LOS DIA­RIOS DE UN FRA­CA­SA­DO

Es­te co­mu­nis­ta no ad­mi­te me­dias tin­tas: odio o ido­la­tría. A me­dio si­glo de su ajus­ti­cia­mien­to to­da­vía des­pier­ta pa­sio­nes, a pe­sar de que so­lo es una mar­ca co­mer­cial ca­pi­ta­lis­ta.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Usan una ca­mi­se­ta del Che y no sa­ben por qué. Los te­me­ra­rios vi­ven enamo­ra­dos de su pro­pia muer­te, los co­bar­des de la de los de­más. Era una má­qui­na re­vo­lu­cio­na­ria de ma­tar, sus fo­sas na­sa­les se di­la­ta­ban al sa­bo­rear el amar­go olor de la pól­vo­ra y la san­gre del enemigo.

Pa­ra Er­nes­to –Che– Gue­va­ra la muer­te de una per­so­na era una es­ta­dís­ti­ca y, des­de que se unió a los her­ma­nos Fi­del y Raúl Cas­tro –en 1955– se de­di­có a en­gro­sar su co­lec­ción de víc­ti­mas.

El Che, alias que le en­ca­ja­ron los ca­ma­ra­das por su ori­gen ar­gen­tino, fra­ca­só en to­do lo que se pro­pu­so. Co­mo mé­di­co, en lu­gar de sal­var vi­das, las li­qui­dó; co­mo gue­rri­lle­ro, fue in­ca­paz de dirigir la re­vo­lu­ción y co­mo bu­ró­cra­ta del ré­gi­men cas­tris­ta, ter­mi­nó de que­brar la eco­no­mía cu­ba­na.

Aun­que era un le­go en cues­tio­nes de di­ne­ro pre­si­dió el Ban­co Cen­tral y fue Mi­nis­tro de In­dus­tria de esa is­la ca­ri­be­ña, re­cién es­tre­na­da la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na en 1959. ¿Có­mo?: “¿Tu sa­bes có­mo lle­gué a pre­si­den­te del Ban­co?: un día en­ten­dí que Fi­del es­ta­ba pi­dien­do un co­mu­nis­ta de­di­ca­do y le­van­té la mano. Pe­ro es­ta­ba pi­dien­do un eco­no­mis­ta de­di­ca­do.”

So­lía “fa­rus­quear” de su abo­len­go aris­to­crá­ti­co; se­gún él, su ma­dre –Ce­lia de la Ser­na– des­cen­día del vi­rrey es­pa­ñol de Li­ma, Pe­rú, don Jo­sé de la Ser­na e Hi­no­jo­sa; si bien el no­ble mu­rió sin hi­jos.

El pa­dre, Er­nes­to Gue­va­ra Lynch, era un es­cla­vis­ta que for­jó un im­pe­rio de yer­ba mate en la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Mi­sio­nes, a 1.800 km de Ro­sa­rio, don­de na­ció el fu­tu­ro gue­rri­lle­ro el 14 de ju­nio de 1928.

Des­de los dos años pa­de­ció de as­ma; pa­ra pa­liar la en­fer­me­dad erra­ron por 12 di­fe­ren­tes do­mi­ci­lios en Ar­gen­ti­na, con el afán de en­con­trar un si­tio don­de el pe­que­ño “Te­té” –co­mo le en­do­só la na­na– pu­die­ra vi­vir sin es­ter­to­res.

A causa del as­ma la vi­da de Er­nes­to fue una com­bi­na­ción de pu­ji­dos, que­ji­dos y sil­bi­dos, que lo con­fi­na­ron mu­chas ve­ces a la ca­ma; cre­ció ais­la­do de otros ni­ños y desa­rro­lló un tem­pe­ra­men­to so­ña­dor, re­bel­de, vio­len­to y un odio cer­val al aseo, tan­to que lo lla­ma­ban “el chan­cho Gue­va­ra.”

La ju­ven­tud del Che fue la de un ni­ño bo­ni­to, ma­ti­za­da por su be­rrin­ches, du­das exis­ten­cia­les, es­car­ceos li­te­ra­rios y los di­fe­ren­tes via­jes en mo­to­ci­cle­ta, que años más tar­de sus acó­li­tos re­la­ta­rían ca­si co­mo los Do­ce Tra­ba­jos de Hér­cu­les o la Odi­sea.

En esos pe­ri­plos ini­ciá­ti­cos Er­nes­to to­mó con­cien­cia, co­mo un ava­tar hin­dú, de la mi­se­ra­ble reali­dad de Amé­ri­ca La­ti­na y atri­bu­yó las des­gra­cias a una conspiración ca­pi­ta­lis­ta, im­pe­ria­lis­ta y yan­qui; que so­lo se re­sol­ve­ría a hierro y fue­go, es de­cir: una es­ca­be­chi­na.

