Los ami­gos no mien­ten

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Yu­ri Lo­re­na Jiménez yji­me­nez@na­cion.com

Vea Stran­ger Things”, me di­ce ha­ce unas se­ma­nas Víc­tor Fer­nán­dez, quien es uno de mis me­jo­res ami­gos y bueno, tam­bién mi je­fe. Am­bos so­mos fa­ná­ti­cos de las se­ries y el ci­ne, cuan­do coin­ci­di­mos en gus­tos har­ta­mos a los ve­ci­nos de es­cri­to­rio di­sec­cio­nan­do lo ha­bi­do y por ha­ber, den­tro y fue­ra del set, lo que de fi­jo se vuel­ve al­go un tan­to em­pa­la­go­so y en­fer­mi­zo a los oí­dos de los que no es­tán en el ri­de pe­ro ob­via­men­te, no nos im­por­ta.

Sin em­bar­go, cuan­do an­ta­go­ni­za­mos la co­sa es igual. Lo ten­go har­to con la es­pec­ta­cu­lar Club de Cuer­vos (pri­me­ra se­rie me­xi­ca­na de Net­fix y que ha si­do un éxi­to con­ti­nen­tal... ex­cep­to en Cos­ta Ri­ca, mis­te­rio in­son­da­ble), a la que Víc­tor no le ha que­ri­do en­trar, y me da ra­bia no po­der ha­blar­le por ho­ras de las ro­cam­bo­les­cas es­tu­pi­de­ces-ge­nia­li­da­des del pin­che Cha­va; de lo enamo­ra­ble que se­ría te­ner un “asis­ton­to” tan en­tra­ña­ble y me­mo­ra­ble co­mo “Hu­go­sán­chez” y de que, una vez que nos en­gan­cha­mos, adop­ta­mos no so­lo al equi­po de fút­bol, sino tam­bién a la ciu­dad que lo al­ber­ga, la glo­rio­sa Nue­vo To­le­do, un pue­blo que se las ti­ra de me­tró­po­li, en al­gu­na parte del norte de Mé­xi­co y que, aun­que no exis­te en la vi­da real, al­ber­ga a mi­les que des­de Club de Cuer­vos y pa­ra el res­to de la vi­da, se­re­mos “nue­vo­to­le­da­nos” de hue­so co­lo­ra­do. Por aho­ra, ten­go esa ba­ta­lla per­di­da con Víc­tor Fer­nán­dez. Lo sien­to mu­cho por él.

***

“Vea Stran­ger Things”, me di­ce Marco Que­sa­da, quien es otro de mis me­jo­res ami­gos y bueno, tam­bién mi hi­jo.

--“Sea ma­ja­de­ro”-- le di­je ha­ce un par de se­ma­nas. -- “A mí me gus­ta que me mien­tan bien. No me gus­ta la cien­cia fic­ción y esas lac­ta­de­ras inex­pli­ca­bles, mu­cha pe­re­za”.

En­ton­ces Marco, que al igual que Víc­tor se ha re­sis­ti­do a unir­se al glo­rio­so team #Clu­bDeCuer­vos, me di­jo las pa­la­bras má­gi­cas, un par de se­ma­nas trás: “Ma, si us­ted ve Stran­ger yo veo Club de Cuer­vos”.

En­ton­ces, le en­tré a la se­rie de Net­flix que tie­ne en­lo­que­ci­do a me­dio pla­ne­ta. Le di una opor­tu­ni­dad des­pués de un pri­mer ca­pí­tu­lo que no lo­gró atra­par­me. Des­pués... des­pués es un via­je sin re­torno. Es una ab­so­lu­ta ge­nia­li­dad que nos in­du­ce, sin que nos per­ca­te­mos, a per­so­na­jes, si­tua­cio­nes, sen­ti­mien­tos, vér­ti­go, sus­to, mie­do, adre­na­li­na y ter­nu­ra, to­do en la mis­ma li­cua­do­ra. El sá­ba­do en la ma­dru­ga­da ter­mi­né la se­gun­da tem­po­ra­da sin po­der de­jar de llo­rar; el do­min­go no hi­ce más que bus­car to­do lo re­fe­ren­te a los ac­to­res --des­de los ado­ra­bles mo­co­sos, por Dios, qué es es­ta chi­qui­ta Ele­ven (Mi­llie Bobby Brown, TO­DOS que­re­mos adop­tar­la, tie­ne al mun­do net­flix­niano de ca­be­za) has­ta los ve­te­ra­na­zos de fin de si­glo pa­sa­do y los otros ta­len­tos des­co­no­ci­dos que aho­ra son parte de nues­tras bús­que­das dia­rias en Goo­gle a ver en qué es­tán (co­mo el inigua­la­ble Dus­tin --Ga­ten Ma­ta­raz­zo--, cu­yo he­chi­zo es com­pa­ra­ble con el que nos pro­du­ce Ele­ven).

Di­cho lo di­cho, y con har­to cui­da­do de no ma­tar­le el ri­de a na­die con spoi­lers, res­ca­to una de las frases em­ble­ma de los chi­qui­llos de la es­pec­ta­cu­lar se­rie: “Los ami­gos no mien­ten”.

Suena idí­li­ca, por­que to­dos men­ti­mos en ma­yor o me­nor cuan­tía. Pe­ro cuan­do de Club de Cuer­vos o Stran­ger Things se tra­ta, es un he­cho que se com­prue­ba al 100%: “Los ami­gos no mien­ten”. Que lo di­ga otro de mis me­jo­res ami­gos, Jeaus­tin Cam­pos, ex­fut­bo­lis­ta y hoy di­rec­tor técnico del Blooming de Bo­li­via, quien era un ca­so per­di­do por­que si se sien­ta fren­te a la pan­ta­lla, ha­bi­tual­men­te es pa­ra ver fút­bol o de­por­tes. Con él sí lo lo­gré a du­ras pe­nas, pe­ro se en­gan­chó Club de Cuer­vos y la ter­mi­nó en dos to­ques. Los ami­gos no mien­ten.

Aho­ra ten­go otro re­to en cier­nes: Ignacio Sán­chez Can­ti­llano, experto --en­tre otros te­mas-- en pro­duc­ción au­dio­vi­sual, me con­fe­só du­ran­te una de las en­tre­vis­tas re­cien­tes que le hi­ce con mo­ti­vo del es­treno de su pri­me­ra pe­lí­cu­la en ci­ne, Bus­can­do a Mar­cos Ra­mí­rez, que ha­bía em­pe­za­do con Stran­ger Things y la aban­do­nó exac­ta­men­te en el mis­mo mo­men­to que la abor­té yo la pri­me­ra vez que lo in­ten­té.

Es­te mar­tes es­tu­ve con él --tam­bién uno de mis me­jo­res ami­gos, des­de ha­ce más de 20 años-- y le di no sé cuán­tos ar­gu­men­tos pa­ra que re­to­me Stran­ger Things. So­lo que a Na­cho no le di­je la fra­se má­gi­ca, se la rei­te­ro por aquí, si yo le di­go que tie­ne que ver­la, es por­que tie­ne que ver­la. Por­que, nun­ca tan vá­li­do co­mo en es­te con­tex­to: los ami­gos no mien­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.