El abu­sa­dor to­ca dos ve­ces

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Na­ta­lia Díaz Ze­le­dón ndiaz@na­cion.com

Mi pri­mer je­fe me be­sa­ba la mano. Ocu­rrió me­nos de cin­co ve­ces en dos años. En otras ocasiones, tam­bién vi cómo lo ha­cía con mis com­pa­ñe­ras. Nun­ca vi un ges­to si­mi­lar ha­cia un com­pa­ñe­ro.

Nun­ca lo de­tu­ve, nun­ca le di­je que me sen­tí in­có­mo­da. Siem­pre sen­tí que iba a ser más pro­ble­má­ti­co con­fron­tar a mi su­pe­rior en una con­di­ción de me­nor ran­go, ex­pe­rien­cia y edad. So­bre to­do, por­que era un con­tac­to que no era ex­plí­ci­ta y vio­len­ta­men­te se­xual. Lo de­jé pa­sar.

Aun­que el es­cán­da­lo se des­ta­pó a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, leer los tes­ti­mo­nios de las mu­je­res pro­fe­sio­na­les aco­sa­das, abu­sa­das y vio­la­das por el pro­duc­tor de ci­ne es­ta­dou­ni­den­se Har­vey Weins­tein me ha­ce sen­tir in­se­gu­ra en mi pro­fe­sión.

Por tres dé­ca­das, Weins­tein usó su in­fluen­cia pro­fe­sio­nal co­mo un ar­ma. Una ci­fra no de­ter­mi­na­da de pro­fe­sio­na­les de Holly­wood, in­clu­yen­do cé­le­bres ac­tri­ces, fue­ron aco­sa­das, abu­sa­das y vio­la­das por Weins­tein.

El 5 de oc­tu­bre, The New York Ti­mes hi­zo pú­bli­cas las his­to­rias de la ac­triz Ash­ley Judd, una co­le­ga que tra­ba­jó en su com­pa­ñía pro­duc­to­ra The Weins­tein Com­pany y va­rias mu­je­res que no qui­sie­ron re­ve­lar su iden­ti­dad.

En si­len­cio y con el apo­yo de otros co­le­gas, Weins­tein ha­bía di­sua­di­do a mu­chas de ellas de ele­var sus de­nun­cias fue­ra de la em­pre­sa.

Tres días des­pués, a raíz del jui­cio pú­bli­co de ese pri­mer ar­tícu­lo, la jun­ta di­rec­ti­va de The Weins­tein fi­nal­men­te des­pi­dió a su fun­da­dor.

Es­ta se­ma­na, la re­vis­ta New Yor­ker pu­bli­có las his­to­rias de otras víc­ti­mas: la mo­de­lo Am­bra Bat­ti­la­na Gu­tie­rrez, la ac­triz y di­rec­to­ra Asia Ar­gen­to y las ac­tri­ces Mi­ra Sor­vino y Rosanna Ar­quet­te (her­ma­na de Patricia y Da­vid Ar­quet­te), en­tre las más me­diá­ti­cas.

Las his­to­rias son es­ca­lo­frian­te­men­te si­mi­la­res. Weins­tein nun­ca usó vio­len­cia pa­ra so­me­ter­las. Apro­ve­chó su ran­go pro­fe­sio­nal pa­ra que­dar­se a so­las con ellas en sa­lo­nes y ho­te­les. Uti­li­zó los accesos de su car­go pa­ra con­tac­tar­las por teléfono y en sus ca­sas.

Cuan­do Weins­tein in­ten­tó to­mar­le la mano a una em­plea­da y ella se ne­gó, el pro­duc­tor le res­pon­dió con cier­to or­gu­llo: “Las chi­cas siem­pre di­cen que no (...) Lue­go toman una o dos cer­ve­zas y se me tiran en­ci­ma”.

Weins­tein usó la in­sis­ten­cia has­ta ago­tar­las. Po­día ser in­sis­ten­te por su po­si­ción de pri­vi­le­gio: te­nía el car­go, el di­ne­ro y el re­co­no­ci­mien­to so­cial.

Las víc­ti­mas rin­die­ron sus cuer­pos va­lo­ran­do que con­fron­tar a Weins­tein se­ría da­ñino, a lar­go pla­zo, pa­ra su ca­rre­ra y su repu­tación. Pen­sa­ron que su in­te­gri­dad fí­si­ca va­lía me­nos que una vi­da alie­na­das de sus am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les y ar­tís­ti­cas.

Fue­ron de­ci­sio­nes for­za­das con coer­ción tác­ti­ca y no con gol­pes. Vio­la­cio­nes to­das ellas, igual. Ve­ja­cio­nes sis­te­má­ti­cas, ade­más.

Los ca­sos ja­más ele­va­dos a ins­tan­cias pú­bli­cas y ju­di­cia­les se con­vir­tie­ron en cal­do de cul­ti­vo pa­ra que Weins­tein no se de­tu­vie­ra.

En nues­tro me­dio, no sé cuán­tas de mis com­pa­ñe­ras se han sen­ti­do in­có­mo­das con co­men­ta­rios o el con­tac­to fí­si­co de sus co­le­gas y su­pe­rio­res. ¿Al­gu­na vez ha­brán di­cho al­go?

Exis­ten ru­mo­res en mi gre­mio, al­gu­nos más con­des­cen­dien­tes que otros. Tam­bién los ha­bían en Holly­wood so­bre Weins­tein. Pe­ro los ru­mo­res son ru­mo­res has­ta que al­guien no di­ga las co­sas en voz al­ta.

Nos equi­vo­ca­mos con la ló­gi­ca de au­to­pre­ser­va­ción: el si­len­cio no pro­te­ge a las víc­ti­mas, so­lo a los abu­sa­do­res.

No exis­te je­rar­quía o es­truc­tu­ra al­gu­na que ex­cu­se un com­por­ta­mien­to inapro­pia­do o que nos ha­ga sen­tir in­có­mo­das en nues­tros lu­ga­res de tra­ba­jo. Por us­te­des mis­mas y sus com­pa­ñe­ras, siem­pre, de­nun­cien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.