Net­flix sin me­mo­ria

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Fer­nan­do Cha­ves Es­pi­nach fer­nan­do.cha­ves@nacion.com

Hay mu­chas ma­ne­ras de ol­vi­dar. La más gra­ve es no re­co­no­cer que hay un pa­sa­do digno de re­cor­dar. El cine, un ar­te de la me­mo­ria, vi­ve en­tre de­cla­ra­cio­nes de su muerte, que en más de 120 años de his­to­ria to­da­vía no se ha con­su­ma­do. Sin em­bar­go, la ame­na­za muy real del ol­vi­do lo aco­sa des­de ha­ce años.

Es ba­nal re­cor­dar que la más pro­mi­nen­te pla­ta­for­ma de strea­ming del mun­do (la que triun­fó pri­me­ro con ese mo­de­lo) es Net­flix. Atra­jo ini­cial­men­te por ra­zo­nes de fa­ci­li­dad e in­me­dia­tez, así co­mo la vas­te­dad de su ca­tá­lo­go. Con­for­me nos he­mos ido acos­tum­bran­do, he­mos ido ha­llán­do­le los agu­je­ros. El más gra­ve, a los ojos de es­te ci­né­fi­lo, es su au­sen­cia de his­to­ria.

La nos­tal­gia es la tó­ni­ca pre­do­mi­nan­te de nues­tra épo­ca, al­go muy acor­de con una sen­sa­ción de fin de era / fin de im­pe­rio / cri­sis mo­ral (aun­que to­do es­to es ma­te­ria pa­ra otra co­lum­na). Da­do que tan­tos pro­duc­tos cul­tu­ra­les pre­do­mi­nan­tes be­ben del pa­sa­do, es jus­ti­fi­ca­ble sen­tir­se cu­rio­so por ir a sus fuen­tes. Pe­ro no las va­mos a en­con­trar en Net­flix.

No hay clá­si­cos en Net­flix. Uno o dos so­bre­sa­len, uno o dos ele­gi­dos ca­si al azar y en­tre lo más su­per­fi­cial de una no­ción de "clá­si­cos". Es un res­ca­te de re­li­quias afín a so­lo sa­car la Vic­to­ria de Sa­mo­tra­cia y la Mo­na Li­sa del Lou­vre, so­lo que a ve­ces nin­gu­na de las dos tam­po­co es­tá dis­po­ni­ble. Es­tá bien: My Fair Lady y Psi­co­sis. Pe­ro na­da más.

El pa­sa­do de Net­flix lle­ga tí­mi­da­men­te a los años 80 y se de­vuel­ve. Pre­vio a eso, la his­to­ria des­apa­re­ce. Pue­de sur­gir inusi­ta­dos res­ca­tes (la mag­ní­fi­ca Daugh­ters of the Dust, de 1991, que fue res­tau­ra­da pa­ra cine) o abe­cés fíl­mi­cos co­mo Vér­ti­go (1958). Pe­ro na­da de un ca­tá­lo­go in­ter­na­cio­nal ni pro­fun­do, na­da de los pi­la­res ni de bi­blias.

Sa­be­mos que el ca­tá­lo­go de la pla­ta­for­ma pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na es bas­tan­te li­mi­ta­do, co­mo con­se­cuen­cia del en­tra­ma­do de de­re­chos que de­be ad­qui­rir, pe­ro el pro­ble­ma es­tá pre­sen­te tam­bién en la ver­sión es­ta­dou­ni­den­se, la más com­ple­ta.

En Es­ta­dos Uni­dos, la es­tra­te­gia tie­ne sen­ti­do por­que va­rias otras pla­ta­for­mas se con­cen­tran jus­ta­men­te en clá­si­cos. La­men­ta­ble­men­te, su ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal si­gue sien­do li­mi­ta­da y eso pro­ba­ble­men­te no cam­bia­rá. Net­flix no es el cul­pa­ble úni­co, sino que echa más tie­rra a una tum­ba ca­va­da ha­ce años, en­tre en­re­ve­sa­dos acuer­dos de de­re­chos y el de­sin­te­rés ge­ne­ra­li­za­do de la in­dus­tria pre­do­mi­nan­te.

La his­to­ria del cine si­gue sien­do con­si­de­ra­da me­nor y de­co­ra­ti­va, un cú­mu­lo de po­quí­si­mas cin­tas que de­be­rían ser ma­te­ria es­co­lar y que, sin em­bar­go, son so­lo pas­to pa­ra ci­né­fi­los (aque­llos con tiem­po o di­ne­ro pa­ra ex­plo­rar).

En un mo­men­to cul­tu­ral sos­te­ni­do por imá­ge­nes, nos pri­va­mos de la me­mo­ria pa­ra com­pren­der­las: to­do pa­re­ce nue­vo. Tal pre­sen­te es to­ta­li­ta­rio: lo que nos pre­sen­ta pa­re­ce la úni­ca po­si­bi­li­dad. Las im­pli­ca­cio­nes de eso van más allá del gus­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.