¡Y se nos ca­só Juan Luis!

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

Es­te corajudo es­pa­ñol con el co­ra­zón sem­bra­do en Cos­ta Ri­ca no de­ja de sor­pren­der­nos: co­mo es de co­no­ci­mien­to pú­bli­co, Juan Luis Hernández Fuer­tes, co­lo­sal per­so­na­je que se afin­có en el país des­de prin­ci­pios de los años 90 y mar­có to­da una era co­mo di­rec­tor téc­ni­co de fút­bol, lle­va ya unos años de lu­char con­tra el cán­cer, y úl­ti­ma­men­te tie­ne prin­ci­pios de Par­kin­son.

Pues re­sul­ta que Juan Luis de­ci­dió, con esa va­len­tía que tie­ne y asi­do a su pro­li­ja pro­sa, com­par­tir con sus ami­gos y se­gui­do­res en re­des to­dos los de­ta­lles con­cer­nien­tes a sus lu­chas con­tra va­rios ti­pos de cán­cer, las cua­les ha ido ven­cien­do una a una, sin al­te­rar en lo mí­ni­mo su in­fa­ti­ga­ble es­pí­ri­tu de tra­ba­jo, al pun­to de que se man­tie­ne ac­ti­vo en fa­ce­tas muy exi­gen­tes, co­mo lu­chas po­lí­ti­cas, fae­nas pe­rio­dís­ti­cas y la es­cri­tu­ra de li­bros. La que no vi­mos ve­nir y nos lle­nó de go­zo y or­gu­llo por él, fue que ha­ce unas tres se­ma­nas Hernández Fuer­tes le ofren­dó una oda a la vi­da, a la es­pe­ran­za y al amor al ca­sar­se con una her­mo­sa car­ta­gi­ne­sa (no po­día ser de otra for­ma, ya que eso fue la pro­vin­cia que Juan Luis adop­tó co­mo mo­ra­da des­de que llegó al país y a la que ama con lo­cu­ra). Ella se lla­ma Ro­cío Ca­rran­za, con so­lo lo que vi­mos en la bo­da de­du­ji­mos que es un mu­je­rón a la al­tu­ra de su con­sor­te. No sa­ben: can­ta co­mo una dio­sa y, en lu­gar de leer sus vo­tos de bo­das, los can­tó; nos sa­có el me­nu­do y las lá­gri­mas a to­dos los que asis­ti­mos al en­la­ce, ce­le­bra­do en el Ho­tel El Guar­co.

Aho­ra, la fe­liz pa­re­ja se en­cuen­tra go­zan­do de su her­mo­sa con­vi­ven­cia oto­ñal, y pre­pa­ran via­je pa­ra Ma­drid, pues a prin­ci­pios de di­ciem­bre Juan Luis in­gre­sa­rá al hos­pi­tal, una vez más, pa­ra so­me­ter­se a tratamientos re­la­cio­na­dos con sus en­fer­me­da­des.

Des­de an­tes, ella ha es­ta­do al la­do de él, al pie del ca­ñón, y aho­ra, ya co­mo ma­ri­do y mu­jer, se­gui­rán lu­chan­do jun­tos y con un ma­yor fuer­zón. Co­mo di­jo Juan Luis du­ran­te la me­mo­ra­ble ce­re­mo­nia ma­tri­mo­nial que se de­can­tó en­tre fa­mi­lia­res y ami­gos ín­ti­mos: “No hay me­jor so­le­dad que la que se vi­ve acom­pa­ña­do”.

Qué di­cho­so­ta An­drea: La ex­dipu­tada An­drea Mo­ra­les, quien en el pa­sa­do desató la po­lé­mi­ca con sus sen­sua­les fo­to­gra­fías en el sa­lón de ex­pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca, aho­ra re­pi­te el te­ma de mo­de­lar con el fo­tó­gra­fo y actor Eloy Mo­ra; los re­tra­tos es­tán dan­do de qué ha­blar en re­des por el buen len­te de Eloy y las sen­sua­les po­ses y ves­ti­men­ta de An­drea. La que pue­de, pue­de.

