DRÁ­CU­LA EN­TRE BAS­TI­DO­RES

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA -

El no­ve­lis­ta Bram Sto­ker, na­ci­do en Du­blín en 1847 y muer­to en Lon­dres en 1912, pa­de­ció de una se­ve­ra pa­rá­li­sis que le im­pi­dió ca­mi­nar has­ta los sie­te años. Pe­se a esa le­sión fue un des­ta­ca­do de­por­tis­ta, ma­te­má­ti­co y pre­si­den­te de la Sociedad Fi­lo­só­fi­ca en la Uni­ver­si­dad de Du­blín.

Es­cri­bió mu­chas no­ve­las y re­la­tos cor­tos co­mo:

y el li­bro don­de sos­tie­ne que la rei­na Isa­bel I era hom­bre.

Su obra cum­bre fue de 1897, que re­pre­sen­ta el idea­rio de­ca­den­te de la épo­ca.

Los pro­duc­to­res de Holly­wood le sa­ca­ron al personaje to­da la pun­ta que pu­die­ron; des­de el per­ver­ti­do se­xual violador de vír­ge­nes –San­gre pa­ra Drá­cu­la–; la nue­va ver­sión de Nosferatu con Klaus Kins­ki; el sexy-ama­ne­ra­do de Ro­man Po­lans­ki; o Drá­cu­la, de Fran­cis Ford Cop­po­la, cu­yo elen­co de lu­jo ga­nó tres Ós­car en 1992.

La ma­lig­ni­dad dra­cu­li­na que­dó he­cha tri­zas con la cin­ta de Mel Brooks –Drá­cu­la, un muer­to muy con­ten­to y fe­liz –pro­ta­go­ni­za­da por el co­me­dian­te Les­lie Niel­sen– quien ri­di­cu­li­zó to­dos los es­te­reo­ti­pos del prín­ci­pe de las ti­nie­blas y de­jó en pa­ños me­no­res al in­fe­liz

Otros le en­do­san el san­be­ni­to a Gi­lles de Rais, un no­ble fran­cés del si­glo XV –que lu­chó jun­to a Jua­na de Ar­co– y le acha­ca­ron la tor­tu­ra y ase­si­na­to de 300 ni­ños.

Los psiquiatras fo­ren­ses creen que la con­duc­ta de am­bos se aso­cia más con la psi­co­sis y es­qui­zo­fre­nia, si bien po­dría tra­tar­se de un ti­po de tras­torno men­tal mo­ti­va­do por el pla­cer li­bi­di­no­so de ver, to­car o be­ber la san­gre de otro.

Si uno quie­re hi­lar fino po­dría pen­sar que el prín­ci­pe Vla­dis­laus III, de Va­la­quia, co­no­ci­do tam­bién co­mo Vlad II o Vlad Te­pes, el “em­pa­la­dor”, cum­plía los re­qui­si­tos pa­ra ser un au­tén­ti­co Drá­cu­la.

Es­te na­ció en Sig­hioa­ra, Tran­sil­va­nia, allá por 1429; en un tiem­po y lu­gar don­de las ri­va­li­da­des por el po­der eran zan­ja­das por me­dio de la cruel­dad ex­tre­ma y las lim­pie­zas ét­ni­cas.

Por una se­rie de cau­sas, que no vie­nen al cuen­to, Vlad III fue edu­ca­do por el sul­tán Mu­rat II que lo tra­tó a las pa­ta­das; el ni­ño desa­rro­lló una aver­sión vis­ce­ral con­tra los tur­cos y un gus­to es­pe­cial por ha­cer­los su­frir.

Una vez li­be­ra­do de su amo de­ci­dió co­brar­se to­das las fac­tu­ras; en­tre 1454 y 1462 sa­cri­fi­có a 40 mil enemi­gos. La más cé­le­bre de esas ma­ta­tin­gas ocu­rrió en la no­che de pas­cua de 1459, cuan­do reunió a la no­ble­za de su reino, los em­bo­rra­chó y al fi­nal los em­pa­ló. Eso consistía en atra­ve­sar a la víc­ti­ma con una es­ta­ca –des­de el tra­se­ro has­ta la bo­ca– y cla­var­la al pi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.