EL CO­LEC­CIO­NIS­TA DE MU­JE­RES

Du­ran­te dé­ca­das te­jió una red de co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas, em­pre­sa­ria­les, y me­diá­ti­cas, que le per­mi­tie­ron pa­sar de afi­cio­na­do al cine a mag­na­te de Holly­wood, sin que na­die de­nun­cia­ra que era un lo­bo se­xual

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Hernández S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Ba­bi­lo­nia del ce­lu­loi­de. Los fa­ri­seos del cine –co­mo la ma­la yer­ba– siem­pre rep­ta­ron en­tre los sets, tre­pa­ron por los de­co­ra­dos y mas­ti­ca­ron as­pi­ran­tes a es­tre­llas co­mo pa­lo­mi­tas de maíz.

Los nue­vos dio­se­ci­llos de Holly­wood se ras­gan las ves­ti­du­ras; se pin­tan la ca­ra con ce­ni­za y gi­men co­mo pla­ñi­de­ras con­tra Har­vey Weins­tein, en­car­na­ción de to­dos los de­pre­da­do­res se­xua­les que re­co­rren los pa­si­llos de los es­tu­dios, des­de la fun­da­ción de la ga­la­xia del gla­mour.

Se­cre­ta­rias, asis­ten­tes, mo­de­los, pa­san­tes, ac­tri­ces en cier­nes y to­da mu­jer que qui­sie­ra ser al­guien en la gran pan­ta­lla, te­nía que pa­gar­le a Weins­tein –se­gún él– un óbo­lo car­nal.

Co­mo la no­ti­cia es pron­ta y la me­mo­ria fla­ca, va­le re­cor­dar a los lec­to­res que Har­vey so­lo per­pe­tuó una prac­ti­ca in­me­mo­rial, de quie­nes ocu­pan el vér­ti­ce de la ca­de­na ali­men­ti­cia en los ve­ri­cue­tos de Sun­set Bou­le­vard.

En los al­bo­res del cine, el di­rec­tor D.W Grif­fith sa­cia­ba sus ape­ti­tos con ado­les­cen­tes; la es­cue­la de si­re­nas de Mack Sen­nett era un ha­rem a la car­ta; The­da Bha­ra un sú­cu­bo; y to­do Holly­wood una bom­ba de se­xo, dro­gas, crí­me­nes y co­di­cia.

La da­ma del cine, Meryl Streep, lla­mó a Weins­tein un “dios”; Ma­don­na, “el cas­ti­ga­dor”; y “el je­fe” pa­ra el res­to de mor­ta­les en la in­dus­tria fíl­mi­ca. Los acó­li­tos acu­dían en ma­sa a que­mar in­cien­so, ha­cer ge­nu­fle­xio­nes y can­tar “ho­san­nas” al hom­bre que os­ten­ta­ba 80 Pre­mios Ós­car y por ahí de 350 can­di­da­tu­ras a pre­mios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos.

El fino hu­mor de Pe­dro Al­mo­dó­var lo di­jo en sen­ci­llo: “So­lo hay dos ma­ne­ra de ga­nar un Os­car: que Weins­tein dis­tri­bu­ya la pe­lí­cu­la o yen­do a una Igle­sia a re­zar mu­cho.”

La maquinaria del mer­ca­deo, de las re­la­cio­nes pú­bli­cas y los bu­fe­tes de le­gu­le­yos aplas­ta­ron –co­mo li­li­pu­tien­ses– a sus ri­va­les. Aun­que Har­vey se lle­na­ba las fau­ces con el cuen­to de que lo “im­por­tan­te son las pe­lí­cu­las”, sus cam­pa­ñas me­diá­ti­cas lim­pia­ban de obs­tácu­los a sus fil­mes.

Pa­ra pro­mo­ver Sha­kes­pea­re enamo­ra­do in­vir­tió $5 mi­llo­nes y $3 mi­llo­nes pa­ra La vi­da es be­lla. Si el ene­mi­go era pe­que­ño, pe­ro re­bel­de, lo des­cuar­ti­za­ba con ayuda de la pren­sa. De sus ofi­ci­nas sa­lió el ru­mor de que los pro­duc­to­res mal­pa­ga­ban a los ni­ños ac­to­res de

Slum­dog Mi­llio­nai­re, o que esa cin­ta ge­ne­ró el odio en la In­dia.

Na­da pa­re­cía de­te­ner a es­te Mi­das del cine, ni si­quie­ra las deu­das que lo obli­ga­ron a ven­der Mi­ra­max a Dis­ney, la pro­duc­to­ra que fun­dó con su her­mano Bob; o una que otra de­nun­cia le­gal sal­da­da en se­cre­to.

Har­vey Weins­tein, señor de los se­ño­res del cine, iba ca­mino al al­tar de las mar­que­si­nas, has­ta que su­ce­dió lo im­pen­sa­ble: una mu­jer ha­bló, des­ta­pó las cloa­cas y el mun­do se de­tu­vo.