Por cier­to, hay que re­sal­tar y fe­li­ci­tar a Eloy Mo­ra por mar­car una pau­ta di­fe­ren­cia­da to­tal­men­te en su queha­cer ar­tís­ti­co. El actor vie­ne dan­do de qué ha­blar con sus her­mo­sas fo­tos, en al­gu­nos ca­sos desnudos ar­tís­ti­cos que mues­tran gran be­lle­za y sen­si­bi­li­dad. Aplau­so de pie.

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, el con­cur­san­te fa­mo­so Daniel Car­va­jal de Dan­cing with the Stars ha te­ni­do una am­plia co­ber­tu­ra en los

prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción del país, así co­mo en re­des so­cia­les, don­de se ha­bla des­de su com­por­ta­mien­to en el pro­gra­ma has­ta su es­cul­tu­ral cuer­po, el cual pu­do ex­hi­bir en to­do su es­plen­dor en una re­cien­te ga­la cuan­do in­ter­pre­tó a Hér­cu­les.

En pro­gra­mas co­mo De bo­ca en bo­ca, al­gu­nos pre­sen­ta­do­res se bur­lan de al­gu­nas de sus fra­ses (me pre­gun­to: ¿se­rá que se sien­ten ame­na­za­dos en sus pues­tos de pre­sen­ta­do­res? De­ci­mos es­to por­que ha­blan de él un día sí y otro tam­bién). Asi­mis­mo, el talentoso doc­tor Eric Ro­jas, muy in­te­li­gen­te­men­te, en cuan­to ob­ser­vó el fu­ror que desató Daniel con su pre­sen­ta­ción al lu­cir una di­mi­nu­ta falda, pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do en su pá­gi­na en la red so­cial Fa­ce­book, en que de­ta­lla­ba que Daniel es su pa­cien­te.

Hu­bie­ra si­do in­tere­san­te ahon­dar con el doc­tor Ro­jas so­bre los pro­ce­di­mien­tos que se ha rea­li­za­do Daniel; sin em­bar­go, sa­be­mos que a los mé­di­cos tie­nen un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad con sus pa­cien­tes. Lo cier­to del ca­so es que Daniel es ten­den­cia en me­dios na­cio­na­les y en re­des so­cia­les, lo cual ha­ce que ca­da día lo si­gan más y más per­so­nas. An­te tan­to co­men­ta­rio, él se mues­tra tran­qui­lo, fuer­te co­mo Hér­cu­les y, aho­ra sí, bas­tan­te ubi­ca­do y ca­ris­má­ti­co. A co­mo va­mos, con suer­te lo ve­re­mos dispu­tan­do la fi­nal, pues es su­ma­men­te me­diá­ti­co. Con ci­ru­gías o sin ellas, Daniel Car­va­jal mues­tra una anato­mía for­mi- da­ble, al me­nos pa­ra quie­nes les gus­ta tan­tear du­ri­to, que no es nues­tro ca­so (es que tan gran­do­to­te y pé­treo es mu­cho con de­ma­sia­do, da meio), pe­ro aún así hay que re­co­no­cer que es el me­jor cuer­po mas­cu­lino de Dan­cing with the

Stars, co­mo lo prue­ban es­tas imá­ge­nes que el fo­tó­gra­fo Car­los Cam­pos le to­mó ha­ce unas se­ma­nas.

Qué mal sin Ja­lé. Uno de los de­ta­lles que más nos ha lla­ma­do la aten­ción es­te año en el anun­cio de El Chi­na­mo es la au­sen­cia de Ja­lé Be­rahi­mi, la pre­sen­cia de los mis­mos de siem­pre y de otros que ni fu ni fa.

Cuan­do Ja­lé es­tu­vo en Dan­cing with the Stars y lue­go la pu­sie­ron a ha­cer na­da a la par de Omar Cas­can­te en

