0 7

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA -

—La di­rec­to­ra, Ira Ha­yes, ha­bló con per­so­nas que es­ta­ban cer­ca de Dian cuan­do ella es­ta­ba en Áfri­ca. Prin­ci­pal­men­te –en tér­mi­nos de esa pre­gun­ta–, con Way­ne McGui­re, quien era par­te de su equi­po de in­ves­ti­ga­ción. Fue tes­ti­go de las se­cue­las de su ase­si­na­to, y de he­cho, fue acu­sa­do de es­tar in­vo­lu­cra­do en su ase­si­na­to. Su en­tre­vis­ta y su tes­ti­mo­nio, tie­nen, creo, una pers­pec­ti­va muy nue­va so­bre los even­tos de lo que su­ce­dió. No creo que lle­gue­mos a co­no­cer real­men­te a las per­so­nas res­pon­sa­bles del ase­si­na­to y la muer­te de Dian, pe­ro sí creo que la pe­lí­cu­la ha pre­sen­ta­do al­gu­nas teo­rías in­tere­san­tes y nos da­mos cuen­ta en gran me­di­da de los de­ta­lles de las cir­cuns­tan­cias de su muer­te y quién pue­de bien ser res­pon­sa­ble de eso.

—Creo que la con­tri­bu­ción fue he­cha en gran me­di­da por Dian en su vi­da. En otras pa­la­bras, cuan­do Dian fue a Ruan­da y Ka­ri­so­ke, los go­ri­las es­ta­ban en una ver­da­de­ra ex­tin­ción. Sa­bía­mos muy po­co so­bre ellos en ese mo­men­to. No sa­bía­mos na­da so­bre sus há­bi­tos o sus com­por­ta­mien­tos. Te­nía­mos es­ta ima­gen tra­di­cio­nal de los go­ri­las co­mo ani­ma­les te­rro­rí­fi­cos y ate­rra­do­res. Real­men­te no lo son. Un chim­pan­cé es mu­cho más ate­mo­ri­zan­te de tra­tar que un go­ri­la. Un go­ri­la es so­lo po­der y fuer­za.

Cuan­do lle­gó a Ka­ri­so­ke, los go­ri­las es­ta­ban ba­jo un ver­da­de­ro es­trés, y aho­ra te­ne­mos una co­mu­ni­dad de go­ri­las bas­tan­te gran­de. El tra­ba­jo de su vi­da tu­vo re­sul­ta­dos real­men­te po­si­ti­vos pa­ra esa po­bla­ción de go­ri­las en las mon­ta­ñas de Ruan­da. Eso es un tes­ti­mo­nio de sus es­fuer­zos, y su te­naz ne­ga­ti­va a ce­der. En­ton­ces, creo que esa es una his­to­ria muy po­si­ti­va en la pe­lí­cu­la. —Fue un muy buen mo­men­to pa­ra vol­ver a la his­to­ria y pe­dir­les a las per­so­nas que es­ta­ban muy cer­ca de Dian en Áfri­ca que nos cuen­ten su ver­sión de lo que su­ce­dió y lo que vie­ron an­tes y des­pués.

Con esa can­ti­dad de tiem­po des­pués, las per­so­nas es­tán más dis­pues­tas a con­tar su his­to­ria. Des­cu­bri­mos que era un buen mo­men­to pa­ra que ellos ha­blen y ofrez­can de­ta­lles; co­sas que no ha­bían ha­bla­do an­tes pa­ra in­ten­tar ilu­mi­nar­nos so­bre lo que real­men­te le su­ce­dió a Dian. No creo que se­pa­mos par­ti­cu­lar­men­te las per­so­nas que es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­das en su ase­si­na­to, pe­ro creo que la pro­duc­ción en sí da una idea muy cla­ra de lo que su­ce­dió, có­mo su­ce­dió y por qué su­ce­dió.

La lec­ción más im­por­tan­te que apren­dí so­bre Dian, bueno, sa­bía un po­co so­bre ella an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar en las pe­lí­cu­las. Me sor­pren­dió bas­tan­te lo so­la que es­ta­ba su vi­da. En otras pa­la­bras, asu­mí que a me­nu­do era un cam­po prós­pe­ro de in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y per­so­nas de ha­bla in­gle­sa a su al­re­de­dor, pe­ro real­men­te no lo era. Ella te­nía una vi­da so­li­ta­ria en me­dio de una sel­va en Áfri­ca, en la mon­ta­ña. Es­ta­ba muy ais­la­da.

Creo que tu­vo un efec­to en su ca­rác­ter. Creo que la hi­zo me­nos so­cia­ble, y pro­ba­ble­men­te más com­pro­me­ti­da con los go­ri­las. Eran sus ami­gos y com­pa­ñe­ros. Creo que ese fue uno de los as­pec­tos sor­pren­den­tes de su his­to­ria. Se vol­vió bas­tan­te mi­san­tró­pi­ca, si se quie­re, en el tiem­po que pa­só allí.

Me lla­mó la aten­ción la in­creí­ble fuer­za e in­de­pen­den­cia que tu­vo que ha­ber te­ni­do. La fuer­za del ca­rác­ter pa­ra com­pro­me­ter­se con ese ti­po de vi­da du­ran­te tan­to tiem­po. Ter­mi­né ad­mi­rán­do­la mu­cho.

Nat Geo

Fue una pri­ma­tó­lo­ga y con­ser­va­cio­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se co­no­ci­da por em­pren­der un ex­ten­so es­tu­dio so­bre go­ri­las de mon­ta­ña du­ran­te 18 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.