so­bre­vi­ve inex­pli­ca­ble­men­te en es­cue­las de pe­rio­dis­mo: uno ha­ce la no­ta so­bre un te­ma du­ro (po­bre­za) y, lue­go, bus­ca “el la­do hu­mano” (co­mo si to­do lo que tra­tá­ra­mos no lo fue­ra ya).

El su­je­to de la no­ti­cia se re­du­ce a de­co­ra­ción, a ci­ta de apo­yo pa­ra te­sis con­ce­bi­das en el fic­ti­cio la­bo­ra­to­rio del pe­rio­dis­ta. Qui­zá eso fue lo que ocu­rrió aquí: un in­ten­to de po­ner­le “ros­tro hu­mano” a una reali­dad “que no es so­lo fríos nú­me­ros”.

La no­ta to­ma un ma­tiz más in­tere­san­te cuan­do de­ja de mos­trar las in­ter­ac­cio­nes de los can­di­da­tos con las mu­je­res que vi­si­tan en su ca­sa y se vuel­ca más bien a un de­ba­te. Sen­ta­dos en fi­la, des­me­nu­zan el pro­ble­ma de la po­bre­za y aven­tu­ran al­gu­nas pro­pues­tas.

La des­co­ne­xión en­tre el tono cá­li­do con el cual le ha­blan a las se­ño­ras y las mue­cas del dis­cur­so po­lí­ti­co es bru­tal: qui­zá aquí ha­ya un acier­to del re­por­ta­je, pues el fo­co del reality show se tras­la­da de la por­no­gra­fía de la po­bre­za a la tea­tra­li­dad de la po­lí­ti­ca. No obs­tan­te, tam­po­co es un ele­men­to que el pe­rio­dis­ta re­to­me ni ana­li­ce.

Es­te ti­po de shows no lo­gra sen­si­bi­li­zar a la au­dien­cia so­bre el te­ma de la po­bre­za ni edu­car­la; su fin es el es­pec­tácu­lo, la cu­rio­si­dad de ver al can­di­da­to de ca­mi­si­ta de ves­tir y pe­lo en­go­mi­na­do ca­mi­nan­do en­tre la­tas. Por eso se des­va­ne­ce. Es­tos abor­da­jes re­du­cen la dis­cu­sión so­bre la po­bre­za a un asun­to de ca­ris­ma de los can­di­da­tos y a quie­nes la su­fren a par­ti­ci­pan­tes pa­si­vos, a “po­bre­ci­tos”, pues. Pe­ro el es­pec­tácu­lo aca­ba cuan­do co­rren los cré­di­tos. La po­bre­za se ocul­ta. Fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.