El Chi­na­mo, pen­sa­mos que en es­te pró­xi­mo di­ciem­bre si la ve­ría­mos en pri­me­ra lí­nea en el es­pa­cio más exi­to­so de fin de año, sin du­da, en la te­le­vi­sión na­cio­nal. ¿Y por qué con­fia­mos tan­to en Ja­lé Be­rahi­mi pa­ra ta­reas más so­bre­sa­lien­tes en ese es­pa­cio? Ja­lé es una pe­rio­dis­ta desen­vuel­ta, chis­pa, di­cha­ra­che­ra, ver­sá­til y… real­men­te gua­pí­si­ma. Si a ello le su­ma­mos que es una de esas que lla­man “in­fluen­cers” que

más se­gui­do­res tie­ne en el país, es­ta­mos ha­blan­do de un per­so­na­je con do­ble pun­ta­je pa­ra in­ter­ve­nir en un pro­gra­ma co­mo El Chi­na­mo, en el que tam­bién le po­nen én­fa­sis a lo que su­ce­da en re­des an­ti­so­cia­les, por­que, en es­tos tiem­pos de me li­ke –co­mo di­ce un ami­go–, no se pue­den ig­no­rar esas nue­vas fuen­tes de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va: Ja­lé es bue­na en te­le­vi­sión y es to­do un fe­nó­meno en re­des.

¿Por qué que­dó fue­ra de El Chi­na­mo la men­ta­da Ja­lé? El úni­co an­te­ce­den­te del que te­ne­mos no­ti­cia es que, al pa­re­cer, ha­ce unos me­ses la pro­duc­ción la lla­mó pa­ra que sa­lie­ra bai­lan­do en un Chi­nao­ke y ella, con edu­ca­ción y agra­de­ci­mien­to, de­cli­nó la ofer­ta y le di­jo que si sa­lía al­gu­na otra co­sa, más acor­de con su per­fil, la acep­ta­ría. Des­de en­ton­ces, no re­ci­bió más lla­ma­das. Pe­ro, bueno, la pro­duc­ción ten­drá sus ra­zo­nes, so­lo que no­so­tros nos que­da­mos un to­que pe­li­pa­ra­dos: ¿a quién dian­tres se le ocu­rre lla­mar a Ja­lé pa­ra “chi­nao­kear”? Eso no es lo de ella. Ja­lé no es co­me­dian­te, bai­la­ri­na, tai­bo­le­ra ni na­da que se le pa­rez­ca. Ha pa­ga­do su de­re­cho de pi­so pa­ra rein­ven­tar­se des­de los tiem­pos en que, sien­do una In­tru­sa, atraía la ani­mad­ver­sión de las masas.

Po­co a po­co, su ima­gen se ha ido des­po­jan­do del per­so­na­je in­tri­gan­te e im­pru­den­te que fue en su mo­men­to y ha cam­bia­do sin sa­cri­fi­car su esen­cia, –muy im­por­tan­te ese de­ta­lle–. Vis­to lo vis­to, so­lo que­da de­cir que el que es bueno es bueno y que, de fi­jo, pron­to la ve­re­mos co­mo con­duc­to­ra, oja­lá de es­pec­tácu­los, pa­ra ver si le po­ne al­ma, co­ra­zón, vi­da, fis­ga y ga­nas a un ám­bi­to bas­tan­te aban­do­na­do por los no­ti­cie­ros na­cio­na­les en los úl­ti­mos tiem­pos; ¡he di­cho!

El talentoso Ri­car­do Pa­di­lla es­tá pre­pa­ran­do una sor­pre­sa na­vi­de­ña: el can­tan­te, exi­to­so en Cos­ta Ri­ca y con una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal, se pre­pa­ra, con su ma­jes­tuo­sa voz, pa­ra dar una sor­pre­sa mu­si­cal y en vi­deo, per­fec­ta pa­ra la épo­ca na­vi­de­ña. Ri­car­do es­tá en pro­ce­so de pro­duc­ción de un ma­te­rial, en alian­za con un ca­nal na­cio­nal, pa­ra de­lei­tar al pu­bli­co en la épo­ca na­vi­de­ña, con te­mas pro­pios del cie­rre de año. Ade­más en­tre sus pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les, Ri­car­do inau­gu- ró un es­tu­dio de gra­ba­ción con los más al­tos es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les y que pon­drá al ser­vi­cio de ta­len­tos lo­ca­les. El ca­da vez más con­so­li­da­do te­nor Joa­quín Ygle­sias es­tá muy en­tu­sias­ma­do con el te­ma fit­ness y en­tre­na­mien­tos fun­cio­na­les, tan­to que ha per­di­do ki­los y años, pues se ve co­mo un chi­qui­llo. En­tre la mú­si­ca y el de­por­te, es­tá en su me­jor for­ma des­de que lo des­cu­bri­mos co­mo can­tan­te.