To­do se de­rrum­bó

En el Is­lam se ne­ce­si­tan dos mu­je­res pa­ra acu­sar a un hom­bre. En Holly­wood 27. Esa fue la can­ti­dad ini­cial de de­nun­cias fe­me­ni­nas que des­tro­na­ron al rey de re­yes y que oca­sio­na­ron un ca­ta­clis­mo co­mo el que se­pul­tó a los di­no­sau­rios.

El New York Ti­mes se en­car­gó de gui­llo­ti­nar a Weins­tein al pu­bli­car un re­por­ta­je, el 5 de oc­tu­bre de es­te año, don­de va­rias ce­le­bri­da­des re­la­ta­ron el sis­te­má­ti­co aco­so se­xual que su­frie­ron por cuen­ta del pro­duc­tor, a cam­bio de ca­ta­pul­tar sus ca­rre­ras o aca­bar co­mo uti­le­ras.

Con to­das usó el mis­mo “mo­dus ope­ran­di”: ci­tar­las en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel, sa­lir en ba­ta lu­cien­do su por­ten­to­sa ba­rri­ga, pro­po­ner­les un ma­sa­ji­to, ba­ñar­se fren­te a ellas y res­tre­gar­les su gra­sien­to ad­mi­nícu­lo vi­ril.

Ni el guio­nis­ta más ca­len­tu­rien­to pu­do ima­gi­nar se­me­jan­te ro­llo: se­xo, chan­ta­jes, am­bi­ción y un pez gor­do de la éli­te. Na­die aguan­tó las ga­nas de sa­car­se el cla­vo con el de­pre­da­dor ex­hi­bi­do en la pi­co­ta.

El in­fe­liz de Weins­tein ro­dó dan­do tum­bos en­tre las pa­ta­das y ma­no­ta­zos de to­da la jauría ar­tís­ti­ca, los mis­mos que por dé­ca­das re­ci­bie­ron el pien­so de sus ma­nos. So­lo Woody Allen, a quien Har­vey lan­zó un salvavidas fíl­mi­co, y Quen­tin Ta­ran­tino, su ni­ño bo­ni­to, en­fun­da­ron la gua­da­ña.

Con pa­cien­cia te­jió una te­la­ra­ña de in­fluen­cias; do­nó cuan­tio­sos fon­dos al Par­ti­do De­mó­cra­ta; patrocinó ONG’s que lu­cha­ban con­tra el abu­so se­xual; ma­cha­có de­trac­to­res; de­rro­chó di­ne­ro y cre­yó que es­ta­ba más allá del bien y del mal.

Nun­ca pen­só que la de­nun­cia de una ino­fen­si­va as­pi­ran­te a mo­de­lo, Am­bra Bat­ti­la­na, en el 2015, le re­ba­na­ría el co­go­te. De­nos­ta­da por la pren­sa, vi­li­pen­dia­da por las au­to­ri­da­des y ta­cha­da de men­ti­ro­sa y tre­pa­do­ra, tu­vo que acep­tar un arre­glo ex­tra­ju­di­cial. Lo mis­mo le pa­só a la ac­triz Ro­se McGo­wan en 1997, que re­ci­bió $100 mil dó­la­res por ce­rrar el pi­co.

El mi­to de Har­vey co­men­zó a de­rrum­bar­se en el 2004 con el li­bro de Pe­ter Bis­kind, Se­xo, men­ti­ras y Holly­wood. El au­tor des­nu­dó las men­ti­ras de Weins­tein, sus te­je­ma­ne­jes con Mi­ra­max, la pros­ti­tu­ción del cine in­die y la fal­sa pa­sión ci­né­fi­la de Har­vey por los clá­si­cos del ce­lu­loi­de.

Pe­ro la ac­triz Ash­ley Judd, y tras ella va­rias de­ce­nas de mu­je­res, rom­pió los se­llos de la cul­tu­ra del si­len­cio y con­vir­tió al pro­duc­tor en un sa­po.

Su mu­jer, Geor­gi­na Chap­man, lo aban­do­nó –era pre­ci­so sal­va­guar­dar el pa­tri­mo­nio–; el her­ma­ni­to Bob lo des­pi­dió de su pro­pia em­pre­sa; lo echa­ron de la Aca­de­mia; le qui­ta­ron los tí­tu­los re­ci­bi­dos y en un dos por tres pa­só de prín­ci­pe a men­di­go.

A Har­vey Weins­tein lo de­vo­ró el re­sen­ti­mien­to, su com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad, la pa­sión por la fa­ma y la fe­roz com­pe­ti­ti­vi­dad. Hoy so­lo es un som­bra, co­mo las que ha­bi­tan el In­fierno de Dan­te: sin fa­ma y sin glo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.