La opor­tu­ni­dad le ca­yó de per­las cuan­do co­no­ció a los her­ma­nos Cas­tro en Mé­xi­co; y los acom­pa­ñó en sus an­dan­zas gue­rri­lle­ras, has­ta ter­mi­nar co­mo uno de los prin­ci­pa­les lí­de­res de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na.

Héroe del mer­ca­deo

Un hom­bre cu­ya ob­se­sión fue des­truir el ca­pi­ta­lis­mo, ter­mi­nó en­gu­lli­do por es­te. To­do em­pe­zó con la fo­to que le to­mó Al­ber­to Díaz, alias Kor­da, con boi­na ca­la­da, cha­que­ta ce­rra­da al cue­llo y ex­pre­sión per­di­da en el in­fi­ni­to: el gue­rri­lle­ro he­roi­co.

El ar­tis­ta ir­lan­dés Jim Fitz­pa­trick re­pro­du­jo la fo­to en dos co­lo­res; a par­tir de ahí la ma­qui­na­ria in­dus­trial la mul­ti­pli­có co­mo una epi­de­mia de gri­pe: ja­rros ca­fe­te­ros, en­cen­de­do­res, ca­mi­se­tas, lla­ve­ros, bi­lle­te­ras, go­rras, jeans, ca­jas de be­bi­das y en cuan­ta su­per­fi­cie fue po­si­ble plas­mar­la, pa­ra que los bur­gue­ses es­cu­cha­ran el dul­ce so­ni­do de la ca­ja re­gis­tra­do­ra.

Los mer­ca­chi­fles con­vir­tie­ron los sue­ños co­mu­nis­tas del Che Gue­va­ra en pro­duc­tos de con­su­mo. In­clu­so la fo­to que to­mó el jo­ven periodista Freddy Al­bor­ta, al ca­dá­ver del gue­rri­lle­ro, la tar­de del 9 de oc­tu­bre de 1967, re­cién fu­si­la­do por un des­ta­ca­men­to del ejér­ci­to bo­li­viano.

Al­gu­nos con­si­de­ran la ima­gen de Kor­da co­mo el ícono del si­glo XX, si bien ocul­ta una tris­te reali­dad: la del fra­ca­sa­do. Va­le acla­rar que los fie­les del Che lo ve­ne­ran y no ad­mi­ten más ver­dad que la fic­ción.

Pa­ra los de­trac­to­res del co­man­dan­te es­te fue una má­qui­na de ma­tar, ya fue­ra co­mo di­rec­tor de la cár­cel La Ca­ba­ña, a me­dia­dos de 1959, o cuan­do le dio por ha­blar –cual si fue­ra un dios– del “Hom­bre nue­vo”, una es­pe­cie de so­lu­ción fi­nal ca­ri­be­ña con­tra to­dos los he­re­jes an­ti­co­mu­nis­tas.

Vis­to sin fa­na­tis­mos Gue­va­ra te­nía una “me­lan­ge” ideo­ló­gi­ca que lo ale­jó del mo­de­lo so­vié­ti­co y lo lan­zó a los bra­zos del maoís­mo chino, que lo dis­tan­ció de Fi­del Cas­tro y lo con­vir­tió en un apes­ta­do, del que era me­jor des­ha­cer­se lo an­tes po­si­ble.

Al in­fe­liz le ven­die­ron la idea de que era un es­tra­te­ga mi­li­tar su­pe­rior a Aní­bal o Na­po­león, y lo em­bar­ca­ron en una ex­pe­di­ción al Congo –en 1965– en apo­yo de Pierre Mu­le­le y Laurent Ka­bi­la, un par de ge­no­ci­das ne­gros que hi­cie­ron pa­li­de­cer los crí­me­nes del Rey Leo­pol­do de Bél­gi­ca en esa na­ción afri­ca­na.

Des­pués del desas­tre lo con­ven­cie­ron de que Bo­li­via era el país ideal pa­ra pren­der la me­cha gue­rri­lle­ra en el con­ti­nen­te; na­die le ad­vir­tió que los cam­pe­si­nos no es­ta­ban in­tere­sa­dos en las pro­pues­tas ar­ma­das de un bar­bu­do su­cio, con as­pec­to de por­dio­se­ro.

Aban­do­na­do por sus com­pin­ches y sin res­pal­do de las ma­sas bo­li­via­nas aca­bó sus días ti­ro­tea­do por unos po­bres sol­da­dos, que se re­par­tie­ron su pi­pa, una li­bre­ta de no­tas y una vie­ja car­te­ra de cue­ro.

Del Er­nes­to Gue­va­ra gue­rri­lle­ro no que­dó na­da, so­lo la mar­ca co­mer­cial; co­mo la de un ja­bón en pol­vo que anun­cia­ba : “El Che lava más blan­co”..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.