Hue­le a sor­pre­sa: nos so­pla­ron que Ma­rio Ná­je­ra se pre­pa­ra pa­ra sa­lir con un pro­yec­to en te­le­vi­sión, na­da más y na­da me­nos que en la ace­ra del fren­te, Re­pre­tel. Aun­que en con­sul­tas rea­li­za­das por es­te dia­rio am­bas par­tes ne­ga­ron un acer­ca­mien­to la­bo­ral en el pa­sa­do, pa­re­ce que siem­pre sí: su­pi­mos de bue­na fuen­te que el es­pa­cio ten­drá que ver con fa­rán­du­la y es­pec­tácu­los de la mano de los in­te­gran­tes de La Ron­cha, otro­ra miem­bros de In­tru­sos, de Re­pre­tel. El pro­yec­to se vie­ne co­ci­nan­do ha­ce va­rias se­ma­nas y pa­re­ce que la so­pa la sol­ta­rán an­tes de que ter­mi­ne es­te mes. Oja­lá sea ver­dad, pues la com­pe­ten­cia sa­na siem­pre es bien­ve­ni­da en be­ne­fi­cio de las au­dien­cias.

La bo­da ci­vil en­tre Juan Luis Hernández Fuer­tes y Ro­cío Ca­rran­za fue ofi­cia­da por el co­no­ci­do abo­ga­do Be­li­sa­rio So­lano. Juan Luis se man­tu­vo muy ce­re­mo­nio­so, di­ría­mos que has­ta con­mo­vi­do, so­bre to­do an­te las pa­la­bras que le pro­fe­só, can­tan­do, su aho­ra es­po­sa. La fo­to in­fe­rior se to­mó unos días des­pués, ya co­mo ma­ri­do y mu­jer, fe­li­ces y re­la­ja­dos.

El otro día le ja­la­mos las ore­jas a Daniel Car­va­jal, de ‘Dan­cing with the Stars’, por­que nos pa­sa­ron va­rios san­tos so­bre su su­pues­ta di­vi­tis. Co­mo que el muscu­loso mu­cha­cho echó pa’l sa­co y se ha ido aco­mo­dan­do me­jor al res­to del gru­po. Lo que sí hay que re­co­no­cer­le es la dis­ci­pli­na que ha te­ni­do en el con­cur­so, que ex­hi­be tam­bién por me­dio de su cuer­pa­zo, uno de los me­jo­res que ha pa­sa­do por esa com­pe­ten­cia. FO­TOS Car­los Cam­pos pa­ra Te­le­guía.

La ex­dipu­tada An­drea Mo­ra­les re­cor­dó vie­jos tiem­pos, aque­llos en que hi­zo una se­sión de fo­tos bas­tan­te su­ges­ti­vas pa­ra la re­vis­ta SoHo. En es­tos días po­só pa­ra el len­te del actor y fo­tó­gra­fo Eloy Mo­ra, quien no pa­ra de sor­pren­der con su ta­len­to y su po­der de con­ven­ci­mien­to a di­ver­sos fa­mo­si­ti­cos pa­ra que se de­jen lle­var an­te su cá­ma­ra.

Di­se­ño de ves­ti­do es de Daniel Mo­rei­ra. En la edi­ción del do­min­go pa­sa­do con­sig­ná­mos, erró­nea­men­te, el nom­bre del di­se­ña­dor de los tra­jes de bo­da que usó la Miss Cos­ta Ri­ca 2013, Fa­bia­na Gra­na­dos, du­ran­te su re­cien­te bo­da con su no­vio, José Sa­lom, ce­le­bra­da en Es­pa­ña. Es­te es el se­gun­do ves­ti­do que uti­li­zó la ex­rei­na de be­lle­za, y que se ga­nó las ex­cla­ma­cio­nes de los in­vi­ta­dos. Ofre­ce­mos dis­cul­pas al di­se­ña­dor por el error.

“Sorry con zo­rri­tos”: Es­ta fra­se que acu­ñó ha­ce años la be­lla Ja­lé Be­rahi­mi que­da de per­las pa­ra ma­ni­fes­tar nues­tro sen­tir lue­go de que se su­po que la in­ge­nio­sa y di­ver­ti­da pe­rio­dis­ta que­dó fue­ra del elen­co de 2017. Qué ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.